30 septiembre 2014

Alergia a los perros


¿Qué es la alergia a los perros?

Para que una alergia a los perros exista se debe producir un contacto previo con el animal. El contacto dependerá de la sensibilización que tenga la persona al alérgeno que provoca las reacciones alérgicas. Si es muy sensible, sólo con el contacto físico se producirá una reacción. Otras personas, por el contrario, empiezan su sintomatología una vez respirado el aire que lleva partículas de alérgeno del animal.

La alergia a los perros se está convirtiendo en un problema general o muy frecuente en cada hogar. Son muchos los que adoptan un perro en sus casas y de todos los integrantes de la familia, casi seguro que uno de ellos es alérgico al animal.

La principal causa de la alergia a los perros es su caspa o escamas de la piel, que van dejando caer poco a poco en el ambiente. Esta caspa al ser de un tamaño muy pequeño queda en el aire depositándose en muebles, alfombras, ropas o siendo inhaladas por la persona. También, la saliva y la orina son dos alérgenos a tener en cuenta en el perro.


Alérgenos


La sustancia alergénica de los perros son las proteínas que produce el organismo del animal, el alérgeno más importante es el Can f1 que proviene de la caspa, pelo y saliva.


Alérgenos identificados:


• Can f 1 (caspa, pelo y saliva), un 70 % de los pacientes alérgicos reaccionan a él. • Can f 2 (caspa y saliva) • Can f 3 (proteína sérica)


Síntomas

Los síntomas alérgicos aparecen por el contacto del alérgeno a través del aire que se respira. Se manifiesta por:
 
• Estornudos • Congestionamiento nasal • Picor de ojos • Picor de nariz, paladar, oídos y garganta. • Rinorrea acuosa • Conjuntivitis • Tos irritativa • Pitos en el pecho • Dificultad respiratoria • Opresión en el pecho • Asma


Diagnóstico

Son varias técnicas o pruebas las que confirman el diagnóstico de una alergia al perro en el paciente. Tras comprobar el resultado de estas pruebas es el alergólogo quien diagnostica a la persona y quien la tratará posteriormente. Las pruebas que se realizan son:


- Prueba del test Prick:
Se aplica una pequeña cantidad del alérgeno sobre la piel del paciente, se suele hacer en la zona del antebrazo. Se realiza una pequeña fisura o punción debajo de la gota del alérgeno y se espera a que reaccione con el organismo. Si traspasados unos 15 minutos de la prueba se observa la piel enrojecida o con urticaria querrá decir que la prueba ha dado positiva.

- Análisis de la IgE total en sangre: 
Se extrae sangre al paciente para su posterior análisis en el laboratorio. Allí se determinará la cantidad de anticuerpos IgE (inmunoglobina E) que existen en sangre para saber si la persona es alérgica a ese alérgeno que se está estudiando.





Tratamientos

El principal tratamiento es evitar el contacto total con el animal, para que no se produzca una reacción alérgica al inhalar el alérgeno perjudicial. Pero si se tiene cariño al perro será muy difícil deshacerse del animal, por eso lo mejor es seguir estos tres pasos para mejorar la alergia.


1. Prevención: Se pueden minimizar los síntomas alérgicos sabiendo convivir con nuestro perro. No dejarlo entrar en la habitación donde se duerme, limpiando escrupulosamente sofás, alfombras y lugar donde duerme el perro, no acercarse en exceso al animal cuando está en épocas de muda del pelo, lavarse muy bien las manos y la cara después del contacto. 


2. Tratamiento de los síntomas con antihistamínicos: Siempre prescrito por el médico de familia o alergólogo.


3. Tratamiento con vacunas antialérgicas: el mejor tratamiento para prevenir la alergia e incluso llegar a curar es la vacuna para la alergia. Se ha demostrado que estas vacunas con el alérgeno del perro son muy eficaces para tratar la alergia al animal.



¿Desaparece? - Prevalencia

La alergia al perro prevalece durante toda la vida, pero esto no significa que no se pueda tener una mascota en casa. Es muy duro tener que separase de un animal muy querido por el hecho de tener alergia.  

Hay remedios y tratamiento de prevención para llevar una vida con normalidad entre una persona alérgica y su perro.



Consejos

• Se pueden encontrar en el mercado soluciones o productos indicados para reducir la cantidad de alérgenos en el animal. Son lociones que se aplican directamente sobre la piel del animal o con ayuda de un paño una vez por semana. Con esto disminuirá la cantidad de caspa en el perro y con ello habrá menos alérgenos en el ambiente.


• Se debe limpiar perfectamente la cama del animal, la caseta, las alfombras, cojines, sofás, moquetas, etc. donde se acueste el perro. Es aconsejable pasar frecuentemente el aspirador por la zona para controlar posibles partículas que provoquen reacciones alérgicas.


• Tener al perro desparasitado también ayuda a prevenir las alergias. Las pulgas, garrapatas, ácaros y demás producen picor e irritación en la piel del animal y hacen que el perro se rasque más de lo normal y produzca muchas más escamas de piel.


