20 enero 2017

¿Por qué hablamos a los perros como si fueran bebés?


El discurso dirigido a los animales es sorprendentemente similar al lenguaje dirigido al niño, un patrón peculiar de habla con un tono más alto y un ritmo más lento que se sabe atrae la atención de los bebés y promueve el aprendizaje de idiomas. 



Aquí, se informa sobre la primera investigación de los factores potenciales que modulan el uso del habla dirigida a los perros, así como su impacto inmediato en el comportamiento de éstos. Se registró a participantes adultos hablando delante de fotos de cachorros, adultos y perros viejos. Y se analizó la calidad de su discurso. A continuación, se realizaron experimentos de reproducción para evaluar la reacción de los perros al discurso dirigido al perro en comparación con el habla normal. Se encontró que los hablantes humanos usaban el lenguaje dirigido a los perros con perros de todas las edades y que la estructura acústica del habla dirigida a los perros era mayormente independiente de la edad del perro, excepto el tono de sonido que era relativamente más alto al comunicarse con los cachorros. 


La reproducción demostró que, a falta de otras señales no auditivas, los cachorros eran altamente reactivos al habla dirigida, y que el tono era un factor clave que modulaba su comportamiento, lo que sugiere que este registro específico tiene un valor funcional en perros jóvenes. Por el contrario, los perros más viejos no reaccionaron diferencialmente al discurso dirigido en comparación con el habla normal. El hecho de que los hablantes continúan usando ese lenguaje con perros mayores sugiere por lo tanto que este patrón del habla puede ser principalmente un intento espontáneo de facilitar las interacciones con los oyentes no verbales.

Cuando hablan con sus bebés, los adultos humanos usan un registro de voz especial caracterizado por un tono más alto y más variable, un ritmo más lento y una articulación más clara de las vocales que en el habla dirigida a los adultos. Este "discurso dirigido a los bebés" tiene aspectos positivos en la participación y el mantenimiento de la atención de los bebés y la facilitación de sus interacciones sociales con sus cuidadores: los bebés de tan sólo siete semanas muestran preferencia por el habla dirigida. 



En consecuencia, se ha demostrado que el habla dirigida a los bebés aumenta la actividad cerebral más que el habla dirigida a adultos, lo que significa que los bebés están más involucrados en lo que se les dice cuando escuchan este registro de voz especial. También se ha hipotetizado el discurso dirigido al niño para facilitar el aprendizaje de las lenguas, apoyando la construcción de categorías fonéticas y vocales, la producción más clara de consonantes y la adquisición de nuevas palabras. 

Este papel en el aprendizaje de lenguas es coherente con la disminución en el uso y la especificidad acústica del habla infantil dirigido que sigue el desarrollo de las habilidades del lenguaje durante el primer año del niño. A un nivel proximal, estos cambios dinámicos podrían ser explicados por modificaciones de las reacciones del bebé al habla. A medida que el bebé crece, se vuelve más reactivo a la solicitud de los cuidadores y responde más específicamente a sentencias significativas. Promover la interacción se vuelve así más fácil, lo que a su vez disminuye el uso del lenguaje dirigido al bebé. Otra explicación proximal del uso del lenguaje dirigido al bebé podría ser que las características morfológicas de los bebés más jóvenes (cabeza grande, nariz pequeña y boca = el "esquema del bebé" descrito por Konrad Lorenz

Parte de la conducta de guarda: a medida que estos rasgos juveniles se vuelven menos prominentes, se espera que disminuya el tono del habla dirigida al infante. Por lo tanto, el habla dirigida a los bebés parece funcionar como una señal de comunicación que ha evolucionado para acompañar el desarrollo cognitivo de los bebés y que puede depender de mecanismos próximos que sean tanto estáticos (el «esquema del bebé») como dinámicos.

Los perros han estado en estrechas relaciones con los seres humanos durante miles de años y esta proximidad íntima se refleja en muchos aspectos de la comprensión mutua y la empatía. Mientras que más del 80% de los dueños de mascotas se refieren a sí mismos como "padres de mascotas", las mujeres adultas muestran patrones similares de activación cerebral cuando se les presenta la imagen de su perro y sus propios hijos. 


