28 julio 2018

Hidroterapia en perros


La hidroterapia es una de las técnicas más utilizadas para calmar dolencias y acelerar procesos de rehabilitación. 


Si hace algunos años era apta tan sólo para personas, actualmente encontramos centros especiales donde se aplica esta terapia en perros, ya que aporta innumerables beneficios para su salud.
Mediante el agua, podemos aliviar los dolores musculares de nuestro perro, así como acabar con la obesidad y calmar los síntomas de la artrosis. Asimismo, la hidroterapia es beneficiosa en caso de perros hiperactivos, ya que tiene un importante efecto relajante sobre ellos. Es también una estupenda forma de hacer ejercicio para mascotas de edad avanzada.

Entre otras ventajas, la hidroterapia reduce la hinchazón muscular, la rigidez, alivia los espasmos musculares, favorece la circulación de la sangre, mejora el movimiento de las articulaciones y fortalece los músculos. Además proporciona una sensación calmante sobre el perro, liberando su ansiedad y evitando problemas de insomnio. 

Esta actividad es muy recomendable en procesos de rehabilitación tras un accidente o una operación. El agua permite mejorar la movilidad de las articulaciones sin hacer grandes esfuerzos. Se trata de un procedimiento terapéutico que busca la pronta recuperación del animal.

La hidroterapia puede realizarse de varias formas. Por ejemplo, en una piscina, donde se puede realizar un sinfín de ejercicios; en cintas subacuáticas, ideal en casos de rehabilitación; o en baños de contraste, perfectos para tratar problemas circulatorios. Dependiendo de la gravedad del problema y de la capacidad de movimiento del perro, éste puede ser suspendido de un cabestrillo para facilitar la tarea.

Este proceso terapéutico sólo puede ser realizado con la ayuda de especialistas y bajo la supervisión de un veterinario. Jamás debemos comenzarlo sin consultar antes con el experto, pues puede resultar perjudicial para animales con afecciones graves en los riñones, el hígado, la piel, el corazón o con problemas respiratorios. 
Fuente: mundoperros.es


Beneficios de la hidroterapia en perros:
  • Problemas neurólogicos.
  • Artrosis.
  • Recuperación tras cirugias ortopédicas: fracturas, luxaciones, ruptura de ligamentos, etc.
  • Recuperación tras lesiones neurológicas: cirugía de disco intervetebral, mielopatía degenerativa, etc.
  • Mejoría del rango de movimiento articular.
  • A nivel muscular: fortalecimiento, aumento de la resistencia, reducción del dolor, mayor agilidad, etc.
  • Incremento de la resistencia cardiovascular y cardiorespiratoria.
  • Pérdida de peso.
  • Mejora de la calidad de vida en general.
 Video:

27 julio 2018

Meningoencefalitis

Un estudio identifica las causa de la meningoencefalitis en perros.

En la patología participan tanto virus como bacterias.

Se realizó una investigación para tratar de identificar las causas de la inflamación cerebral en los perros y mejorar así, la tasa de supervivencia de los individuos. Los resultados indicaron que en la infección participan dos virus que normalmente no se consideran patógenos en los canes.



21 julio 2018

La historia detrás de "Eight Below"


"Eight below" es una película del año 2006 dirigida por Frank Marshall y protagonizada por Paul Walker. Se conoció en España con el título "Bajo cero" y en Hispanoamérica como "Rescate en la Antártida".
 



La película está inspirada en una historia real sobre una expedición japonesa de 1957. Se trata de un grupo de científicos, integrado entre otros, por el guía Jerry Shepard (Paul Walker) y el geólogo Davis McClaren (Bruce Greenwood), quien se salva de un terrible accidente gracias a la ayuda de los perros.
 

Debido a esta emergencia médica y a que se acercaba una fuerte tormenta, se ven obligados a evacuar la estación científica en la Antártida. Por falta de espacio en el helicóptero, los perros son abandonados a su suerte, convirtiéndose en protagonistas de esta odisea. El guía les promete a sus perros volver pronto por ellos. Pero luego le niegan el permiso para volver a la Antártida a rescatarlos debido a que las condiciones meteorológicas no eran las más favorables. Tenía que esperar hasta agosto, época en la cual llega la primavera al Polo Sur.

Mientras tanto, los perros (seis Husky Siberian y dos Alaskan Malamute) trataban de sobrevivir a las terribles condiciones climáticas. Estuvieron varios meses varados en la Antártida y se fueron debilitando ante la ausencia de su amo. No obstante, su instinto salvaje se despertó para sobrevivir; dos de los perros no lo lograron. 


Jerry Shepard viajó primero a los Estados Unidos en busca de apoyo económico sin éxito. Luego a Nueva Zelanda para organizar una nueva expedición y así poder rescatar a sus queridos perros. Cuando finalmente consigue regresar a la Antártida encuentra a 6 de los 8 perros, incluyendo a Maya, su perra preferida y líder alfa de la manada y puede llevarlos de regreso a casa.



