30 septiembre 2019

La pirámide de Maslow en los perros


La pirámide de Maslow se desarrolló como una teoría sobre las necesidades humanas para alcanzar el bienestar completo, pero no están tan lejos de las de los perros ¿verdad?






A continuación la descripción de los cinco puntos clave de la Pirámide de Maslow (en negro) y nuestra interpretación en el mundo canino (en rojo).

Necesidades básicas (las relacionadas con la supervivencia)

Necesidad de respirar, beber agua y alimentarse. Idéntica en los perros.
Necesidad de dormir y eliminar los desechos corporales. Idéntica en los perros.
Necesidad de evitar el dolor. Idéntica en los perros.
Necesidad de mantener la temperatura corporal, en un ambiente acorde. Idéntica en los perros.


Necesidades de seguridad y protección, que surgen cuando las necesidades básicas están satisfechas.

Seguridad física (asegurar la integridad del propio cuerpo) y de salud (asegurar el buen funcionamiento del cuerpo). Idéntica en los perros, aunque no es consciente.
Necesidad de seguridad de recursos (casa, dinero, automóvil, etc.). Para los perros la seguridad de los recursos es más primaria, más cercana a las llamadas «Necesidades básicas» en el punto 1.
Necesidad de vivienda (protección). De igual modo, aunque desde una perspectiva más básica, este punto existe también en el mundo canino. La casa, su sitio, aunque sea algo tan sencillo como esa mesa bajo la que se acurruca tranquilo… Es su protección.


Necesidades sociales, relacionadas con nuestra naturaleza social

Relación (amistad, pareja, colegas o familia). Más fuerte aún si cabe en los perros, que tienen unas evidentes necesidades sociales de relación con sus congéneres. Es nuestra responsabilidad que las satisfaga.
Aceptación social. En el mundo del perro se podría asociar a «encontrar su lugar en la manada», y la manada es en muchos de los perros actuales la familia humana, ayúdale a encontrar su sitio y será más feliz.


Necesidades de estima (reconocimiento). Maslow describió dos tipos de «necesidades de estima»

La estima alta concierne a la necesidad del respeto a uno mismo, e incluye sentimientos tales como confianza, competencia, maestría, logros, independencia y libertad. Curioso… son idénticos sentimientos en los perros, que necesitan tener confianza en sí mismos, sentirse con libertad, y son más felices cuando desempeñan algún trabajo…
La estima baja concierne al respeto de las demás personas: la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento, reputación, estatus, dignidad, fama, gloria, e incluso dominio. ¿Te suena? ¿Reconoces lo feliz que está tu perro cuando lo felicitas porque ha hecho algo bien?
La merma de estas necesidades se refleja en una baja autoestima e ideas de inferioridad. El tener satisfecha esta necesidad apoya el sentido de vida y la valoración como individuo y profesional, que tranquilamente puede escalonar y avanzar hacia la necesidad de la autorrealización. La necesidad de autoestima es la necesidad del equilibrio en el ser humano, dado que se constituye en el pilar fundamental para que el individuo se convierta en una persona de éxito que siempre ha soñado, o en un ser humano abocado hacia el fracaso, la cual no puede lograr nada por sus propios medios.

Autorrealización 

Este último nivel es diferente y Maslow utilizó varios términos para denominarlo: «motivación de crecimiento», «necesidad de ser» y «autorrealización».
Es la necesidad psicológica más elevada del ser humano, se halla en la cima de las jerarquías, y es a través de su satisfacción que se encuentra una justificación o un sentido válido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad. Se llega a ésta cuando todos los niveles anteriores han sido alcanzados y completados, o al menos, hasta cierto punto.  Lógicamente no se puede aplicar a los perros en su sentido estricto, aunque no hay duda de que los perros sí tienen una cierta necesidad de realizar cosas y que todo unido les puede llevar a eso tan complicado y ambiguo que es «ser feliz».



N. de la R.: La pirámide de Maslow hoy en día no está admitida por la totalidad de los estudiosos, psiquiatras ni psicólogos, sin embargo más de 100 años después de su declaración, sigue siendo una de las herramientas más utilizada para medir las necesidades humanas y su importancia.

Fuente: doogweb.es

28 septiembre 2019

¿Cuándo servir a su perra?


La perra presenta un celo al que le sigue un largo período de inactividad sexual. La mayoría de las perras se alzan por primera vez entre los 6 y 9 meses en razas pequeñas y entre los 9 meses y el año en perras de tamaño o razas más grandes. A pesar de esto algunas pueden alzarse más tarde, siendo normal hasta los dos años. El intervalo que separa los celos varía entre 4 meses y un año, lo más frecuente es alrededor de seis meses.

El celo de las perras es bastante variable entre una perra y otra.

En el ovario comienzan a desarrollarse folículos que darán origen a los óvulos, y estos folículos segregan estrógenos. Estas hormonas producen una serie de síntomas que nosotros detectamos como "celo". Cuando estos folículos liberan los óvulos (ovulación) en su lugar se desarrolla una estructura llamada cuerpo lúteo que segrega progesterona que es la hormona encargada de mantener la preñez. Los óvulos de la perra se liberan en un estado inmaduro y deben esperar varios días para poder ser fecundados, la fertilización es posible entre 4 y 6 días después de la ovulación.



