18 junio 2015

La influencia del cine en la adquisición de perros


A través de los años hemos visto que las películas en las que intervienen perros tienen mucho que ver en cómo la gente ve a cada tipo de perro y esto hace que cada uno, o cada familia, quiera tener un perro de esas características.

 

Así vemos por ejemplo que en las décadas del 40, 50 y 60 hubo una creciente demanda de Pastores Escoceses (Rough Collie), debido a las películas de Lassie. Otro tanto sucedió con los Ovejeros Alemanes y los films de los intrépidos Rin Tin Tin y Ace; luego con películas como Colmillo Blanco y otras con perros del ártico o de trineo, proliferó la compra de Huskies Siberianos y Malamutes.   

“Es una buena demostración de la facilidad con la que nos influyen los medios de comunicación. Probablemente pocas personas se dan cuenta de que su elección de una raza canina depende de haber visto una película concreta. Ese efecto se mantiene durante 10 años o más”, explica Stefano Ghirlanda, profesor de Psicología, Biología y Antropología en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (EEUU).

Sin olvidar la demanda de perros Dálmata producida tras el estreno de "101 Dálmatas". Asimismo los Golden Retrievers, que fueron protagonistas de innumerables películas también tuvieron y siguen teniendo su popularidad. También Uggie, el pequeño Jack Russel de "El artista", tuvo su momento. Lo mismo sucedió con los Akita Inu, luego de la película "Siempre a tu lado"/"Hachiko".
 
El problema es que esta moda no es inocua. No tiene nada que ver con, por ejemplo, el aumento de las ventas de las gafas que llevaba Keanu Reeves en Matrix tras el estreno de la película. En el caso de Lassie y similares, las modas implican a seres vivos.  
“Cuando una raza canina se vuelve popular, hay mucha presión para producir un montón de cachorros rápidamente, lo que significa que a menudo se utilizan muy pocos individuos para la reproducción y, por lo tanto, los defectos genéticos se acumulan fácilmente porque la diversidad genética de la raza cae”, denuncia el investigador italiano.





 











La investigación de Ghirlanda muestra la volubilidad de las preferencias humanas ante el martillazo de la cultura popular. Tras el estreno en 1943 de la película 'Lassie, vuelve a casa', el número de perros Collie en los hogares de EEUU aumentó un 40% en apenas un par de años. Y tras el lanzamiento en 1959 de la película de Disney The Shaggy Dog (traducida como 'Cariño, estoy hecho un perro' en una adaptación de 2006) la cría de perros Bobtail se multiplicó por 100.

El mayor registro de perros del mundo

El equipo de Ghirlanda ha estudiado la mayor base de datos de perros del mundo, la del AKC (American Kennel Club), con 65 millones de canes registrados entre 1926 y 2005 en EEUU. Además, los científicos han encontrado 87 películas con perros en papeles principales en ese período. Su análisis, publicado en la revista científica Plos One, muestra que las 10 películas más influyentes supusieron la adquisición de unos 630.000 perros de razas que sin el efecto del cine no se habrían buscado, según su complejo análisis estadístico. Y eso sólo los 10 primeros filmes y sólo en los primeros 10 años posteriores a su estreno.



1. The Shaggy Dog, 1959. Esta película de Disney, traducida como Cariño, estoy hecho un perro en una nueva versión lanzada en 2006, provocó que la cría de perros de raza Bobtail (Viejo Pastor Inglés) se multiplicara por 100 en EEUU. El estudio no valora el número absoluto de perros de una raza, sino los cambios de tendencia. El efecto de la película supuso una adquisición extra de más de 10.000 perros Bobtail en un país en el que la raza era residual.
2. El campeón (1962). Este filme de Disney mostraba a un Setter Irlandés que prefería corretear por el campo a someterse a la disciplina a la que le sometía su estricto dueño. Tras la película, 128.000 familias estadounidenses adquirieron un Setter Irlandés.
3. Nikki, el perro salvaje del norte (1961). Esta película lanzó la moda de la raza Alaskan Malamute, unos perros acostumbrados a climas árticos que de repente se vieron en regiones templadas. Más de 16.000 Malamutes fueron criados de manera extra tras el filme.
4. Las aventuras de Rusty (1945). Unos 57.000 perros pastores alemanes llenaron las casas de las familias de EEUU tras el estreno de esta película, que mostraba las aventuras de 'Ace el perro maravilla', un habilidoso perro protagonista de varios filmes durante su vida.
5. El viaje increíble /The incredible journey (1963). Basada en la novela homónima de la escritora Sheila Burnford, contaba las peripecias de tres mascotas (un Labrador Retriever, un Bull Terrier y un gato siamés) a lo largo de 400 kilómetros desde las tierras salvajes de Canadá hasta su hogar. Supuso la cría extra de 2.000 Bull Terriers en EEUU.
6. Lassie, vuelve a casa (1943). Tras el estreno de la película, se disparó la locura por los perros de raza Collie en los hogares de EEUU. Su presencia aumentó un 40% en apenas un par de años: unos 117.000 perros más.
7. 101 dálmatas (1961). Este clásico de Disney, en el que la malvada Cruella de Vil intentaba hacerse un abrigo de piel con un centenar de cachorros, supuso 185.000 perros Dálmata más que antes de su estreno.
8. Mi leal compañero /Greyfriars Bobby (1961). El largometraje, también de Disney, relataba la pelea de dos escoceses por ganarse el amor de Bobby, un perro de raza Skye terrier. De la nada, surgieron más de 1.500 de estos perros en poco tiempo.
9. 101 dálmatas (1985). Casi un cuarto de siglo después de su estreno, la película regresó a los cines y volvió a generar una moda del Dálmata. Más de 21.000 perros extra de esta raza se incorporaron al registro de EEUU.
10. De vuelta a casa, un viaje increíble (1993). Al tener tres protagonistas diferentes (un Golden retriever, un Bulldog Americano y una gata del Himalaya), la película tuvo tres impactos y provocó el aumento inesperado de la cría de casi 90.000 retriever.

Fuente: elpais.com 



El 26 de este mes de junio MGM estrenará el film "Max", con un perro Pastor Belga Malinois como protagonista. El asunto es que el Malinois no es un perro para cualquiera. Es un perro que demanda mucha actividad y permanente ejercicio. Indefectiblemente y para mal de estos perros, que no tienen el comportamiento de un Golden, muchos serán adquiridos porque las personas vieron a "Max" y sus extraordinarias cualidades, las que son producto de muchas horas de entrenamiento y dedicación. Además el cine es, entre otras cosas, fantasía. 



Ver nota anterior sobre Max: (▼)

Estudio relacionado:  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4160180/


Nota del E.: 
Esto hace que se críen indiscriminadamente cierto tipo de perros para responder a las demandas de la "moda" del momento, lo que influye además en que los millones de perros sin hogar tengan cada vez menos posibilidades de conseguir quien los adopte.