Video:
 




La versión original japonesa de esta película se llamó Nankyoku Monogatari, conocida en Estados Unidos como "Antarctica", y estrenada en 1983. Dirigida por Koreyoshi Kurahara y la banda sonora fue compuesta por Vangelis especialmente para este film.

Escenas finales de "Nankyoku Monogatari:




La verdad detrás de la ficción

Los perros eran Sakhalin Huskies, también conocidos como Karafuto-Ken o Karafuto-Inu  (樺太犬), una raza utilizada como perro de trineo.

Sakhalin es una isla al norte de Japón que políticamente pertenece a Rusia, pero que Japón reclama como parte de su territorio por razones históricas. Karafuto-ken deriva de Karafuto, el nombre japonés para Sakhalin y Ken, es una palabra japonesa para perro; por lo tanto esto proporciona la procedencia geográfica de la raza, la cual está prácticamente extinta, aunque algunos criadores todavía hay en Japón.

De esa isla proviene esta raza. Y a pesar de que su popularidad creció cuando se lanzó la película japonesa ”Nankyoku Monogatari” (Un cuento en la Antártida) y su versión en inglés “Antartica” (Antártida), hoy es una raza prácticamente desconocida lejos de su región de origen.

A partir de 2011, sólo quedaban dos miembros de pura raza, que nunca se recuperó de los efectos de la Segunda Guerra Mundial.

El Sakhalin Husky es una raza de tipo spitz o primitivo, cercano al Spitz Japonés y al Akita Inu, su altura varía entre los 56 y los 66 centímetros a la cruz, con un peso que oscila entre los 30 y 40 kilogramos.

Orejas pequeñas, puntiagudas, a veces inclinadas hacia delante y a veces caídas. Esta raza  como muchas otras, presenta una gran variedad de colores, desde el negro puro hasta diferentes tonalidades de marrones; su pelaje es de doble capa, bastante parecido al perro de Groenlandia.

Como la mayoría de perros de tipo spitz provinientes de Japón, es un perro que no presenta instinto de manada como el Siberian Husky o el Alaskan Malamute, sino que forma fuertes lazos afectivos con su dueño (sin necesidad de que éste sea el mejor líder posible), buscando protegerlo a toda costa. Como todo perro nórdico, tiene un fuerte instinto de cacería.

Este perro representa todas las virtudes del héroe japonés: “kan-i” (un atrevimiento espiritual combinado con inteligencia, un gran sentido de conciencia propia y un buen sentido de alerta), “sibumi” (expresión de simpleza elegante). Su valor es legendario, y a pesar de su alto nivel de energía, inteligencia y devoción, son perros muy enfocados en su trabajo. Tiene  las mejores cualidades del heroísmo arquetípico japonés encarnadas. 



Expedición a la Antártida


El programa japonés expediciones de investigación antártica (JARE), bajo los auspicios del Instituto Nacional de Investigación Polar de Japón, comenzó en 1957, en relación con el Año Geofísico Internacional (AGI). En enero de 1957, estableció JARE Syowa ("Showa") en la estación de la isla de Ongul Este (Lat 69 ° 00. 'S;. Largo 39 ° 35' E). 
El equipo de investigación de la primera expedición sobre-invierno estaba compuesto por 11 investigadores apoyados por un equipo de 22 perros (20 machos y 2 hembras) de la raza Husky Sakhalin (conocido en Japón como "Karafuto-ken"), para tirar de los trineos en las salidas de la base.  

Tres perros fueron retirados tras una revisión médica y regresaron a Japón. 19 perros quedaron en el continente por un año. En este período, dos perros murieron por enfermedades y uno desapareció. Quedaron 16 perros. Shiro, la única hembra que quedó del grupo, dio a luz 10 cachorros, quedando 8 vivos.

Una expedición partió desde la base Showa (Syowa) en dirección a un monte cercano, recorriendo más de 800 kilómetros. Alcanzaron su objetivo sin problemas, pero en el viaje de regreso fueron sorprendidos por fuertes vientos que menguaban la visibilidad, por lo que no podían reconocer el camino de vuelta a la base. En este punto es cuando sueltan del trineo a Taro y a Jiro, que regresaron a la base en busca de ayuda y guiaron al equipo de rescate directamente hasta donde se encontraban los científicos y el resto del equipo perruno, salvándoles la vida. (Nota del E: Hay versiones que relatan que esto último nunca  sucedió, pero lo incluyo igualmente)

Según los planes, el grupo de investigación debía permanecer en la Base Syowa por un año completo. En febrero de 1958, iba a ser reemplazado por otro equipo. Por desgracia, una tormenta fuerte e inesperado causó que el "Soja" (Souya), el rompehielos que llevaba el grupo de socorro, quedase atascado en el hielo bien lejos de la nave base. Su tripulación fue asistida por el rompehielos de la Guardia Costera de los Estados Unidos "Burton Island" (WAGB-283), pero el aterrizaje del segundo grupo a la base tuvo que ser suspendido.