El celo de una perra ("de libro") tiene las siguientes características:

1. Se presenta un sangrado por la vulva y esta comienza a hincharse. La perra atrae a los machos pero no permite la monta.
2. Luego de unos 11 días, la vulva que estaba muy hinchada y dura, sigue muy aumentada de tamaño pero se torna más blanda; la secreción que era bien sanguinolenta, se vuelve más clara, como el agua que queda después de descongelar carne; la conducta de la perra cambia del rechazo a la aceptación  del macho.
3. En algunos días más, la vulva se deshincha, la perra deja de perder y de aceptar al macho y el celo termina.

¿Cuándo debo servir a mi perra?

Es una de las consultas más frecuentes. El celo que se acaba de describir, ha dado origen a lo que llamamos "mitos", es decir lo que dicen los criadores experimentados acerca de cuando servir las perras.
        
1) El día 11.
2) Cuando se le retira la pérdida.
3) Cuando la pérdida se aclara.
4) Cuando la perra acepta al macho.
Como todo mito, estos tienen un fundamento: son ciertos en un 60 % de las perras.

¿Cuáles son los extremos?

Hay perras que no pierden sangre en ningún momento del celo: se llaman celos silenciosos. Los machos siempre los detectan y siempre hay algún edema de la vulva, pero frecuentemente los propietarios creen que sus perras no presentan celos. Otras perras pierden en forma abundante sangre roja durante todo el celo, mientras que otras disminuyen en tal forma la secreción en el momento en que se produce la ovulación y parece que la pérdida se les fue.
Hay perras que no aceptan al macho en ningún momento del celo y otras que lo aceptan durante más de 20 días.
El momento fértil varía entre el día 3 y el día 30 del comienzo del sangrado. Estos son extremos, pero son frecuentes las perras que deben servirse el día 20 o el día 9.

¿Cómo saber cuándo servir a su perra?

Puede ser que su perra sea "de libro" y puede guiarse por los mitos, pero si no lo hace, hay determinaciones que pueden realizar los veterinarios tales como citología vaginal y sobre todo dosaje de progesterona en sangre, que pueden indicar con precisión cuando se debe realizar el servicio.

Fuente: Foyel / M.V. Magdalena Wanke



Ver también en Ruka Trewa: El celo en las perras

27 septiembre 2019

Evitar la agresividad


¿Qué hacer para que nuestro dulce cachorro no se convierta en un monstruo?

Esta es una de las preguntas que muchos dueños se hacen luego de adquirir o adoptar un perro; muchas veces por desinformación o por desidia corremos el peligro de que nuestra mascota se haga muy agresiva. Para no caer en ello prestar atención a las siguientes recomendaciones.


Una de las cosas que siempre tenemos que recordar de los perros, es que son agresivos por naturaleza; son descendientes de uno de los carnívoros más exitosos, el lobo y como tales tienden a ser territoriales y agresivos. Es por eso que nosotros, como propietarios de un perro, debemos cuidar que su educación y entrenamiento no lo hagan agresivo y sí un animal que pueda convivir con otros de su especie así como otras personas aunque sean desconocidas.


Un animal agresivo no solo es muy difícil de manejar sino que puede ser peligroso para otras personas, sobre todo niños. Creo que no es necesario hacer recuento de lo terribles y dolorosos que pueden ser los resultados de un ataque por parte de un animal de estas características. Por eso mismo hay que dejar en claro que, cuando se habla de agresividad y el control de ésta, el único y final responsable de todo es el humano. Depende del dueño entrenar un animal para que no sea un peligro para los demás.


Presentación en Sociedad


Puede que la principal causa de la agresividad de un perro esté basada en que no está acostumbrado a vivir en sociedad; lo que nosotros como propietarios debemos de hacer desde el principio es acostumbrar a nuestro perro a la convivencia social.
Salir y caminar, ir a parques, que vea que existen más animales y personas y que a veces hay que interactuar con éstos. De esta manera el perro aprenderá cómo comportarse ante la presencia de gente y otros perros. No hay nada más triste, y con la capacidad de transformarse en un bestia rampante, que un perro abandonado a su suerte en una azotea o en una jaula.

Otro factor que requiere de suma atención es el de la mordida. En este caso regresamos de nuevo a los principios: como animal depredador, los perros dependen de su mordida y de su dentadura, por lo que, sobre todo cuando son cachorros, tratarán de morder todo lo que encuentren. Para evitar esto, también desde muy jóvenes, hay que dejar muy en claro que es lo que se puede y lo que no se puede morder.
Para este entrenamiento existen una serie de juguetes “mordibles” que son ideales para derivar las ansias mordedoras de una forma adecuada. Tenemos que estar pendientes de que el perro no muerda objetos (y menos personas) y cada vez que lo intente reprenderlo y tratar de desviar su atención hacia el juguete; con el tiempo sabrá que no todo es “mordible” y que nosotros, no queremos que lo haga con ciertos objetos.


Vivir en Grupo


Decía en un principio que los perros tienen el instinto de vivir en grupos y esto es muy importante: los grupos de perros y lobos son muy jerárquicos, con una serie de niveles donde los más fuertes dominan a los más débiles. Cada perro dentro de la manada tratará de ascender al máximo posible y esto lo tiene que hacer a costa de intimidar a otros. Esta costumbre no ha sido eliminada; el perro cree que una familia humana es una jauría con sus debidas jerarquías y, como integrante de tal, tratará de ascender intimidando a otros miembros. Por supuesto que esta reacción ante sus “compañeros” de jauría también varía acorde a la personalidad del perro, de la forma en que haya sido educado y de su raza.



