20 septiembre 2014

Perros y contrabando


Los perros rastreadores con su notable sentido del olfato son cada vez más parte del esfuerzo global para interceptar el comercio y contrabando de vida silvestre y productos como el marfil, cuernos de rinoceronte, tortugas marinas, etc. en aeropuertos, puertos de embarque y centros de transporte público,


Los Programas "Sniffer Dog" de WWF(1) y TRAFFIC(2) son parte del compromiso continuo para combatir el crimen contra la fauna. Al combatir delitos contra la vida silvestre como una red global, se construye la capacidad de fortalecer la aplicación de la ley y disuadir a los traficantes.

WWF y TRAFFIC han hecho hotspots comerciales sobre especies silvestres amenazadas en África y Asia. Tras el éxito del programa en países como China y Rusia, los ensayos en el este de África están en curso para determinar qué aeropuertos y puertos marítimos son los más adecuados para implementar los programas a largo plazo. Una vez identificados los lugares, se puede continuar con los programas en países adicionales, incluyendo Mozambique y Kenia.



Los perros rastreadores tienen la capacidad de discriminar entre los olores más débiles. De hecho, el sentido del olfato de un perro es casi mil veces más sensible que el de un humano. Este agudo sentido permite que los perros detecten olores de especies vivas y materias primas a pesar de los esfuerzos de los contrabandistas para enmascarar los olores.


Jin Kai y Li Jin comenzaron su servicio en el Aeropuerto Internacional Guangzhou Baiyun de China, después de pasar las pruebas para la detección de productos de vida silvestre de contrabando en la banda transportadora de equipaje del aeropuerto, dentro de un contenedor de transporte y dentro de un centro de embalaje.


Entre los perros y sus manejadores se forma una gran unión, no sólo deben confiar y entender uno al otro. El perro rastreador debe comprender órdenes e instrucciones y el manejador señales y expresiones del perro.


Después de una detección exitosa, los perros son recompensados ​​con comida o juegos, lo que aumenta su afán de descubrir el contrabando y haciendo el procedimiento más eficaz.

Los perros rastreadores aumentan la eficiencia de los inspectores y funcionarios de aduanas, revisando rápidamente cargas, equipajes y paquetes sin la necesidad de mucho tiempo para abrir cada cajón, caja o paquete.


Identifican contrabando oculto, completando las acciones a menudo específicas, a veces sentado o acostado junto a un paquete sospechoso con el fin de alertar a sus manipuladores.


Los perros rastreadores están fortaleciendo la cooperación y colaboración necesarios para hacer frente a los delitos contra la vida silvestre. Los perros pueden parecer lindos, pero su mensaje es claro: no pueden ser engañados. Su misión es detener el crimen.


 

Fuente: http://www.worldwildlife.org/



(1) WWF (World Wildlife Found) es la mayor organización conservacionista independiente del mundo. Fundada en 1961 por Bernardo de Ñippe-Biesterfeld, tiene su sede en Gland, Vaud, Suiza y representacipnes en más de 100 países.
http://www.wwf.org/
 

(2) TRAFFIC (Trade Records Analysis of Flora and Fauna in Commerce) es el programa de WWF especializado en el monitoreo y análisis del comercio de fauna y flora silvestre y tiene como meta principal asegurar que el comercio de plantas y animales de origen silvestre no represente una amenaza para la conservación de la naturaleza.

Como un programa de WWF y la UICN (Unión Mundial para la Naturaleza), TRAFFIC, la red mundial más grande para el monitoreo del comercio de especies de origen silvestre, creada en 1976, tiene más de 20 oficinas alrededor del mundo y trabaja en estrecha colaboración con la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).