Los once miembros de la primera expedición fueron evacuados en helicóptero, llevándose a Shiro y sus cachorros, pero se vieron obligados a dejar atrás a quince perros. Los perros estaban atados con cadenas y tenía comida para unos pocos días. Al regreso de los hombres a Japón, JARE fue ampliamente criticado por abandonar el equipo de perros, pero las explicaciones dadas fueron que el rescate de los animales era imposible y habría supuesto un riesgo significativo y peligroso.
 

Casi un año más tarde,el 14 de enero de 1959, otra expedición regresó a Syowa para reanudar el trabajo interrumpido durante el año anterior. Encontraron evidencia de la tragedia sufrida por los perros. Siete de los quince perros (Aka, Goro, Pochi, Moku, Kuro, Pesu y Kuma de Monbetsu) murieron atados a las cadenas que los mantenían, pero otros ocho se habían liberado. De estos ocho, seis (Riki, Anko, Deri, Jakku, Shiro y Kuma de Furen) nunca fueron encontrados, pero dos de ellos, Taro y Jiro, todavía estaban vivos y cerca de la base. 

Taro y Jiro se convirtieron en héroes nacionales en Japón . Su raza, la Karafuto-ken, se convirtió en la raza más popular en el país y fue de gran demanda hasta los años 90.
Taro regresó a Sapporo y vivió en la Universidad de Hokkaido hasta su muerte en 1970, fue embalsamado y puesto en exhibición en el museo de la universidad. Jiro murió en la 5ta. expedición a la Antártida en 1960 y sus restos se encuentran en el Museo de Ciencias Naturales de Japón en el parque Ueno .
 
La raza cobró popularidad con el lanzamiento de la película Nankyoku Monogatari, sobre Taro y Jiro, en 1983. Una segunda película de 2006, Eight Below, proporcionó una versión ficticia de lo ocurrido. En esta película hay solo ocho perros: dos Malamutes de Alaska y seis Siberian Husky. En 2011, en TV la TBS presentó la serie Nankyoku Tairiku, con Kimura Takuya, que cuenta la historia de la expedición antártica de 1957 encabezada por Japón y sus Huskies Sakhalin.

La expedición y la raza se conmemoran en un monumento cerca de Wakkanai, Hokkaido; un monumento bajo la Torre de Tokio y otro en el puerto de  Nagoya.


 
Monumento en Nagoya



En la Torre de Tokyo


Los 15 perros:

1. Riki (o Ricky): 7 años, macho, 35.5kg, con ligera capa gris y manchas blancas, líder del equipo. (Desaparecido)

Riki


2. Anko (o Ankle): 3 años, macho, 34.5kg, con chaqueta marrón y raya blanca en el pecho. (Desaparecido)
 
Anko




3. Aka: 6 años, macho, 32.5kg, con abrigo gris oscuro, con tendencia a buscar pelea con otros miembros del equipo. (Fallecido)


Aka



4. Kuma (Bear)de Monbetsu: 5 años, macho, 33kg, con abrigo negro, pecho y calcetines blancos, a veces servía como perro guía. (Fallecido)

Kuma from Monbetsu


5. Kuma de Furen (u Oguma Furen) (Bear): 5 años, macho, 33kg, con abrigo negro y ondulación de blanco en el pecho. Padre de Taro y Jiro. (Desaparecido)

Kuma from Furen


6. Pesu: 5 años, macho, 38.5kg, con chaqueta marrón, máscara y orejas negras, se asemeja a un Tervuren belga. (Fallecido)

Pesu



7. Goro: 4 años, macho, 43.5kg, con abrigo negro y raya blanca en la cara, parecido a un collie. Se desempeñó como perro volante del equipo. (Fallecido)

Goro


8. Deri (o Terry): 6 años, 30.5kg, macho, con abrigo gris y manto negro. (Desaparecido)

Deri

9. Pochi: 4 años, macho, 35,5kg, con la capa marrón claro y un apetito voraz. (Fallecido)

Pochi

10. Moku: 4 años, 36.5kg, macho, con abrigo negro y calcetines blancos en las patas delanteras. (Fallecido)

Moku

11. Jakku (o Jake): 4 años, 34kg, macho, con escudo blanco y negro, parecido a un collie. (Desaparecido)

Jakku


12. Kuro: 5 años, macho, 36,5kg, con abrigo negro y marcas blancas en la cara, boca, pecho y piernas. (Fallecido)

Kuro



13. Shiro (o Whitey): 3 años, macho, 31kg, con la capa blanca como la nieve, a veces servía como perro guía. (Desaparecido)

Shiro


14. Taro: 3 años, macho, 33,5kg, con abrigo negro. Hijo de Kuma de Furen y hermano mayor de Jiro. (Sobreviviente)

Taro


15. Jiro (o Giraud): 3 años, macho, 33.5kg, con la capa marrón oscuro, una onda de blanco en el pecho y calcetines blancos. Hijo de Kuma de Furen y hermano menor de Taro. (Sobreviviente) 

Jiro




Taro y Jiro

Taro y Jiro con Kitamura Yasukazu, científico de la expedición, en su reencuentro


Fuentes: http://lasonris.takoda.es / carnivoraforum.com / Youtube y Wikipedia en inglés.
               

