31 octubre 2015

Crueldad sin límites

Guaymallén, Mendoza, ARGENTINA
Una pareja compuesta por un arquitecto y una odontóloga rociaron gasoil a un cachorro callejero. El animal murió esta mañana. Los aullidos del perro alertaron a los vecinos. Unas 150 personas, indignadas, hicieron hoy un piquete. 

El cachorro callejero, de unos seis meses, fue bautizado en la veterinaria donde recibió asistencia médica como "Fueguito". La pareja acusada y que ha sido imputada por la Justicia, es la del arquitecto Ricardo Manzo y la odontóloga Soledad Lucesoli. Según sus vecinos, el martes último, el arquitecto molesto con el perro que deambulaba por su casa, lo roció con gasoil y lo prendió fuego, provocándole quemaduras en el 60% de su cuerpo.


Fueron más de 150 vecinos que hicieron un piquete para escrachar la brutalidad de este hombre, en aparente complicidad con su esposa, frente a su casa en calle Azcuénaga al 2294, de Guaymallén, la más poblada de de las comunas del Gran Mendoza. Allí también funciona el consultorio odontológico de la mujer del acusado.



Los aullidos del perro alertaron a los vecinos: lo reconocieron de inmediato ya que si bien era callejero, se había ganado el cariño del barrio y era alimentado entre todos.  


Firma la petición de Change.org para que se aplique la pena máxima que prevé la Ley 14.346chn.ge/20eW9yd