25 mayo 2016

Una estudiante de veterinaria salvó a un perro que estaba por ser sacrificado

Portland, Oregon EE.UU.

Ollie, un perro de diez años, quedó paralítico después de un viaje de campamento. No comía ni bebía y la causa era un misterio, su veterinario no podía deducir qué le pasaba, pues las radiografías y análisis no lo detectaban, por lo que sus propietarios Al y Joelle Meteney, decidieron que lo mejor sería ponerlo a dormir.
 


Sin embargo, Neena Golden, una estudiante de veterinaria, mientras estaban preparándolo para la eutanasia, acariciaba y reconfortaba a  Ollie hasta que descubrió un bulto detrás de una de las orejas. Era una garrapata. Las neurotoxinas en la saliva de la garrapata habían causado 'parálisis por garrapatas', una enfermedad poco frecuente.
 

Luego de eliminar la garrapata el cuerpo de Ollie se afeitó para eliminar alguna otra garrapata que estuviera escondida.

La enfermedad se produce cuando una garrapata hembra cargada de huevos, se prende a la piel de un animal durante muchos días y le inyecta en el torrente sanguíneo una neurotoxina que tiene en su saliva. La parálisis comienza en los miembros traseros y se va extendiendo hacia todo el cuerpo. Si no es detectada la causa, en unos días el animal muere. 
Neena Golden se encontraba casualmente en la clínica de animales, formándose en su carrera.
Fuente: dailymail.co.uk

Ver en Ruka Trewa:  ►Garrapatas
                                  ►Enfermedades causadas por garrapatas