15 julio 2018

Un perro atado

Canarias, ESPAÑA
Hoy ha muerto un perro atado, un perro de finca, aislado y triste. Esos de mirada perdida y ladrido-lamento, a los que las cadenas han consumido la voluntad.




Ha vivido y muerto con agua, comida y los metros exactos de cadena que establecen las normas, con “las condiciones higiénico-sanitarias adecuadas”, como cita la Ley 8/1991 de Protección Animal en Canarias.

Hoy ha muerto un animal que jamás pudo correr. Sin saber que existen los abrazos y la complicidad y la ternura y el juego.

No más calor, no más invierno, no más noches ni días interminables.

Se han puesto medidas a la libertad, centímetro a centímetro, debe estar escrito en alguna ordenanza municipal.

¡Cuánta vergüenza has dejado!

Habrá que continuar por los demás y los tantos, pero en éste instante he perdido, porque tú no estás.

Hoy ha muerto un perro atado, mañana es probable que haya otro ocupando su lugar.



por Amanda Luis Alemán











Fuente: Partido Animalista PACMA 

11 julio 2018

Collar inteligente


Lucky Tag es un collar inteligente que cuida y localiza a los perros



Los que tienen un animal de compañía saben muy bien que los lazos emocionales que se establecen con él no hacen más que fortalecerse a medida que vaya pasando el tiempo. En este sentido los perros son reconocidos por su gran lealtad, una característica que les asegura el cariño incondicional de sus amos. Por desgracia, hay también momentos en los que las preocupaciones de los propietarios se disparan con proporciones colosales. Eso ocurre cuando el animal se pierde o se pone enfermo de repente, una situación en la cual se puede actuar con mucha más rapidez si se tiene acceso a los datos adecuados.

Esta ha sido la idea que ha impulsado el proyecto de los creadores de Lucky Tag, un equipo cuyo CTO está implicado en la defensa de los derechos de los animales. Inspirada en una situación muy común hoy en día, la de monitorizar la actividad usando los dispositivos ponibles, en este caso Lucky Tag se diseñó especialmente para atender las necesidades de los perros. 

En concreto se trata de un collar inteligente que monitoriza y registra el nivel de actividad y sus patrones de comportamiento a lo largo del tiempo. Los sensores que lleva incorporados indican el número de pasos, así como el tipo de movimiento, lo que permitirá al propietario conocer si su perro camina, corre o simplemente descansa durante sus salidas a través de una
aplicación móvil. 



¿Qué pasa cuando se aleja demasiado? Los desarrolladores de Lucky Tag no han perdido de vista este aspecto y para ello han decidido apostar por la tecnología beacon. Cada collar lleva un identificador único que envía constantemente señales Bluetooth y que pueden ser captadas con el smartphone en un rango de 75 metros, aunque se podría ampliar a mucho más en el caso de estar cerca de una red de usuarios que utilicen los dispositivos Lucky Tag. 

La opción “Find my dog”, le dejará al propietario enviar una notificación a la comunidad de usuarios de la aplicación y así trabajar en equipo para acelerar la búsqueda del perro. Otro punto importante es la capacidad del dispositivo de realizar las mediciones en correlación con la temperatura ambiental. Según indican sus creadores, cuando el nivel de temperatura es alto y la actividad del perro baja, su dueño sabrá que es tiempo de darle agua o llevarle a pasear. 

Además de eso, Lucky Tag también detecta las anomalías en su estado de salud, momento en el cual enviará una notificación, acompañada por un mapa del veterinario más cercano en la zona. La aplicación de momento está disponible para los dispositivos iOS pero el equipo tiene intenciones de trabajar también en una versión para Android en el futuro. Mientras tanto, el proyecto continuará desarrollándose bajo una campaña de Kickstarter prevista para durar hasta el final de año. 
 Fuente: ticbeat.com

Video

04 julio 2018

Charles Chaplin. "Vida de perros"


Film de Chaplin del año 1918, donde rescata a una perrita del acoso de una jauría de perros.

(Fragmento de la película)


A Dog’s Life fue el primer corto que Chaplin realizó con la First National. Es a la vez la producción más larga de Chaplin en esa época y el primer film en que pensó seriamente en la construcción de un argumento cómico.