Depende de nosotros que esto no ocurra más allá de meros gruñidos y muestras agresivas. Para ello es necesario, cuando detectemos esta actitud, recurrir a reprimendas verbales, alejarlo de la familia e ignorarlo por el resto del día. De esa manera el animal sabrá que su actitud le causa problemas. Claro que esto es en caso de que no se presenten agresiones peligrosas; si es así lo mejor es consultar con un especialista para que nos recomiende otra forma de vencer esa agresión natural por parte del perro.

Un poco de Amor


Sin embargo a pesar de todo lo que se pueda decir al respecto es que los perros son seres que sienten y como tales, responderán de una forma similar a la que son tratados: si un perro recibe golpes y malos tratos, seguramente se transformará en una criatura muy agresiva, por lo contrario, si nosotros le entregamos amor y cariño lo más seguro es que ese animal crezca y se desarrolle de una manera muy diferente.



Un perro que no responde a ninguno de los tratamientos debe de ser puesto en manos de un especialista, quien nos podrá recomendar el mejor tratamiento o educación; por lo pronto, la recomendación (de siempre) es la de cuidar, respetar y tratar de manera humanitaria a cualquier animal que caiga en nuestras manos.

Ellos no pueden elegir a su amo, nos toca a nosotros elegir la mejor forma de tratarlos.

Fuente: www.petfacebook.com.mx

26 septiembre 2019

Un hombre se reunió con su perro perdido después de cuatro años


Mike Plas es oriundo de Thunder Bay,Ontario,Canadá. El viernes por la tarde recibió lo que dijo fue "la mejor llamada telefónica de su vida"



Un empleado de un hospital de animales de Winnipeg lo llamó para decir que encontraron a Jack. En 2015, Jack fue atado fuera de la casa del padre de Mike. Le pidió a su madre que fuera a ver cómo estaba, y cuando lo hizo, el perro había desaparecido. Mike no sabía qué pensar: ¿se llevaron a Jack? ¿estaba muerto? "Cada vez que pasaba junto a mi padre siempre miraba las casas y tenía la sensación de que no se había ido", dijo.
Para Mike, Jack era más que un perro. "Él nunca fue una mascota para mí ni nada por el estilo, siempre lo llamé mi hermano. Desde que lo tuve de cachorro, siempre estuvo conmigo. Incluso lo llevaba al trabajo", dijo.

"La mejor llamada telefónica"

Cuando recibió la llamada telefónica se subió al automóvil para conducir cientos de kilómetros y recuperarlo. Resulta que Jack fue visto a lo largo de una carretera a las afueras de Winnipeg cuando un conductor lo recogió y lo llevó al Hospital de Animales Centennial en la autopista Pembina. A partir de ahí, el personal pudo obtener la información de contacto de Mike Plas del microchip implantado en Jack. 

"Sabía que me iba a recordar. Tan pronto como me vio, estaba llorando, saltando, me estaba besando, luego rodó por el suelo. Ahora está loco de felicidad". Agregó que la vida parece que ha vuelto a la normalidad ahora que su mejor amigo, que tiene ocho años, está de regreso a su lado. "Parece que tengo mi vida de vuelta ahora", dijo Mike. "Sentía que estaba perdiendo una parte de mi vida sin él cerca".

Video:




Fuente: CBC.ca / Rachel Bergen

25 septiembre 2019

Por qué los perros no deben comer pasas o uvas


Insuficiencia renal en perros tras la ingestión de pasas o uvas

La ingestión de uvas o pasas puede causar una insuficiencia renal en los perros debido a su toxicidad. Tras la ingestión aparecen síntomas como diarrea, vómitos, letargo y alteraciones renales. El pronóstico varía de un caso a otro, pero a menudo es desfavorable, sobre todo cuando se acompaña de signos como la oliguria o la anuria. Tanto las uvas como las pasas son alimentos muy peligrosos para los perros y son una causa frecuente de intoxicación, como comprobó un estudio realizado entre agosto de 1994 y septiembre de 2007, por investigadores del Veterinary Poisons Information Service en Londres, en el que se analizó la evolución clínica de 169 casos de intoxicación en perros por uvas y pasas de la Vitis vinífera.


Los resultados mostraron que cuanto mayor era la ingestión de uvas o pasas, más graves eran los signos de toxicidad que presentaban los animales, independientemente de su edad, sexo o raza. Como cabe esperar, las pasas fueron más dañinas que las uvas, lo cual se debe a que tienen una mayor concentración de las toxinas que se encuentran presentes de forma natural en la uva. La ingesta de uvas y pasas también aumenta la concentración de nitrógeno ureico y/o creatinina sérica, lo que puede desencadenar insuficiencia renal en perros, una enfermedad caracterizada por la alteración de la función de los riñones que afecta a la adecuada eliminación de los líquidos del cuerpo.

Signos de insuficiencia renal canina como consecuencia de la ingestión de uvas y pasas

Los síntomas de una intoxicación por uvas o pasas se empiezan a manifestar unas 6 horas tras la ingestión. El cuadro clínico se caracteriza por:

-Vómitos
-Diarreas
-Sensibilidad abdominal
-Letargo
-Falta de apetito o anorexia
-Deshidratación
-Restos de uvas o pasas en las heces o vómito
-Polidipsia
-Oliguria
-Anuria

Los exámenes de laboratorio suelen mostrar un aumento de la urea o creatinina en sangre, como constató un estudio realizado por la American Society for the Prevention of Cruelty to Animals, en Estados Unidos, en el que se revisó una base de datos toxicológica canina que incluía 43 animales intoxicados por uvas, pasas o ambas.
Asimismo, el 95 % de los perros intoxicados con las uvas o pasas presentó un aumento en el producto calcio-fósforo, mientras que el 90 % manifestó hiperfosfatemia, un trastorno hidroelectrolítico caracterizado por una elevación anormal del nivel de fosfato en sangre, y el 62 % sufrió de hipercalcemia, otro trastorno hidroelectrolítico que consiste en la elevación de los niveles plasmáticos de calcio.
Vale aclarar que el principio tóxico y el mecanismo exacto de la nefrotoxicidad inducida por la uva no se conocen, pero se hipotetiza que sus efectos dañinos están relacionados con un agente nefrotóxico o una reacción idiosincrásica, que conduce a su vez a un shock hipovolémico o isquemia renal.

