20 julio 2017

Día mundial del perro callejero


Una valiosa iniciativa del periodista chileno Ignacio Gac para fomentar la adopción y el buen trato a los perros de la calle y abandonados


“Los perros no son nuestra vida completa pero hacen nuestras vidas completas” lo afirmó y con razón el fotógrafo norteamericano y amante de los animales Roger Caras. Es además Presidente de Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales. 
 
El último domingo de julio se celebra el Día Mundial del Perro Callejero. 

Esos canes víctimas de la indiferencia o rechazo de tantos a quienes estorban, cuando buscan migajas para paliar una terrible necesidad de alimento, en medio de sus múltiples carencias. Y seguro de muchos dolores sin olvidar que son seres vivos y muy sensibles.
 
El día del perro callejero comenzó en Chile en 2008 y según su promotor “se creó para que todas las personas que puedan salgan a las calles y ayuden a los canes abandonados; para que les ofrezcan ayuda, comida y la protección que necesitan”  
Ignacio Gac también comentó hace poco como nació su propuesta: “Estaba un poco hastiado de la parafernalia del día de la madre y del padre y quería hacer algo al respecto. Siempre me han gustado los animales, y al salir de mi casa está lleno de perros callejeros tratando de sobrevivir”. Decidió entonces crear un grupo de Facebook para conmemorar el día, que ese año cayó el 27 de julio. “Además quería que fuera un domingo para que la gente tenga el tiempo de conmemorar el día", dice el chileno.
 
La fecha es un recordatorio para frenar los abandonos de animales, fomentar las adopciones responsables y proteger a los canes y felinos que vagan por nuestras calles, ciudades y zonas rurales sin alimento, con sed y vulnerables a los peligros. El Día Mundial del Perro Callejero, debe celebrarse como iniciativa de cada uno generando al menos una acción responsable y sostenible con alguno de estos seres abandonados. O igualmente poniéndose en contacto con las asociaciones de defensa de los animales, grupos canófilos, que ya tienen generalmente campañas muy bien estructuradas y organizadas. Ellas facilitan las adopciones responsables de perros y gatos.
 
El Día del Perro Callejero es un homenaje a todos los canes que vagan por las calles, ciudades y entornos rurales del mundo, sin destino cierto. Faltos de alimentos, con sed y vulnerables, estos compañeros carecen de lo que todos los perros y gatos necesitan: el cariño y los cuidados de una persona que les quiera. De alguien que les dé un mínimo de atención, que los haga sentir dignos.
 
Este emotivo vídeo del Día del Perro Callejero que nos comparte Ignacio Gac forma parte de la campaña de concientización social sobre este grave problema. 

Video:



En esta fecha es importante recordar que el monumento al “Perro callejero” está en Ciudad de México y rinde tributo al símbolo del can abandonado y maltratado, ‘Peluso’. El pedestal tiene una placa, donde Peluso manda un mensaje, esperando  que muchos de sus ‘colegas’ callejeros sean queridos y amados o tengan una segunda oportunidad como él para ser feliz y brindar amor a su humano y amigo incondicional. 


En la placa se lee:
 
‘Mi único delito fue nacer y vivir en las calles o ser abandonado.
Yo no pedí nacer y a pesar de tu indiferencia y de tus golpes,
lo único que te pido es lo que sobra de tu amor.
¡Ya no quiero sufrir, sobrevivir al mundo es solo una cuestión de horror!
¡Ayúdame, ayúdame por favor!      Peluso.’
 


Y según Jeremy Bentham: “Si un ser sufre, no puede existir justificación moral para rehusar tomar ese sufrimiento en consideración. No importa la naturaleza del ser, el principio de igualdad requiere que su sufrimiento se considere igual al sufrimiento semejante de cualquier otro ser... Es probable que llegue el día en que el resto de la creación animal pueda adquirir aquellos derechos que jamás se le podrían haber negado a no ser por obra de la tiranía”.
 
También recordemos a Thomas Edison quien además de connotado científico, fue un baluarte de la protección animal: ‘La no violencia lleva a la más alta ética, lo cual es la meta de la evolución. Hasta que no cesemos de dañar a otros seres vivos, somos aún salvajes'.


Fuente: pulzo.com (Colombia)