Chaplin le dijo a la prensa que había estado considerando la posibilidad de trabajar con un perro desde hacía más de un año antes de hacer esta película y decidió que era el momento de realizarla. Sólo tenía que encontrar el perro perfecto. Para ello pensó en un perro salchicha, un pomerania, un poodle, un Boston Terrier o un bulldog Inglés, antes de darse cuenta que lo que necesitaba realmente era un mestizo, ya que el propio Chaplin interpretaba el papel de un vagabundo.

Chaplin recogió 21 perros de la perrera de Los Angeles y los llevó a su casa. Cuando los vecinos se quejaron por tantos perros, se redujo el número a 12 para observar cual era el mejor para lo que buscaba. Finalmente se quedó con una perrita mestiza a la que llamó Mutt, para ser su nueva compañera de reparto. Mutt era tremendamente inteligente y aprendía con rapidez todo lo que se le enseñaba.La trama de la película era muy sencilla. 

Mutt interpretaba el papel de “Scraps”, una perra vagabunda que es atacada por otros perros. Chaplin, en su papel de vagabundo, la salva de ese ataque y ese es el comienzo de una amistad perfecta; dos seres sin hogar, vagabundos y abandonados a su suerte. Juntos luchan por mantenerse  vivos a pesar del desempleo y el hambre. 
Luego Chaplin se enamora de una cantante, papel interpretado por Edna Purviance y “Scraps” juega un papel importantísimo en la película para que ambos puedan disfrutar de una vida juntos y felices.



La película fue un gran éxito en la cinematorafía de Chaplin. Incluso Mutt disfrutó de ese gran éxito, ya que gracias al afectuoso carácter y la enorme inteligencia que poseía, fue adoptada por Charles Chaplin y pasó el resto de su vida como un miembro del personal de los estudios de la estrella, aparte de ser un miembro más de la familia de Chaplin.

 

13 junio 2018

Displasia de cadera


La Displasia de Cadera (DC) de los caninos es una alteración de la conformación normal de la articulación. (Foto 1 y 2) Si bien la afección es altamente heredable, no es congénita o sea, al nacimiento no está presente. Este último motivo es el que dificulta enormemente su erradicación ya que el criador no puede descartar un animal que será displásico al nacer y solo puede ser diagnosticada fehacientemente a partir de los 3 a 4 meses de edad, momento en el cual el cachorro esta en manos de sus nuevos dueños.

Foto 1: Cadera normal



Foto 2: Cadera con displasia
Foto 3: Cadera con artrosis severa por DC










¿Cualquier perro puede verse afectado? 

Si bien la DC puede afectar a cualquier perro, de cualquier tamaño, inclusive a animales mestizos, aparece más comúnmente en razas de perros grandes y gigantes, y es precisamente en estos donde la herencia juega un rol importante.

¿Cuáles son la razas más afectadas?  


El Ovejero Alemán, el Rottweiler y el Labrador Retriever son las razas que mayor comúnmente son llevadas al veterinario por problemas de cadera. En alrededor de un 20% de los ejemplares la DC esta presente. Sin embargo, la mayor incidencia está presente en el San Bernardo donde casi el 50% de los ejemplares están afectados. Otras razas con alta incidencia son: el Mastín Napolitano, Golden Retriever, Kuvasz, Pastores Ingleses y Pastor de Berna. Menos frecuentemente el Gran Danés, Collies, Boxer, Setter Irlandés, Bretón, Cocker Spaniel, Ovejero Belga y Dálmatas. Es rara en el Doberman, Samoyedo y Siberiano y prácticamente nula en Galgos. 

¿Cómo nos damos cuenta que nuestro animal sufre DC? 


La enfermedad siempre se desarrolla durante el crecimiento del animal pero los signos clínicos pueden aparecer en esta etapa o cuando son adultos.
Todos los síntomas derivan del dolor y la inestabilidad que se produce en las caderas afectadas. Los cachorros suelen jugar poco, o juegan pero enseguida se echan. Corren con las patas juntas simulando a un conejo. Les cuesta levantarse, principalmente luego de un largo reposo. En animales severamente afectados puede verse desde atrás que sus patas están demasiado juntas y tienen poco desarrollo muscular. Hay animales que caminan encorvados ya que desplazan el peso del cuerpo hacia las patas delanteras. En algunas oportunidades renguean de una pata, generalmente la más afectada, aunque casi siempre la enfermedad afecta a las dos caderas.
En los adultos los síntomas son similares y suelen aparecer luego de los 3 años de edad.


¿Qué debemos hacer si sospechamos que nuestro perro está enfermo?

Obviamente debemos concurrir a nuestro Médico Veterinario de confianza para que lo revise y luego confirmarlo con una placa radiográfica. Esta última sirve también para evaluar el grado de afección de las caderas (Grados de Displasia), generalmente en animales jóvenes, pero en los adultos es probable que por el avance de la enfermedad aparezca lo que se llama artrosis de cadera.(Foto 3)

¿Existe algún tipo de tratamiento?