24 septiembre 2019

Uno de cada cuatro perros contraerá cáncer en su vida


El 24 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Investigación del Cáncer

"Uno de cada cuatro perros contraerá cáncer en su vida, y para los perros mayores de 10 años, el cáncer es su mayor asesino", aseguran desde Animal Health Trust, organización benéfica líder en investigación veterinaria y científica dedicada a la salud y el bienestar animal. 


Dr. Mike Starkey en conferencia

Mike Starkey, Jefe de Investigación del Cáncer en Animal Health Trust (AHT), señala que "este trabajo es muy importante porque la investigación es la única forma de abordar el cáncer". La diseminación tumoral y la subsiguiente insuficiencia orgánica son la principal causa de muerte en perros (y humanos) con cáncer. "Para tener un impacto y hacer una diferencia real en los perros afectados por diferentes tipos de cáncer, tenemos que enfrentar las grandes amenazas, y una de las más grandes es la propagación del tumor. Al estudiar biopsias de tipos comunes de tumores que se comportaron de diferentes maneras, podemos comenzar a comprender por qué algunos tumores se diseminan y otros no, y también por qué algunos responden al tratamiento y otros no", explica Starkey. 

En los últimos 12 meses, el Dr. Starkey y su equipo han identificado 'biomarcadores' que predecirán, con una precisión del 90%, si un tumor de mastocitos o un melanoma maligno oral es un tumor que se diseminará. Actualmente, los veterinarios no tienen una prueba que prediga con precisión si el tumor de mastocitos o el melanoma oral de un perro se diseminarán. Con el tiempo, es de esperar que este trabajo conduzca a pruebas de rutina que predecirán si estos tumores se diseminarán y ayudarán a los veterinarios a determinar cómo tratar mejor a los perros con cualquier tipo de cáncer. Aún más importante, se espera que algunos de los biomarcadores puedan ser buenos objetivos para nuevos medicamentos diseñados para prevenir la propagación del tumor.

Los investigadores del cáncer de AHT también están tratando de identificar los factores de riesgo genéticos heredados que causan que algunas razas de perros tengan un mayor riesgo de desarrollar un cáncer en particular. El equipo descubrió recientemente una variante genética heredada que porta el 70% de los Labradores Retrievers y Golden Retrievers, dos de las razas más populares del Reino Unido. La variante aumenta el riesgo de desarrollar tumores de mastocitos, y su descubrimiento es un primer paso hacia la creación de una prueba que identifique a los perros de estas razas que tienen el mayor riesgo de desarrollar este tumor común. Todavía queda mucho trabajo por hacer para traducir estos hallazgos de investigación de laboratorio en soluciones prácticas que ayudarán a los dueños de perros y veterinarios a tratar a los perros afectados por el cáncer. 



Sin embargo, estos avances son piezas importantes en el rompecabezas que debe completarse para comprender completamente cómo se desarrollan y progresan los tumores. Starkey indica que el objetivo "es evitar que los perros pierdan la vida por el cáncer y reducir la cantidad de perros que desarrollan cáncer. Hay mucho por hacer, pero estamos progresando y eso es muy positivo".

Fuente: DV (diarioveterinario.com) 

23 septiembre 2019

Día Mundial del Perro Adoptado

Hoy es el Día Mundial del Perro Adoptado, el cual celebra a estos animalitos y hace conciencia entre las personas para que continúen adoptando mascotas en lugar de comprarlas. 

Si aún no estás seguro de adoptar un perro, aquí hay algunas de las razones para cambiarle la vida a un animal que hoy más que nunca necesita de ti. Primeramente este perrito te agradecerá toda su vida; cuando los adoptas pareciera que están conscientes de la nueva oportunidad que se les brinda al abrirles las puertas de tu hogar


Al adoptar también contribuyes a bajar la tasa de perros callejeros, y a que cada vez menos personas vean la cruza desmedida de perros como un negocio rentable. Además si asistes a una organización civil o a un albergue certificado, lo más probable es que el animal que adoptes ya cuente con todas sus vacunas, este desparasitado y esterilizado a cambio de una mínima cooperación. 

Tener un perro puede llegar a cambiar tu vida y la del animal que estás dejando entrar en ella. Ahora ya tienes diferentes razones para dar ese gran paso y brindarle una nueva oportunidad a un perro sin hogar.   


Fuente: ABC noticias mx

22 septiembre 2019

Ella renunció a su trabajo, él compró gafas de visión nocturna y buscaron a su perra durante 57 días

Montana, EE.UU.
Una pareja peinó una comunidad rural de Montana en busca de su border collie, Katie.


Después de una carrera de autos, Carole y Verne King regresaron entrada la noche al hotel donde se estaban hospedando, un lugar que admite perros, en Kalispell, Montana, y descubrieron algo devastador. Su border collie de 7 años de edad, Katie, ya no estaba en la habitación. Aparentemente, logró abrir la puerta, tal vez asustada a causa de una tormenta que había azotado la zona. En la recepción, un empleado les dijo que había visto a un perro nervioso a las afueras de la entrada principal unas horas antes. Los King quedaron estupefactos. En el pueblo de 23.000 habitantes que tiene de fondo la extensa naturaleza cercana al Parque Nacional Glacier, rodeado de bosques y campos, ¿por dónde siquiera podrían empezar a buscar?