Muchos perros reaccionan a señales vocales o gestuales humanas, e incluso sentimientos. Aunque los perros claramente no poseen la habilidad del lenguaje, los humanos cambian sus patrones de habla cuando hablan con perros usando lo que se conoce como discurso dirigido a mascotas, que comparte propiedades estructurales similares con el discurso dirigido al niño.

A pesar del amplio interés en entender la naturaleza de la relación hombre-perro, los factores próximos y últimos que promueven el uso de la palabra dirigida por los hablantes humanos son desconocidos. El sorprendente paralelismo entre el discurso dirigido al animal doméstico y el discurso dirigido al niño puede tener diferentes orígenes. El discurso dirigido por los animales puede, de hecho, constituir una respuesta espontánea de los hablantes humanos a las características juveniles compartidas por los recién nacidos de los vertebrados (la hipótesis del "esquema del bebé") o puede representar el intento de los hablantes de interactuar con un ser no verbal Aprendizaje "). 

La hipótesis del "esquema del bebé" predice que los seres humanos deben restringir el uso del discurso dirigido a los cachorros jóvenes. Por el contrario, la hipótesis de "aprendizaje" predice que los hablantes deben seguir utilizando el lenguaje dirigido a perros con perros adultos, ya que no desarrollan la capacidad del lenguaje. Además, el valor funcional del habla dirigida por el animal doméstico sigue siendo desconocido, ya que, a nuestro conocimiento, la suposición de que los perros responden más al discurso dirigido al animal doméstico que al habla normal aún no ha sido probada.El objetivo de este estudio fue, por tanto, investigar si la edad del perro receptor modula el uso y las propiedades de la dirección dirigida por el animal. 

A continuación, se evaluó el valor funcional de la dirección dirigida a animales de compañía mediante la prueba si se dedica más atención a los perros que el discurso dirigido a los adultos humanos. Para lograr esto, primero grabamos los hablantes humanos frente a las fotos de perros y analizamos sus características vocales. En segundo lugar, realizamos experimentos de reproducción en cachorros y perros adultos para probar su reacción al discurso dirigido a animales de compañía versus al discurso dirigido a adultos humanos.

Se seleccionaron 90 imágenes de rostros de perros de Internet con 30 perros clasificados como "cachorros" (menos de 1 año), 30 perros clasificados como adultos (1-8 años) y 30 perros clasificados como "viejos". La edad y las razas de los perros fueron controladas de forma independiente por dos veterinarios. Cada hablante humano ( n = 30 mujeres, de edades comprendidas entre 17 y 55 años) fue grabado (grabadora digital Zoom H4n, frecuencia de muestreo = 44 100 Hz) hablando delante de tres de estas imágenes incluyendo una de un cachorro, una de un perro adulto y una de un perro viejo (las imágenes se presentaron usando un smartpad). El conjunto de tres imágenes difería entre cada persona grabada. Las imágenes fueron sucesivamente presentadas al sujeto grabado, en un orden equilibrado entre mujeres (a 10 mujeres le fue presentado el cachorro primero, 10 con el perro adulto primero y 10 con el perro viejo primero). 

También se grabó la voz del adulto en una situación de control, sin ninguna imagen de perro, donde se pidió al orador que hablara con el investigador que realizaba las grabaciones. Esta secuencia del habla se consideró como discurso dirigido a humanos. Este control se obtuvo antes de la presentación del conjunto de imágenes de perros para 15 participantes y después para los demás. Durante cada grabación, el adulto repitió la misma oración, que se presentó en la pantalla del smartpad junto con la imagen del perro o en ausencia de imagen (condición de control): "Hola! ¡Hola linda! ¿Quién es un buen chico? ¡Ven aca! ¡Buen chico! ¡Sí! ¡Ven aquí, cariño! ¡Qué buen muchacho! '

Para cada participante, se obtuvo un conjunto de cuatro grabaciones: secuencias vocales dirigidas por perros, dirigidas por perros adultos, dirigidas por perros viejos y controladas por adultos, de idéntico contenido verbal. 