La DC es una enfermedad que, de no tratarse, avanza indefectiblemente hacia una artrosis severa, que junto a una afección secundaria de la columna vertebral puede terminar postrando al animal.
 

Existen dos tipos generales de tratamientos: el médico y el quirúrgico.
 

El tratamiento médico consiste fundamentalmente en el uso de analgésicos para calmar el dolor y medicamentos que mejoran el funcionamiento articular y son llamados condroprotectores, los cuales si bien no frenan la enfermedad, enlentecen su evolución. El tratamiento médico puede ser aplicado tanto en cachorros como en individuos adultos, teniendo que mantenerlo en mayor o menor medida a lo largo de toda la vida. Es de elección en animales que no pueden ser operados.

El tratamiento quirúrgico hoy por hoy, es indiscutiblemente la mejor alternativa, ya que tienden a cortar definitivamente el problema, evitando la medicación de por vida y produciendo una mejor calidad de recuperación para el animal. Existen cirugías, como la Triple Osteotomía de la Pelvis que se pueden hacer ya desde los 4 meses y que buscan salvar la cadera, evitando que la enfermedad progrese. Por otro lado hay cirugías para displasias severas o pacientes adultos como ser el reemplazo de la cadera enferma con una prótesis total lo que lleva a una cadera totalmente indolora y permite un funcionamiento a pleno, como el de una cadera normal. 

Fuente: dequivet.com.ar/ M.V. Andrés Alvarez
Miembro Iniciador de la Especialidad en Cirugía de Pequeños Animales. U.B.A.
Cirujano Jefe del Hospital Escuela de Pequeños Animales. U.B.A.

Director de la Clínica de Derivaciones Quirúrgicas De.Qui.Vet

Ver también : Displasia de Cadera 

01 junio 2018

Los perros en la antigua Roma



Mosaico con la leyenda CAVE CANEM (Cuidado con el perro)


En la antigua Roma eran aficionados a la caza e igual que los griegos usaban perros para que los ayudaran en esa labor. Además los usaban para el pastoreo, pero hasta el siglo I no se diferenciaban razas.  

Varron (Marcus Terentius Varro) comenta en De rerum rusticarum, que había que educar de manera distinta a los perros destinados a la caza, que a los perros que iban a ser usados como perros pastores, pues un perro educado como cazador podría herir al ganado o bien desatender sus labores para salir detrás de alguna liebre u otra presa que se cruzara.
 

A partir del siglo primero de nuestra era se puso de moda entre las clases más pudientes la tenencia de perros guardianes. Las clases más humildes, puesto que no podían permitirse adquirir estos guardianes, tenían gansos para que los alertaran de los peligros. Cuenta una leyenda que cuando los galos quisieron tomar Roma en el siglo IV a.C. los perros no alertaron a los habitantes, pero sí lo hicieron los gansos.

Los "perros de familia" tenían un antepasado común con los molosos mesopotámicos, eran robustos, grandes, con orejas cortas y erguidas, patas felinas y unos fuertes colmillos. Hay múltiples representaciones de estos perros acompañados de la frase Cave Canem (cuidado con el perro) en mosaicos . A estos perros no se los trataba precisamente bien, aunque se los cuidaba y alimentaba, pasaban su vida atados a cortas cadenas para potenciar su agresividad.



Los perros también fueron empleados con fines religiosos. Un ejemplo era en las Lupercalias (o Lupercales), su nombre deriva de lupus (lobo) e hircus (macho cabrío), los sacerdotes sacrificaban un Skylax  (cachorro de perro) y un macho cabrío. Luego tocaban en la frente con un cuchillo manchado con la sangre del sacrificio, a todos los que buscaban la purificación. Por ello llamaron a este rito Perískylacismo o purificación por medio del perro.


También eran utilizados en la guerra (Polieno los llamaba perros soldados) y en los espectáculos de gladiadores (Canis Pugnancis). En la guerra usaban a los perros para atacar, defender y además como mensajeros. Los perros de ataque iban con collares que llevaban pinchos y era el mismo que usaban en los espectáculos circenses. Quizás los descendientes más directos de estos perros son el Mastín Napolitano, el Cane Corso y los perros de presa españoles, como el Presa Canario.

Los "perros mensajeros" tenían un destino trágico ya que les hacían ingerir un tubo de cobre que en su interior escondía un mensaje, cuando el can llegaba a su destino lo destripaban para recuperar el mensaje.

En la conquista de las Galias por Julio César (siglo I a.C.), sus legiones fueron acompañadas por el que se solía emplear en los circos romanos; se trataba del moloso “Canis Pugnacis” un perro de combate dotado de una impresionante musculatura y una férrea mandíbula de acero que una vez cerrada no desprendía la presa.  Este imponente animal era también fiel compañero de los gladiadores.






