26 octubre 2015

El Coywolf

El Coywolf es un híbrido de coyote y lobo que se encuentra en todo el este de América del Norte, desde Canadá al sur de Virginia


Durante décadas, las personas nombraban incorrectamente a los Coywolves como coyotes del este (Eastern Coyote). Sin embargo, el gran tamaño de los coywolves –son más grandes que los coyotes occidentales, pero más pequeños que los lobos– ha confundido tanto a los científicos y a personas en general, ya que los investigadores describieron por primera vez a estos animales en 1969. Con los años, los científicos han propuesto una serie de hipótesis para explicar el gran tamaño de estos caninos. 

Estudios recientes han demostrado que los coyotes del este tienen ascendencia del coyote (Canis latrans) y del lobo oriental (Canis lycaon). En 2010, un estudio publicado en la revista noreste Naturalista argumentó que los coyotes del este más apropiadamente deberían denominarse "coywolves" (Canis latrans x C. lycaon) para reflejar su origen híbrido. 


Se ha descubierto que el Coywof tiene en su ADN un 65% de coyote, 25% de lobo gris y un 10% de perro doméstico (Canis familiaris).

Muchos científicos reconocen ahora al Coywolf como una de las cuatro especies de caninos salvajes en América del Norte, los otros son lobos grises (Canis lupus), lobos del este (Canis lycaon) y coyotes occidentales (Canis latrans). Los investigadores ahora creen que los coywolves tienen su inicio en el extremo sur de Ontario, en el Parque Algonquin Provincial de Canadá, a principios del siglo XX, cuando la colonización de los coyotes del oeste se cruzaron con poblaciones remanentes de los lobos del este o una subespecie del lobo gris. Los animales ahora se están expandiendo en todo el este de América del Norte, y se han convertido en un punto de preocupación entre los conservacionistas, que tienen en cuenta que esta hibridación es una gran amenaza para la recuperación de los lobos. 



Además de tener un cuerpo en general más grande que los coyotes occidentales, los coywolves también tienen más grandes y fuertes mandíbulas y cráneos más grandes, que les permiten cazar mejor los abundantes venados de cola blanca (Odocoileus virginianus) en el este de América del Norte. Y al igual que los coyotes occidentales –pero a diferencia de los lobos– los coywolves pueden adaptarse a todos los hábitats, prosperando en el campo, en los suburbios e incluso en las ciudades. Se ha observado que los coywolves miran a ambos lados antes de cruzar una carretera.


Fuente: livescience.com