29 diciembre 2018

La vejez en nuestros perros


La vejez de los perros no es una enfermedad

La geriatría veterinaria es una rama de la medicina veterinaria que estudia los trastornos que sufren los animales de edad avanzada. La vejez por sí misma no debe ser considerada una enfermedad, ya que representa un proceso que se inicia al nacer y que sólo acaba con la muerte. Está caracterizada por un progresivo e irreversible cambio en los sistemas del organismo.

Generalmente los perros son considerados viejos cuando tienen más de 7 años, aunque hay diferencias debidas al tamaño y la raza, es decir, los perros de talla grande llegan a la vejez mucho antes que los de talla pequeña, estos últimos pueden considerarse viejos a los 11 o 12 años.

26 diciembre 2018

El cuidado dental del perro

¿Acaso tu perro no merece una sonrisa impecable?

Por supuesto que a los perros no se les lavan los dientes todos los días como a nosotros, pero sí existen tratamientos preventivos del depósito de sarro dental.
Existen distintos tratamientos dependiendo del estado dental del perro, por ejemplo: si el animal ya tiene depósito de sarro dental, caracterizado en general por presentar mal aliento (halitosis), se deberá realizar entonces en principio una limpieza, ésta se realiza muchas veces con sedante y en algunos casos con anestesia, las placas se eliminan a través de ultrasonido o raspadores dentales.




La prevención del sarro dental en los perros se basa en limpiezas con líquidos (gel antiplaca) que se aplican 2 ó 3 veces por semana.
La dieta dura como es el alimento balanceado favorece la limpieza haciendo que el diente penetre en el grano.
Los huesos también ayudan, pero existe cierto riesgo de que al tragar astillas o partes de éste se pueda lastimar al tracto gastrointestinal o bien producir obstrucciones (de riesgo quirúrgico)
Cada 6 meses es conveniente acercar a su amigo de cuatro patas al veterinario para un control dental completo, además de un examen clínico general. 

El cuidado dental en el perro

La persistencia de dientes de leche en los perros, la poliodoncia (dientes supernumerarios) y la oligodoncia (falta de dientes) son las tres anomalías genéticas dentarias que se diagnostican con más frecuencia.
Otro grupo importante son la hipoplasia del esmalte, la acromacia, los cuerpos extraños encajados entre los dientes y las fracturas de dientes y caries, con o sin fístula asociada, como enfermedades adquiridas.
No obstante, son sin duda, las periodontopatias las lesiones que lamentablemente ocupan un lugar muy destacado en nuestra rutina clínica diaria.

Las enfermedades de la mucosa bucal del perro, (síndrome gingivitis - periodontitis - placas - sarro dental), es especialmente frecuente en perros de razas miniatura, pequeños y medianos.

A pesar de que son los yorkshire terriers, caniches, y cockers los perros de raza más afectados de sarro dental, le superan en nuestra casuística los cruza o de raza indefinida, por lo que no se puede entonces hablar de predisposición racial de la "enfermedad del sarro", sino más bien de causas favorecedoras: un cariño mal entendido por parte de sus dueños que le permiten "picoteos", o una dieta blanda incorrecta y una carencia total de higiene dental profiláctica.

Entre los perros cazadores en cuya dieta figura el pan duro y los huesos grandes (ya hablamos en otra nota que el pan es malo para la piel y el pelaje) y entre los perros de guardia y defensa, que a menudo ejercitan su dentadura, raramente se diagnostica sarro dental. Ello quiere decir que los alimentos del perro deben ser abrasivos, para que a la vez que los nutren les permita mantener una dentadura sana, y es por lo que aconsejamos que acostumbren a sus perros a alimentos balanceados secos, en lugar de comidas húmedas, y a que traten de eliminar los caprichos en forma de aperitivos que además favorecen la obesidad y otras enfermedades orgánicas.

Es preferible hacer un chequeo periódico con una limpieza de boca superficial mediante sedación, que el tener que someter al perro a una limpieza de boca profunda bajo anestesia general con extracción de piezas dentarias infectadas y no funcionales.
Desgraciadamente el propietario del perro suele solicitar los servicios clínicos veterinarios cuando el olor de boca de su perro es insoportable, cuando el aflojamiento de los dientes le provoca dolor que le impide comer con normalidad, o cuando cambia el carácter de su compañero, que se torna triste y apático o agresivo.