Mosaico en una casa en Pompeya

Las legiones también iban acompañadas de gatos en sus largas travesías entre contienda y contienda, con la finalidad de evitar las plagas de ratas y ratones en los campamentos. Además los gatos eran símbolo de victoria.



18 mayo 2018

Insuficiencia cardiaca en perros y gatos


Con el pasar de los años, tanto los perros como los gatos van sufriendo deterioro de los distintos órganos del cuerpo, entre ellos el corazón. En el caso de los gatos, la patología más común cardíaca es la cardiomiopatía hipertrófica.  


Insuficiencia cardíaca 

En esta enfermedad lo que ocurre es que las paredes de los ventrículos aumentan su grosor, se vuelven más “duras” y rígidas, ocupan más espacio en la luz del corazón y cuesta más que la sangre sea bombeada a todo el organismo. 

Como consecuencia de esto se produce un enlentecimiento de la circulación llevando a la formación de trombos, que cuando se liberan a circulación, forman émbolos y que generalmente obstruye las arterias ilíacas trayendo consigo la sintomatología típica de parálisis de tren posterior, extremidades posteriores frías, dolor, ausencia de circulación en dichos miembros. 

En estos casos estamos en presencia de un tromboembolismo ilíaco, patología difícil de tratar y de curar. En el caso de los perros suele ocurrir la cardiomiopatia dilatada. En este caso las paredes de los ventrículos se vuelven más delgadas y por falta de “fuerza” al contraerse, la sangre no es bombeada correctamente a los distintos órganos trayendo distintos tipos de consecuencias.

Tanto en perros como en gatos, puede presentarse lo que se conoce como enfermedad valvular. Para entender mejor podemos decir que el corazón es como una “gran caja” dividida en cuatro y que hay  “puertas y paredes”  que permiten que la sangre circule en un determinado sentido. Cuando hay una enfermedad valvular ya sea por causa de una fibrosis, estenosis, dilatación, estas “puertas” comienzan a funcionar mal y se produce una mala apertura/cierre de la misma (válvula) y como consecuencia hay un cambio de tipo de flujo circulatorio, pasa de un flujo laminar (suave, parejo, uniforme, silencioso) a un flujo turbulento (brusco, desparejo, con sonido), el cual se puede definir como soplo a la auscultación. 

Si el problema es del lado derecho (válvula auriculoventricular derecha) se produce un reflujo sanguíneo hacia la vena cava caudal generando síntomas como ser: edema de miembros posteriores, ascites (líquido libre en abdomen), problemas hepáticos por la mala circulación portal, etc. Si el problema es del lado izquierdo (válvula auriculoventricular izquierda) el reflujo sanguíneo es hacia la vena pulmonar trayendo sintomatología de tipo respiratorio, y en el peor de los casos edema de pulmón. Puede pasar que la insuficiencia sea derecha e izquierda y ahí hablamos de una insuficiencia cardiaca global. 

¿Cómo nos damos cuenta que estamos en presencia de una insuficiencia cardíaca en las mascotas?


Algunos de los síntomas que podemos ver son: 
-Intolerancia al ejercicio.
-Tos (por elevación de la tráquea a expensas del agrandamiento cardíaco)
-Cianosis (coloración azulada de las mucosas por falta de oxígeno)
-Edema de miembros 
-Ascites (por lo general se nota un abdomen globoso y con sucución positiva)
-Falta de aire, agitación, posición ortopneica (posición que adopta el animal para ayudar a la entrada de aire, cuello estirado, patas separadas, jadeo, facie ansiosa)

También considerar que hay razas predispuestas a patologías cardíacas (boxer, bretón, schnauzer, etc)

¿Qué hacer frente a un caso de enfermedad cardíaca? 

A) Acudir al veterinario para una adecuada revisación.
B) Realizar estudios complementarios (electrocardiograma, ecografía abdominal y de corazón, RX tórax, análisis de sangre)
C) Cambio de dieta a una baja en sales (bajo sodio)
D) No exigir al animal frente a la necesidad de descanso o reposo.
E) Respetar posología de los tratamientos indicados por el profesional de la salud.
F) Tener en cuenta que las altas temperaturas suelen no ayudar al organismo a mantener el equilibrio y tienden a descompensarse.

La mayoría de las patologías cardíacas en perros y gatos hoy en día tienen tratamiento posible, siempre y cuando sean detectadas tempranamente y controladas correspondientemente. Hacer chequeos rutinarios aunque el animal no presente signos de descompensación, y siempre ante cualquier episodio de emergencia mantener la calma y concurrir al veterinario. 

Fuente: Foyel (c/ colaboración de Ana Paula Iapichino)

01 mayo 2018

¿Por qué los perros de razas grandes tienen una menor esperanza de vida?