El procedimiento de grabación aseguró que cada altavoz emitiera exactamente la misma secuencia de voz en cada condición de grabación. Aunque registrar a los participantes durante una interacción con un perro real podría haber aumentado la validez ecológica de las observaciones, la naturaleza dinámica de la interacción habría llevado inevitablemente a la variabilidad en las oraciones pronunciadas, haciendo la comparación entre las características acústicas mucho más difícil.
 

Se hicieron reproducciones con los perros domésticos (Canis familiaris) para probar si el discurso dirigido al cachorro es más eficaz que el discurso dirigido por el hombre para atraer la atención de un perro, si esta efectividad varía con la edad del perro y si es más eficaz que el discurso dirigido a un perro adulto. 

Los experimentos se realizaron en el refugio de animales de Bideawee en Manhattan, NY (EE.UU.), entre diciembre de 2015 y marzo de 2016. El experimentador fue una voluntaria del refugio en el momento del estudio y pasó varios días a la semana con los perros participantes. Todos los perros probados tenían una relación positiva con ella antes de las pruebas. Los experimentos se llevaron a cabo en una sala dedicada y espaciosa. Todos los perros probados parecían cómodos en la situación de las pruebas (por ejemplo, pasaban su tiempo explorando la habitación y no mostraban comportamientos indicativos de angustia o sugiriendo que querían salir de la habitación).

En el primer experimento, se ensayó con cada perro (n = 20 con 10 cachorros de dos a cinco meses y 10 perros adultos de 13 a 48 meses, del refugio de Bideawee (ver material suplementario electrónico, tabla S2 para más detalles) durante dos repeticiones sucesivas.


Sesiones: una secuencia de aproximadamente 30 s de discurso dirigido a cachorros y una secuencia de aproximadamente 30 s de un discurso dirigido a humanos (control). Estas dos secuencias procedían del banco de datos de grabación y fueron hechas de tres interpretaciones sucesivas de la oración: "Hola! ¡Hola linda! ¿Quién es un buen chico? ¡Ven aca! ¡Buen chico! ¡Sí! ¡Ven aquí, cariño! ¡Qué buen muchacho! '. Las secuencias de reproducción se grabaron desde el mismo altavoz humano para cada perro, pero cada perro fue probado con un orador diferente. Los dos ensayos de reproducción se separaron por 1-2 minutos de silencio, ya que la segunda reproducción se llevó a cabo una vez que el perro había dejado de mostrar interés hacia el altavoz durante al menos 1 min. Cinco cachorros y cinco perros adultos oyeron la grabación del habla dirigida al cachorro primero, mientras que los otros individuos oyeron la señal de voz dirigida al ser humano (control) primero.

Debido a que los perros adultos de un refugio para animales pueden tener un historial desconocido de interacciones negativas con los seres humanos, se realizó un conjunto adicional de ensayos en una muestra de perros adultos mantenidos como mascotas familiares y sin historia de re-homing. 


Estos perros fueron probados utilizando el mismo sistema experimental que para los perros de refugio (diseño y tamaño -3,5 × 4 m de la sala experimental, aparato de reproducción y protocolo) y realizados en el Laboratorio ENES, Saint-Etienne (Francia), en Septiembre-octubre de 2016. Para asegurar la familiaridad con el idioma local, se utilizó el siguiente guión: 'Alors le chien! Comment ça va le doudou? C'est qui le bon chien? Viens ici mon chien! Ah il gentil le chien Ca c'est un gentil chien! ' Registrado en 10 participantes franceses de habla nativa femenina utilizando el mismo protocolo y material que con los participantes de los Estados Unidos.

En el segundo experimento, cada perro (n = 10 cachorros, de tres a ocho meses de edad, diferentes individuos de los ensayados en el primer experimento, ver material complementario electrónico, tabla S2 para más detalles) fue probado durante dos sesiones sucesivas de reproducción con: Una secuencia de aproximadamente 30 s de discurso dirigido a cachorros y una secuencia de aproximadamente 30 s de habla dirigida a perros adultos. Estas dos secuencias se derivaron del banco de datos de registro y fueron diferentes para cada perro ensayado. Las dos sesiones de reproducción fueron separadas por 1-2 minutos de silencio. Cinco individuos oyeron el discurso dirigido al cachorro primero, mientras que los otros cinco individuos oyeron
primero la secuencia dirigida a un perro adulto.