Avisos publicados

Durante los siguientes 57 días, la pareja llevó a cabo una búsqueda desesperada que incluyó gafas de visión nocturna, cámaras para rastrear animales y estiércol de caballo que llevaron de la granja de la familia ubicada al este de Washington. Carole King, quien trabajaba de cartera, renunció a su empleo. “Todas las noches, irse a la cama era devastador”, comentó Verne King. “¿Estará pasando frío? ¿Habrá podido comer hoy? Nos hacía pedazos”.


19 septiembre 2019

Balto y Togo, los héroes que salvaron a un pueblo aislado de Alaska


Todo empezó en diciembre de 1924. Nome, una localidad de la costa oeste de Alaska estaba azotada por una epidemia de difteria, enfermedad del aparato respiratorio causada por una bacteria que produce fiebre, inflamación en la garganta y dificultad para respirar por exceso de mucosa, entre otros efectos que pueden llevar al shock y la muerte. Se ceba especialmente en las franjas de edad más delicadas, los niños menores de cinco años y los adultos mayores de sesenta, de manera que buena parte de los habitantes de Nome, pero muy especialmente la infancia, se encontraba en una situación desesperada. 

Nome, en la primera década del siglo XX

Sólo había un médico en el pueblo y comprendió que lo que en principio había diagnosticado como simple amigdalitis era algo bastante peor, sobre todo al cobrarse la vida de cuatro pequeños. Ya en enero enfermó otro niño que murió en dos semanas, dejando claro que se trataba de difteria; algo especialmente grave porque los pedidos que el galeno había hecho de antitoxina diftérica para tratarla no habían llegado al tener que cerrarse el puerto por la adversa metereología; el Círculo Polar Ártico está ahí mismo y era pleno invierno.

A finales de enero falleció otra niña y quedó claro que la tasa de mortalidad podría alcanzar un nivel espeluznante entre la escasa población (diez mil habitantes en toda la región, dos mil en Nome) si no se traía ya un millón de unidades del medicamento. Tal cantidad debía recopilarse entre los hospitales de la costa oeste y mandarla vía Seattle pero no era posible hacerlo antes de mediados de febrero, así que mientras tanto se buscó un recurso de urgencia: enviar las que había en Anchorage, que eran muchas menos pero servirían para contener la epidemia de momento y además podían salir de inmediato. 

Una ampolla de antitoxina diftérica de 1895
O eso se creía porque el frío intenso no sólo había helado el mar obligando a cerrar los puertos sino también los motores de los aviones, que además eran de cabina abierta. Sólo quedaba una posible solución, tan desesperada como pintoresca: realizar el transporte en trineos tirados por perros, como si estuvieran en el siglo XIX. No era algo fácil de llevar a cabo porque la distancia a recorrer sumaba más de un millar de kilómetros que, dadas las circunstancias, se deberían cubrir en un máximo de nueve días, el tiempo récord que ostentaba el correo por ese medio.

Los primeros nueve kilos del fármaco llegaron desde Anchorage a la estación de tren de Nenana el 27 de enero. Allí los cargó un musher (conductor de trineo) llamado Wild Bill Shannon, quien inmediatamente se puso en marcha con sus once perros arrostrando los treinta y un grados bajo cero de la tormenta que azotaba la región y que aún descenderían una veintena más. Con hipotermia y congelaciones, Shannon logró entregar la posta al siguiente, el nativo Edgar Kalland, mientras llegaban noticias de nuevas muertes en Nome. 

Mapa de la ruta y de la que se hace hoy día en homenaje

Hubo bastante controversia porque las voces más críticas -entre ellas la del célebre Roald Amundsen- exigían que los aviones se arriesgaran a despegar, pero los pilotos se negaron considerándolo un suicidio. Entretanto, continuaban los relevos de mushers -hasta una veintena, la mayoría nativos, con un centenar y medio de perros- y la etapa más larga y peligrosa (trescientos veintidós kilómetros) la asumió el noruego Leonhard Seppala, tres veces ganador de la carrera All–Alaska Sweepstakes y que tenía un perro llamado Togo con mucha experiencia. No obstante, el último tramo le tocó a Gunnar Kaasen, también noruego, que entró en Nome en la madrugada del 3 de febrero. 

Todas las ampollas de la antitoxina, trescientas mil unidades que iban dentro de un cilindro de acero, sobrevivieron al viaje y se empezaron a aplicar ese mismo día, permitiendo controlar la epidemia. Como el tiempo no daba tregua y los aviones seguían inmovilizados, se organizó un segundo viaje de postas que llegaría con su valiosa mercancía el 15 de febrero, poniendo fin a la pesadilla que vivía el pueblo. La cifra final de defunciones fue de siete, aunque se calcula que probablemente habría un centenar si se cuentan las de los inuit de poblados del entorno, que solían enterrar a los suyos sin registro. 

Leonhard Seppala con su perro Togo

El éxito de aquella desesperada apuesta, que permitió tener un remanente del medicamento con el que se cortó rápidamente un nuevo brote al año siguiente, costó la vida de varios perros pero salió en todos los periódicos, que la bautizaron con el nombre de Great Race of Mercy (Gran Carrera de la Misericordia); un evento deportivo llamado Iditarod Trail Sled Dog Race se organiza cada año en su recuerdo. Y como a los norteamericanos les gustan tanto los héroes, centraron en uno toda la atención.