Los cachorros de razas grandes tienen una capacidad glucolítica mayor que los de razas más pequeñas. 

Un grupo de investigadores estudió el mecanismo que puede permitir que las razas pequeñas envejezcan más lentamente en comparación con las razas grandes en el contexto del metabolismo celular y el estrés oxidativo. Entre las especies, los animales más grandes tienden a vivir más tiempo que los más pequeños, sin embargo, lo contrario parece ser cierto para los perros: los perros más pequeños tienden a vivir significativamente más tiempo que los perros más grandes en todas las razas. 

Los datos de mortalidad se han utilizado para afirmar que las razas más grandes “mueren jóvenes”, un enfoque propenso a una serie de sesgos inevitables; otros han utilizado modelos matemáticos de la relación entre masa al nacimiento y la masa adulta para obtener conclusiones similares, destacando que las razas más grandes pueden tener una acumulación de daño celular más rápida que les lleva a reducir de forma significativa su esperanza de vida en comparación con las razas más pequeñas. Los datos empíricos que demuestran un mecanismo fisiológico que subyace a estas diferencias aún no se han dilucidado. 

En este estudio (*), se cultivaron células de fibroblastos primarios aisladas de tejidos médicamente descartados pertenecientes a perros sénior eutanasiados y a cachorros de razas grandes y pequeñas. Se comparó el consumo de oxígeno celular, la glucólisis y el estrés oxidativo en esos cuatro grupos para describir un posible mecanismo fisiológico que explicara la disparidad de las tasas de envejecimiento en perros. 

Al parecer, esta es la primera vez que se recopilan datos empíricos para respaldar que la acumulación de daño oxidativo y las diferencias en el metabolismo celular en perros más grandes pueden ser los culpables de su menor esperanza de vida. Para realizar el estudio se cultivaron fibroblastos dérmicos de perros de razas pequeñas y grandes. Se midió el consumo de oxígeno basal (OCR), la fuga de protones y la glucólisis utilizando un analizador de flujo de oxígeno. Además, se midieron las tasas de producción de especies reactivas (RS), contenido de glutatión reducido (GSH), contenido mitocondrial, daño por peroxidación lipídica (LPO) y daño por ADN (8-OHdg). 

Los resultados sugieren que a medida que los perros de ambas tallas envejecen, la fuga de protones es significativamente mayor en perros sénior, independientemente del tamaño. Se encontró que todos los aspectos de la glucólisis fueron significativamente más altos en las razas más grandes en comparación con las razas más pequeñas. 

Se encontraron diferencias significativas entre las clases de edad en la concentración de GSH, y una correlación negativa entre el daño del ADN en cachorros y la esperanza de vida media de la raza. Curiosamente, la producción de RS no mostró diferencias en el tamaño y la edad. Por lo tanto, los perros de raza grande pueden tener tasas glucolíticas más altas y daño en el ADN, lo que sugiere un mecanismo potencial para explicar su menor esperanza de vida en comparación con los perros de razas pequeñas.

(*) Jimenez AG1, Winward J1, Beattie U1, Cipolli W2. Cellular metabolism and oxidative stress as a possible determinant for longevity in small breed and large breed dogs. 

Artículo original : PLoS One. 2018 Apr 25;13(4):e0195832. doi: 10.1371/journal.pone.0195832. eCollection 2018.



Fuente: ARGOS Portal Veterinaria

30 abril 2018

Perro sordo y casi ciego ayuda a rescatar a una niña


Queensland, Australia. (April 23-2018)
Un perro sordo y parcialmente ciego condujo a los rescatistas hasta una niña de tres años que pasó la noche y casi 15 horas perdida entre unos arbustos, informaron los medios locales. 



La policía dijo que la niña, de nombre Aurora, desapareció de la casa familiar, cerca de la localidad rural de Warwick en Queensland, el viernes 20 de abril por la tarde y el perro de la familia llamado Max, permaneció con ella hasta que la localizaron el sábado. Los rescatistas, incluidos los familiares de la niña, la encontraron a casi dos kilómetros (1,2 millas) de distancia de su casa en un terreno montañoso y accidentado, dijo a los periodistas el inspector de la policía estatal de Queensland, Craig Berry. 

La abuela de Aurora, Leisa Bennett, dijo que la niña respondió débilmente a sus gritos, entonces subió corriendo la montaña para localizarla. "Jake Miller, el tío de la niña, vino y me ayudó y cuando llegué a la cima, el perro se me acercó y me llevó directamente hacia donde estaba ella", dijo Leisa. 



Más de 100 rescatistas se unieron a la búsqueda. La pequeña sufrió solo cortes menores y abrasiones. Max, el perro, tiene aproximadamente 17 años, es sordo y parcialmente ciego. 



Por esta heroica acción Max fue designado como Perro Policía Honorario por la delegación local.


Fuentes: wreg.com y okeit.net