23 diciembre 2016

Un gato muy particular


El ruido que un día sorprendió a los vecinos de un barrio de Chiang Mai, en Tailandia, fue tan atronador que realmente pensaron que se trataba de una bomba. Al asomarse se dieron cuenta de que había sido un cortocircuito de cables sueltos. Aunque en principio no parecía haber tenido mayores consecuencias, esto cambió días después: Walai Sriboonvorakul, de 49 años, paseaba por la zona cuando encontró algo en un callejón.

En el suelo yacía indefenso un gato de aproximadamente un año al que le faltaban las patas delanteras y la cola. Los cientos de voltios del cortocircuito lo habían dejado en un estado que parecía no tener remedio. Sin embargo, Walai tenía otros planes para el pequeño felino, al que llamó "Able" (Capaz, en español). Lo llevó a su casa, donde empezó a cuidarlo y darle cariño.

Pero lo sorprendente de esta historia es ver a Able dos años después. Aunque al principio le costó un poco moverse y los gatos del vecindario se le abalanzaban para atacarlo, el amor de Walai y su hijo Copter, hizo que Able comenzara a poder desenvolverse solo. 


A Able lo comparan con un Tiranosaurio Rex o un canguro por su forma de andar, y realmente es admirable ver cómo logra hacer todo lo que se propone. Ahora puede subir y bajar escaleras, sostenerse en sus patas traseras y saltar usando la pared como un verdadero canguro. ¡Míralo en movimiento en el siguiente vídeo!