Otras veces,esto se advierte en el transcurso de un reconocimiento previo a la vacunación, ya que el primer signo de alarma, la inflamación y enrojecimiento de la encía, en lugar del color rosado normal, suele pasar desapercibido para el dueño.
Bacterias, hongos, restos de comidas, detritus, minerales de la saliva, se acumulan sobre la superficie dental de la mascota produciendo sarro dental, con reacción inflamatoria de las encías (gingivitis) y su sucesivo depósito forma las placas, que destruyen las adherencias de las encías al hueso, con lo que se originan bolsas en la encía, alcanzando la inflamación las capas más profundas, con destrucción del periodoncio (periodontitis) con aflojamiento y caídas de las piezas dentarias.
Microscópicamente, el sarro dental puede ser de color amarillo, pardo, verde o pardo negruzco, de aspecto muy desagradable; la halitosis (mal aliento) debe ser señal de alarma, ya que a veces el sarro no es visible sin ayuda de colorantes especiales o bien simplemente con localización oculta o subgingival.

Los dientes que más se afectan en los perros por el sarro dental son los caninos, premolares 3 y 4 y molar 1.
No hay que olvidar que la complicación secundaria con úlceras bucales, estomatitis, artritis, nefritis y endocarditis bacteriana son frecuentes, por lo que el tratamiento de elección es la eliminación del sarro dental.
El tratamiento odontológico preferido es la eliminación del sarro dental mediante ultrasonido, con extracción de las piezas dentarias no funcionales y realización simultánea de Gingivectomía.
Lógicamente lo ideal sería no tener que llegar a este extremo. El objetivo de esta cartilla es informar que el mantenimiento de la salud bucal es de suma importancia, ya que con ello mejora el bienestar general, evita la halitosis, se conserva la dentición durante toda la vida y se previenen otras enfermedades sistémicas.

El cuidado dental en perros se apoya en cuatro puntos profilácticos básicos:

1. Ayudar a los mecanismos naturales autolimpiadores de la cavidad bucal, que son la sialorrea, los movimientos linguales y la ingestión de comidas, mediante dietas duras a base alimento balanceado seco, facilitar un hueso grande (que no pueda romper) o "huesos" de cuero fuerte. La idea es que el perro tiene que masticar, usar su dentadura.
2. Limpieza de dientes con pastas dentífricas especiales para perros, aplicada con cepillo de dientes pequeño y de cerdas suaves. Ello requiere adiestramiento y paciencia, pero se consigue que el cachorro se acostumbre a partir de los 6 meses de edad, siendo suficiente como preventivo el cepillado 3 veces a la semana. (Nunca usar pastas dentales para humanos, por su toxicidad)





3. Visita regular al veterinario para un chequeo periódico, que incluya la exploración física de la cavidad bucal. Una visita anual suele ser suficiente en perros jóvenes y en los adultos tal vez sean precisos dos reconocimientos anuales.
4. Eliminación del sarro dental bajo sedación y/o anestesia, cuando sea necesario.



En conclusión, la colaboración del dueño del perro con el veterinario, hará más efectiva la prevención de la higiene bucal y general, lo que de forma directa e indirecta mejorará la calidad de vida del perro, tanto desde el aspecto sanitario, como socio-cultural.

Y no olvidar que el perro hace todo con la boca: agarrar, comer, morder, tironear, etc. por lo  que es fundamental tenerla siempre en buen estado.

Fuente: FOYEL

13 diciembre 2018

Una mujer, sin saberlo, adoptó el mismo perro que tenía cuando era niña


Pennsylvania, EE.UU.
Cuando Nicole Grimes, vio un perro en adopción en Facebook, le pareció extrañamente familiar y dijo que le recordaba a su amada perrita de la infancia llamada Chloe, por lo que decidió adoptarla. 

Hablando a la BBC, Nicole dijo: "Cuando descubrí que ambas se llamaban Chloe, fue realmente extraño. Simplemente me hizo clic cuando me la presentaron como Chloe". Nicole describió el momento en que se encontró cara a cara con su "nuevo" perro. 