O en dos para ser exactos: Gunnar Kaasen y su perro Balto. En realidad Kaasen, emigrante ex-buscador de oro, sólo había recorrido ochenta y siete kilómetros, una minucia comparada con los cubiertos por Seppala, pero claro, fueron los últimos y, por tanto, los más celebrados. Eso le convirtió en la estrella indiscutible de la Gran Carrera de la Misericordia, aún cuando los demás también fueron aplaudidos y recompensados. Únicamente le superó en popularidad Balto, un husky siberiano que hasta entonces no brillaba especialmente y, de hecho, se lo consideraba lento y no apto para liderar un trineo. 

Gunnar Kaasen con Balto

Sin embargo, su comportamiento en aquel último tramo -con la dificultad extra de hacerse de noche- resultó excelente y así se lo reconoció su dueño, que fue quien destacó su papel ante los medios. Algunos mushers encajaron mal ese protagonismo excesivo asumido por ambos, criticando duramente a Kaasen; el más incisivo fue Seppala, que consideraba que el verdadero héroe era su perro Togo (otro can que en principio tampoco parecía ideal para liderar un trineo por su pequeño tamaño y su carácter inquieto pero que con entrenamiento llegó a cabeza de trineo) y así lo creían también otros (Amundsen incluido), que les tributaron homenajes por el país excluyendo a Kaasen y Balto en un feo gesto. 

Togo murió en 1929 con dieciséis años de edad y hoy se conserva su cuerpo disecado en el museo de la citada Iditarod Trail Sled Dog Race, en Wasilla (Alaska). Seppala, que fue quien introdujo la raza husky en el mundo anglosajón, siguió participando en carreras de trineos y ganó una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1932 celebrados en Lake Placid (EEUU); más tarde se estableció en Seattle, donde vivió hasta su muerte en 1967. 

El cuerpo disecado de Balto
Togo
Hacía siete años que Kaasen le había precedido en el óbito. A él le colmaron de honores y hasta le ofrecieron trabajar en el cine. Junto a su perro, que llevaba el nombre de un famoso explorador sami, Samuel Balto, también hizo una gira nacional y ambos vieron sus efigies reproducidas en estatuas; la que hay en el neoyorquino Central Park lleva una placa que recuerda su gesta y se remata con las emotivas palabras Resistencia · Fidelidad · Inteligencia.

Estatua de Balto en el Central Park

Lamentablemente, terminado aquel circo mediático, Kaasen vendió sus perros y luego fueron descubiertos encadenados y en no muy buenas condiciones en un museo de freaks de Los Angeles. Un empresario los adquirió para trasladarlos triunfalmente y con gran cobertura de la prensa, a lo que hoy es el Zoo de Cleveland. Balto murió en 1933 y, al igual que Togo, fue disecado. En Alaska suelen reclamar el cuerpo pero el Zoo sólo lo cede para exposiciones temporales. 

Fuente: labrujulaverde.com (S/fuentes: The cruelest miles. The heroic story of dogs and men in a race against an epidemic (Gay Salisbury y Laney Salisbury)/Balto and the Great Race (Elizabeth Cody Kimmel)/A husky howls (Denny-in-the-Wind)/Wikipedia

18 septiembre 2019

Enfermedades de la piel


Rascarse sin control, malos olores, lesiones en la piel que aumentan con el calor, “caspa”, etc.  Estos son algunos de los síntomas comunes que a veces se presentan en los perros. Aquí una guía de las causas más frecuentes por las que aparecen estos problemas:


Infecciones bacterianas de la piel (piodermas)

Causas
Los Staphilococcus (“estafilococos”) son los organismos más comunes encontrados en las enfermedades bacterianas de la piel (pioderma) en perros. Afortunadamente estas bacterias (S. intermedius) NO son contagiosas para los humanos u otros animales domésticos.

Signos
Normalmente picazón, pústulas amarillas, piel enrojecida y úlceras al comienzo de la enfermedad. Resequedad, áreas costrosas y pérdida de pelo en zonas afectadas (lesiones) con olor rancio en casos más avanzados. Las lesiones pueden presentarse en todas las áreas del cuerpo, pero en la mayoría de los casos se limitan al tronco. En algunos casos el mentón puede presentar “acné”, esta condición es en realidad una infección bacteriana profunda. Los perros obesos y los Pug son frecuentemente afectados por piodermas en los pliegues de la piel en cara, labios y la vulva. Otras áreas incluyen la región entre los dedos y en los callos de los codos y a veces la zona abdominal en los cachorros jóvenes.


Diagnóstico
Esto se hace generalmente de la historia clínica y el aspecto y la localización de las lesiones. En algunos casos, puede ser necesario un cultivo y realizar pruebas de sensibilidad para determinar qué antibiótico será eficaz en el tratamiento. La mayoría de las infecciones bacterianas de la piel en los perros son secundarias a otras enfermedades tales como parasitosis, alergias, trastornos endocrinos (hormonales) o anormalidades en el sistema inmunológico. Por lo tanto, en los casos recurrentes, es importante buscar las causas subyacentes. Puede ser necesario hacer pruebas de sangre, pruebas de alergia o biopsias de piel para lograr un diagnóstico completo.


Infecciones por hongos en la piel (tiña)

Causas
Las infecciones micóticas de la piel de los perros son causadas principalmente de dos especies de hongos: Microsporum y Trichophyton. Las enfermedades de la piel como resultado de estos hongos se denominan comúnmente “tiña”.

