08 octubre 2014

Excalibur... para algunos la vida no vale nada


Madrid, ESPAÑA
Ni las peticiones a través de las redes sociales, ni las protestas a las puertas de su casa, ni los mensajes de apoyo de los famosos impidieron hoy el sacrificio de Excalibur, el perro de la auxiliar de enfermería contagiada por el ébola.


La decisión de las autoridades españolas de matarlo "para evitar un posible contagio"  desató una gran oleada de reacciones que llevó el mensaje #SalvemosaExcalibur a la máxima posición mundial (trending topic) de la red social Twitter.

Todo comenzó el martes a raíz de un mensaje grabado con cámara y difundido por el marido de la mujer infectada por el ébola, quien pidió apoyo para evitar la muerte de su perro desde el hospital de Madrid en el que se encuentra aislado. "Hola, soy Javier, el marido de Teresa Romero, estoy en el hospital y hago un llamamiento a toda la población para que me ayuden a salvar a mi perro Excálibur", dijo. 

Sus palabras circularon rápidamente por las redes sociales y los partidos defensores de los animales reclamaron que se pusiera a la mascota en cuarentena, medida que se tomó con las personas que tuvieron contacto con la infectada. 

En apenas unas horas, una campaña de change.org a través de Internet recogió miles de firmas de apoyo. Hubo gritos, empujones y altercados con la policía, que cargó contra los manifestantes que intentaron impedir el paso de la furgoneta encargada del traslado

Pedimos que se le haga al perro la prueba diagnóstica y si da positivo, se le puede aislar. El debate, sin embargo, fue hoy más allá del derecho a la vida del animal y se trasladó al ámbito científico. 

Algunos expertos abogaron por no correr riesgos ante un posible contagio mientras otros vieron a Excalibur como una pieza clave en la investigación sobre el ébola. Uno de los mayores expertos internacionales sobre el virus, Eric Leroy, se mostró hoy contrario al sacrificio del perro y la consideró "importante desde el punto de vista científico", según explicó al diario "El País". Hasta ahora no hay estudios que demuestren la transmisión del ébola de un ser humano a un perro, pero algunas investigaciones sugieren que estos animales pueden ser infectados por el virus sin que muestren síntomas.

"Si tanto les preocupa este problema creo que se pueden buscar otro tipo de soluciones alternativas, como por ejemplo poner al perro en cuarentena y observación como se ha hecho conmigo. ¿O acaso hay que sacrificarme a mí por si acaso?", se preguntaba en el video grabado el marido de la mujer infectada. Cantantes, actores y diseñadores españoles defendieron a Excálibur en las redes sociales. 

Uno de los mensajes más difundidos fue el del escritor Arturo Pérez Reverte, autor de "El capitán Alatriste", quien escribió en Twitter: "Propongo poner el perro en observación y sacrificar a la ministra. No hay color".