"Cuando la dejaron, vino corriendo hacia mí y me lamió la cara. Entonces supe en mi corazón que tenía que ser ella". Sin embargo, su esposo era más escéptico, así que fuimos a revisar el microchip", dijo.

La sospecha de Nicole se confirmó ya que Chloe era, de hecho, la mascota que habían abandonado hace siete años. Chloe fue un regalo de la abuela de Nicole. "Yo tenía 10 años y todo lo que quería era un cachorro. Llevaba un lazo rosa cuando Nana me la regaló".  La abuela de Nicole falleció hace unos años y Nicole dice que la reunión con Chloe ayudó a su familia a procesar su pérdida. 

Nicole recuerda la tristeza del día en que tuvo que entregar a Chloe en adopción. "Mi papá trasladó la oficina a casa, pero Chloe estaba demasiado animada, hacía mucho ruido y papá tenía que estar al teléfono todo el tiempo. "Cuando tenía 14 años recuerdo que papá me recogió en la escuela con Chloe en el asiento trasero. Sabía que teníamos que entregarla". 

Chloe se está acomodando bien en su nuevo hogar con su antigua dueña. "Está un poco más pequeña y no tiene dientes, pero aún le encanta correr", dice Nicole. Chloe ahora está jugando con Violet, la hija de cuatro meses de Nicole."Les encanta jugar, Chloe es muy gentil con Violet y me emociona verlas juntas".



Fuente: BBC News

01 diciembre 2018

Perro perdido en Nueva York apareció a 2.000 km

La historia de Sinatra, un perro Husky, sigue siendo un misterio para su familia: desapareció de su casa en Baltimore, Nueva York, y fue hallado deambulando cerca de Tampa, Florida. Aún nadie sabe cómo hizo para recorrer los casi 2.000 kilómetros que dividen ambos lugares.

Sinatra fue un regalo para la adolescente Zion Willis de parte de sus padres en su cumpleaños número 14. La joven, que era bailarina y amante de los animales, rápidamente se encariñó con su mascota.

Al cachorro le encantaba perseguir mapaches y ardillas, y tenía un vínculo muy fuerte con su dueña. Pero todo cambió en 2015, cuando Zion quedó en medio de un tiroteo en Brooklyn y perdió la vida a los 16 años.

Sus padres siguieron cuidando a Sinatra y por eso fue una tragedia cuando se extravió en mayo de 2017. El animal había salido a la vereda y nunca más lo volvieron a ver. Empapelaran el barrio con folletos y lo buscaron sin éxito por casi toda la ciudad.



Pasaron 18 meses antes de que una adolescente de 13 años llamada Denise Verril, encontrara a Sinatra cerca de su casa, en la localidad de Seffner, en Florida. Sus padres y una amiga de la familia, Jeanne, comenzaron a buscar a los dueños, y lo llevaron a un veterinario quien no logró recuperar el chip de identificación porque estaba averiado.

Luego se dirigieron al Centro de Recursos para Mascotas del Condado de Hillsborough, donde intentaron descifrar el número que marcaba el chip y allí les dieron un nombre: Willis Les. Jeanne buscó en las redes sociales hasta dar una persona llamada "Lesmore Willis", y creyó que podría ser el dueño del animal.

“Nunca hubiera pensado que era de Brooklyn. Le envié un mensaje a Lesmore a través de Facebook y no creí que conduciría a algo cuando vi de dónde era”, contó Jeanne al medio Tampa Bay Times. Unos días después, Willis le responde el mensaje y le dijo que su perro tenía un problema en la pata derecha. De ser así, definitivamente se trataba de Sinatra.

Jeanne le envió una foto y el hombre de Nueva York confirmó que era su perro. “Le dije que estaba seguro y bien cuidado con Denise”. Willis le habló sobre el amor que sintió su hija por su perro y el vínculo fuerte que tuvieron: "Por eso cuando Sinatra se perdió fue como perder una parte de Zion".

Aún nadie sabe cómo hizo Sinatra para ir de Nueva York a Florida. Posiblemente, alguien lo subió a un auto y tuvo la intención de adoptarlo, pero el perro volvió a escapar. O lo abandonaron. La realidad es que Sinatra volverá con su familia de Nueva York en los próximas días, cuando los Willis viajen a reencontrarse con él.

Fuente: Clarín