Signos
La tiña se presenta más comúnmente en perros jóvenes. Los hongos viven en los tejidos muertos de la piel, pelos y uñas. Áreas generalmente en parches circulares sin pelo son lo principal que vemos. Si está infectado, el centro de los parches puede tener un aspecto seco, y con costra. La cabeza y las patas son las más afectadas por la tiña, aunque la enfermedad puede extenderse más de otras partes del cuerpo del perro si no es tratada. Los perros suelen rascarse las lesiones.

Diagnóstico
La aparición de las lesiones, la historia de su desarrollo y la edad del perro son útiles en el diagnóstico de tiña. Test con Lámpara de Wood (luz ultravioleta) pueden ser utilizados para ayudar a diagnosticar la especie Microsporum solamente. El diagnóstico definitivo se puede obtener a través de un cultivo de hongos, crecen los hongos que se encuentran en los pelos afectados.


Enfermedades alérgicas de la piel

Las alergias en los perros son comunes. Signos tales como picazón en la piel, estornudos, descargas en los ojos, y/o trastornos digestivos y/o lesiones de la piel pueden indicarnos que una alergia está presente. Muchas enfermedades de la piel en perros son causadas ​​por una alergia.


Causas
Una alergia es una reacción de hipersensibilidad a las sustancias que causan alergia conocida como “alergenos”. Los perros (como las personas) pueden desarrollar alergias a cualquier edad y los signos pueden aparecer de repente. La alergia más común que los perros desarrollan es a la saliva de la pulga. La presencia de una sola pulga en estos perros alérgicos causa picazón intensa. Estas alergias son estacionales en las zonas climáticas donde las pulgas se eliminan por el frío en los meses de invierno y un problema durante todo el año en los climas más cálidos.

Atopia (dermatitis atópica, dermatitis alérgica por inhalación) 

Los perros con enfermedad de la piel desarrollan una respuesta inmunológica a la inhalación de partículas como el polvo doméstico, hongos y polen. Esta forma común de alergia por lo general comienza a una edad relativamente joven. En raras ocasiones, los perros pueden ser alérgicos a los productos químicos contenidos en los jabones, ceras, las alfombras y los collares antipulgas. Este tipo de hipersensibilidad se conoce como una "alergia de contacto". Además, algunos perros son alérgicos a las picaduras de insectos. Las Alergias a los alimentos por lo general se manifiestan con problemas de diarrea y/o lesiones cutáneas.

Signos
La picazón o comezón es el signo principal de las enfermedades alérgicas de la piel en perros. La piel afectada puede parecer normal, o a veces roja y húmeda en ciertas partes. Presencia de pus y costras secas serán evidentes si una infección bacteriana también está presente. El perro tiende a lamerse constantemente las áreas afectadas. Inicialmente, las alergias a las pulgas son más evidentes sobre la espalda del perro y cerca de la cola. La cara de un perro, pies, pecho y abdomen son más a menudo afectados por alergias al polen y el tipo de polvo.En el caso de alergias por contacto se observan sobre todo áreas sin pelo en el abdomen y en la planta de las manos y patas.

Diagnóstico
La historia clínica del perro ayuda con el diagnóstico. La comezón intensa y localización de las lesiones también son útiles en el diagnóstico de qué tipo de alergia se trata. La respuesta al tratamiento (control de pulgas) se utiliza a menudo como un método de diagnóstico de la alergia a la saliva de la pulga.Los ensayos de una dieta especial hipoalergénica se utilizan para diagnosticar la alergia a los alimentos. Las pruebas de alergia se utilizan para ayudar a elegir la inmunoterapia. Los análisis de sangre también serán de utilidad para diagnosticar alergias, pero su uso es más controvertido.  


Enfermedades parasitarias de la piel

Causas
Las pulgas son los parásitos que más comúnmente provocan enfermedades en piel en los perros. La sarna es otro tipo de enfermedad de la piel que es causada por los ácaros. Hay dos tipos graves de la sarna: la Sarna Sarcóptica  y la Sarna Demodécica (o Demodexia o Demodicosis). Los ácaros del oído, los piojos y las garrapatas son parásitos que afectan a los perros también. Su presencia irrita el perro, lo que lleva a la auto-mutilación.

Signos
La Sarna Sarcóptica causa picazón intensa, pérdida de pelo y costras de la piel. Las orejas de un perro, patas delanteras, el pecho y el abdomen son los más afectados por la sarna sarcóptica.
La Demodicosis puede causar picazón. La piel está enrojecida y escamosa, y hay pérdida del pelo, se produce lesiones parecidas a la tiña. Las patas y la cara son las zonas más afectadas.
Los ácaros del oído pueden causar irritación severa en los oídos. Las garrapatas, los piojos y las pulgas pueden transmitir otras enfermedades, además de causar irritación.


Diagnóstico
Se diagnostica en base a la historia clínica, la aparición y la localización de las lesiones. Una prueba de raspado de piel siempre se debe realizar para ayudar en la identificación de los parásitos. Los ácaros del oído, que apenas son visibles a simple vista, aparecen como pequeños objetos de color blanco. Los restos color negro comúnmente vistos en los oídos de los perros con los ácaros, son una combinación de sangre seca, la cera del oído normal y los líquidos procedentes de la inflamación. Los piojos, pulgas y garrapatas también pueden ser vistos por un examen minucioso de la piel del perro.


