13 marzo 2016

Un perro salvó a un niño de 7 años que sufre de diabetes


Luke Nuttall tiene un perro guardián que le salvó la vida 
  

Luke tiene diabetes tipo 1, una enfermedad autoinmune que afecta a 350 millones de personas en el mundo y no tiene cura. Desde que el páncreas de Luke dejó de producir insulina —que es la que ayuda a su cuerpo a obtener energía de la sangre —la glucosa en su sangre puede subir o bajar de un momento para otro. 

Esto ocurre especialmente cuando Luke duerme. Jedi, su perro guardián, puede oler esos pequeños cambios. La madre de Luke, Dorrie, recientemente compartió en Facebook la historia de un incidente que ocurrió una noche en el que Jedi se portó como un héroe y salvó la vida de su hijo. Ella se despertó y vio que Jedi estaba encima de su cama: era una señal de alarma. 
El monitor de glucosa de Luke decía que el niño estaba bien, pero Jedi no cedía.“Yo sabía que era en serio y la somnolencia empezó a desaparecer”, escribió Dorrie Nuttal. Al tomar el dedo de su hijo para una muestra de glucosa, sus niveles estaban en 57, un número realmente bajo (los niveles normales son entre 75 y 150). 

Basado en el comportamiento de Jedi, Dorrie supo que la presión de Luke iba disminuyendo rápidamente… y el niño seguía durmiendo. Durante cuatro años y medio, Luke nunca se ha despertado por sí mismo cuando el azúcar en la sangre le baja, por esa razón él duerme en la habitación de sus padres, que se levantan hasta tres veces en la noche, gracias a las alertas de Jedi y a veces por las del monitor. 

“Luke estaba a mi lado, a pocos centímetros de mí, y sin Jedi no habría tenido la menor idea de que sus niveles de azúcar estaban disminuyendo a un nivel peligroso”, escribió en Facebook.
"En medio de una enfermedad que hace todo lo posible para hacer la vida mucho más difícil, esta es una imagen de lealtad, amor y perseverancia. La diabetes tipo 1 es implacable y necesitamos tanta ayuda como podamos”, escribió. Luego del incidente ella pudo darle a su hijo una tableta de glucosa y tomar una foto de Jedi en acción, que se volvió viral en Facebook. 



En 2012 Dorrie abrió una página en Facebook llamada “Salvando a Luke — Luke y Jedi, luchando contra la diabetes tipo 1 juntos” para compartir su historia. Luke fue diagnosticado con diabetes cuando tenía 2 años. 

La historia que publicó Dorrie ha sido vista casi un millón de veces. Luke y Jedi han estado juntos durante tres años y medio, aunque ha sido de gran ayuda en muchas oportunidades, el perro aún requiere constante entrenamiento y no reemplaza el aspecto humano de ser el padre de un niño con diabetes tipo 1.


Fuente: CNN en Español