Las señales experimentales se reprodujeron a través de un Bose SoundLink Mini altavoz Bluetooth II. Este altavoz de alta calidad permite una reproducción fiel de la voz humana (véase el material suplementario electrónico, figura S1 para una comparación entre las señales originales y reproducidas). El altavoz fue colocado en el suelo, cerca de una esquina y mirando hacia el centro de la habitación. El experimentador permaneció inmóvil, en el rincón de la habitación opuesta a donde estaba el altavoz, y no se enfrentaba al perro para evitar el aviso consciente o inconsciente. Se colocó una cámara de vídeo para registrar la reacción del perro a la reproducción. La respuesta del perro se evaluó mediante 11 medidas de comportamiento. En lugar de analizar por separado las medidas de comportamiento dependiente, se realizó un análisis de componentes principales y se conservó una sola puntuación compuesta, por separado para cada uno de los dos experimentos.
 

Resultados
 

1) Los hablantes humanos usan el lenguaje dirigido a los perros con perros de todas las edades

2) Sólo los cachorros son altamente sensibles al habla dirigida a perros
 

En conclusión

Mientras que el discurso dirigido por mascotas parece tener cierto valor funcional en el contexto de la interacción humano-cachorro, los hablantes humanos también utilizan este formato de habla al hablar con perros mayores, a pesar de la ausencia de reactividad específica. Esta observación es consistente con la hipótesis de que el discurso dirigido al animal doméstico es también un intento espontáneo de llamar la atención de los oyentes no verbales, y no solo de los juveniles. Los perros comparten muchos aspectos de su "competencia social" con los humanos, lo que hace que los perros aparezcan como "parecidos a los bebés" o "como seres humanos". 


Este estudio sugiere que los perros pueden aparecer como compañeros en su mayoría no verbales a los seres humanos que, en consecuencia, modifican sus características del habla como lo hacen cuando se habla con los niños pequeños. Tal estrategia de habla parece emplearse en otros contextos en los que el hablante siente, consciente o inconscientemente, que el oyente no puede dominar completamente el lenguaje o tiene dificultad en la inteligibilidad del habla, como durante las interacciones con personas mayores, o al hablar con un extranjero lingüístico.

Ética

Todos los procedimientos descritos en este manuscrito se llevaron a cabo de acuerdo con los lineamientos nacionales, permisos y reglamentos de EE.UU. y Francia, y las directrices para el tratamiento de animales en la investigación conductual y la enseñanza de la Asociación para el Estudio de Comportamiento Animal (ASAB). La aprobación ética para los experimentos de reproducción en perros fue concedida por el comité de IACUC del Colegio Hunter que renunció al requisito de revisión para este proyecto. Los experimentos realizados en Francia se realizaron bajo la aprobación nº. C42-218-0901 (acuerdo de laboratorio ENES, Direction Départementale de la Protection des Populations, Préfecture du Rhône).

Accesibilidad de los datos

Métodos adicionales, dos figuras, seis tablas y una grabación de sonido se incluyen como el material electrónico suplementario.

Contribuciones de los autores

TB-A., DR y NM diseñaron el estudio; TB-A. Y MG - A. Realizó las grabaciones y los experimentos de reproducción. Todos los autores aceptan ser responsables del trabajo realizado.

Conflicto de intereses

Los autores no tienen intereses en competencia.

Fondos

Este estudio fue apoyado por el Hunter College, la City University de Nueva York y la Universidad de Lyon / Saint-Etienne.

Expresiones de gratitud

Quisiéramos agradecer a todos los participantes, al refugio para animales Bideawee, a los dueños de los perros, a Nicolas Boyer y Solveig Mouterde. NM fue profesor invitado en Hunter College durante parte de este proyecto de investigación y está agradecido a Chris Braun y Mark Hauber por su amable apoyo.


El material complementario electrónico está disponible en línea en 


https://dx.doi.org/10.6084/m9.figshare.c.3660728

Recibido el 4 de noviembre de 2016.
Aceptado el 2 de diciembre de 2016.
© 2017 Autor (es)
Http://royalsocietypublishing.org/licence
Publicado por la Royal Society. Todos los derechos reservados.