Por enfermedades hormonales 

Son difíciles de diagnosticar. La glándula tiroides, las glándulas suprarrenales, la glándula pituitaria, testículos y los ovarios producen hormonas. Se pueden producir en exceso (“hiper”) o en pocas cantidades (“hipo”), estas hormonas producen cambios en la capa de la piel y el pelo. La mayoría de los problemas hormonales que afectan a la piel y producen pérdida de pelo que se distribuye uniformemente en cada lado del cuerpo del perro. La piel puede ser más gruesa o más delgada de lo normal, y puede haber cambios en el color de la capa de la piel o el pelo. Estas enfermedades no suelen provocar comezón. En caso de que exista un mal funcionamiento de las glándulas productoras de hormonas, estas afectan otras funciones del cuerpo, además de la piel. Algunas causas pueden ser alteraciones de la glándula suprarrenal y el hipotiroidismo. Otros pueden ser más difíciles de diagnosticar y tratar. Cambios en la piel relacionados con las hormonas sexuales pueden ser tratados con éxito con la esterilización quirúrgica. 


En cualquiera de los casos anteriores te recomendamos que acudas a tu médico veterinario de inmediato, siempre se pueden tratar si los reportamos a tiempo.


Fuente: nuugi.com

17 septiembre 2019

Evolución: La domesticación de perros y gatos



La domesticación de perros y gatos (los dos animales de compañía más populares de hoy) fue un poco diferente a la de los animales de corral. Y aunque Darwin comenzó la Variación con una discusión sobre el perro y el gato, los dos difícilmente podrían ser más diferentes entre sí (o de los domesticados contemporáneos de corral) en cuanto a temperamento, utilidad y origen evolutivo. Los animales de granja eran artículos alimenticios ("despensa ambulante") introducidos en la esfera humana en el punto de transición de la caza-recolección a la agricultura. Los perros, los primeros domesticados, demostraron ser útiles como guardias y cazadores para los cazadores-recolectores, y quizás ofrecieron la experiencia necesaria para la posterior domesticación de otras especies. Por el contrario, los gatos domésticos surgieron mucho más tarde (≈10,000 BP), después de que los humanos construyeran casas, granjas y asentamientos. La preponderancia de la evidencia molecular apunta al origen de perros a partir del lobo, Canis lupus

Perros

Los hallazgos moleculares también están respaldados por una gran cantidad de evidencia arqueológica que implica al Cercano Oriente como un probable lugar de domesticación definitiva (aunque la domesticación de perros puede haber comenzado en Europa Central ya en el Paleolítico Superior Tardío). La domesticación del lobo se ve como el resultado de 2 procesos entrelazados que se originaron hace >14,000 años durante nuestro período nómada de cazadores-recolectores. Primero, un grupo fundador de lobos menos temerosos habría sido atraído hacia campamentos nómadas para buscar comida o tal vez rescatar a los escapados heridos de la caza. A partir de entonces, estos lobos pueden haber encontrado utilidad como centinelas, advirtiendo a los invasores humanos y animales que se acercan por la noche. Gradualmente, la selección natural y los cambios genéticos derivados de las actividades humanas, comenzaron a diferenciar a estos lobos de la población autónoma más grande. Una vez que las personas tuvieron una interacción directa con los lobos, un "proceso cultural" posterior habría comenzado. Los cachorros de lobo "preseleccionados" y tomados como mascotas habrían sido socializados con los humanos y seleccionados inconscientemente e involuntariamente para disminuir el comportamiento salvaje y aumentar la sociabilidad, dos marcas registradas de mansedumbre. Finalmente, la gente estableció el control sobre el apareamiento de proto-perros. 



A partir de ese momento, el lobo en efecto se convirtió en un perro, bajo observación constante y sujeto a una fuerte selección artificial para los rasgos deseados. La selección de la domesticación implica cambios morfológicos y fisiológicos a través de los polígonos que rigen los procesos y los patrones de desarrollo, y estos proporcionan el grano para el molino de nuevas iteraciones de selección. 

Para la domesticación del lobo, las fases de la selección natural y artificial se mezclan una con la otra, y se convierten en el "mejor amigo del hombre" con conductas obedientes y adorables. Aunque los perros han sido apreciados como compañeros domésticos durante miles de años, la amplia variación fenotípica de las razas modernas de perros comenzó más recientemente (3,000–4,000 BP), lo que llevó a ≈400 las razas reconocidas hoy por las Asociaciones de criadores de perros.

Gatos

La domesticación de los gatos tomó una trayectoria diferente. Los gatos monteses son candidatos improbables para la domesticación. Como todos los felinos, los gatos monteses son carnívoros obligados, lo que significa que tienen una capacidad metabólica limitada para digerir cualquier cosa excepto las proteínas. Los gatos viven una existencia solitaria y defienden territorios exclusivos (haciéndolos más apegados a los lugares que a las personas). Además, los gatos no realizan tareas dirigidas y su utilidad real es discutible, incluso con ratones. (En este último papel, los perros terrier y el hurón -un turón domesticado- son más adecuados). 



Por consiguiente, hay pocas razones para creer que una comunidad agrícola temprana hubiera buscado y seleccionado activamente al gato montés como mascota doméstica. Más bien, la mejor inferencia es que los gatos monteses que explotan los entornos humanos simplemente fueron tolerados por las personas y, con el tiempo y el espacio, se separaron gradualmente de sus parientes "salvajes". Por lo tanto, mientras que la adaptación en animales de corral y perros al dominio humano fue impulsada en gran medida por la selección artificial, el gato doméstico original fue un producto de la selección natural.

Fuente: PNAS (National Academy of Sciences of de United States of America)