• Hay que cepillar muy a menudo el pelo del perro. Es preferible que realice esta tarea una persona que no sea alérgica para que no se perjudique al hacerlo. Siempre se debe hacer fuera de la casa para que los restos de escamas, caspa y otros, no queden en el ambiente de la vivienda.


• Mantener a la mascota fuera de la habitación donde se pasan muchas horas de sueño o en el día. Con esto se conseguirá reducir un alto porcentaje de alérgenos perjudiciales para la persona alérgica.


• Bañar a menudo al perro también ayuda a mantener a raya los alérgenos en su piel.




Fuente: alergias.net

Nota del E:  
Los gatos también tienen proteínas similares que produen alergia, una de ellas es la Fel f1.

Perros en el metro de Barcelona

Barcelona, España
A partir de mañana 1 de octubre, los perros podrán subir al metro de la ciudad de Barcelona.

 


Con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat, Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) ha modificado el reglamento para así permitir la entrada de perros en el metro.

Hasta el 1 de octubre sólo podían acceder al metro los perros guía, los de asistencia, los perros de seguridad y los perros que iban en trasportines rígidos.

A partir del miércoles 1 de octubre del año 2014 los perros podrán acceder al metro siempre que vayan debidamente identificados con su chip y estando inscritos en el registro censal municipal. Debemos saber que habrá algunas restricciones.



El acceso de los perros al metro de Barcelona tendrá limitación horaria:

- Fines de Semana Horario completo, sin limitación de acceso.
- Entre el 24 de Junio y el 11 de septiembre Horario completo, sin limitación de acceso.
- Laborales entre el 11 de septiembre y el 24 de Junio, los perros no podrán acceder entre las 07:00-09:30 y 17:00-19:00.

Además el viajero sólo puede llevar un perro, los menores de 16 años no podrán llevar perros considerados potencialmente peligrosos según la legislación vigente. Los perros deberán llevar bozal, con correa no extensible de menos de 50 cm a la persona que lo lleve. Todos estos requisitos tendrán que ser cumplidos desde el mismo acceso a la estación de metro hasta que el animal salga a la calle.

Los perros podrán utilizar ascensores y escaleras normales, no podrán utilizar las escaleras mecánicas.

 

ESPECIAL ATENCIÓN:

La persona responsable del perro será su portador. La persona propietaria del perro será su responsable subsidiaria. Se tendrá que evitar obstruir el paso del resto de pasajeros, en las puertas de ascensores, trenes, etc.

Se podrá limitar el acceso a los perros por aglomeraciones o preservar la seguridad de los viajeros y de los propios animales.


Fuente: schnauzi.com

29 septiembre 2014

El megaesófago en el perro


Un problema difícil de detectar

Es un problema menos conocido y tampoco muy frecuente. Pero no por eso menos molesto. Es conveniente saber detectarlo al comienzo, no cuando ya está muy avanzado. 



Si nota que su perro mientras come o justo después de comer, de repente regurgita comida junto con una espuma blanca, puede ser que tenga o esté desarrollando el problema conocido como Megaesófago.
Lo primero que hay que hacer es acudir al veterinario para que haga un examen y así poder saber si el perro tiene o no este problema.


A continuación ofrecemos algunos datos orientativos que pueden ayudar a entender mejor de qué se trata y lo que puede hacer para intentar ayudar a su perro. 

¿Qué es el megaesófago canino?


Simplificando mucho el tema se puede decir que un esófago sano es un conducto recto que va desde la boca hacia el estómago.
Megaesófago es un conducto cuyo paréd ha cedido hacia afuera, formando una bolsa de menor o mayor tamaño dentro de la cual se queda la comida y el liquido ingerido. Por esto, cuando el perro come, los alimentos no llegan hasta el estómago y pasado un tiempo de haber permanecido en esa "bolsa" son expulsados (regurgitados).

  • Un megaesófago es difícil de detectar y diagnosticar y las opciones médicas son pocas. Sin embargo, muchos de los perros afectados pueden llevar una vida relativamente normal.
  • Los músculos del esófago no funcionan y no pueden mover los alimentos o el agua hacia el estómago. (Es como un globo que se infla varias veces y luego se cuelga inerte.)
  • El resultado es que los alimentos ingeridos permanecen dentro del esófago en la cavidad torácica y nunca llegan al estómago.
  • La complicación más grave es que el líquido digestivo/alimentos llenan el esófago causando que éste desborde, lo cual por lo general da lugar a la aspiración del líquido digestivo/alimentos, lo que lleva a una neumonía. (neumonía por aspiración)
  • Megaesófago puede ocurrir a cualquier edad, tanto en un cachorro como en un perro más viejo. Si afecta a un cachorro la causa suele ser genética. Si no es secundario a otra enfermedad en los animales adultos, se llama "idiopática" (causa desconocida).
  • Megaesófago puede ser secundario a otras enfermedades como la miastenia gravis, la enfermedad de Addison y otros trastornos neurológicos. 

         

Los síntomas


  • La regurgitación de agua, mucosas o los alimentos. Es muy típico ver una gran cantidad de liquido con mucha espuma blanca regurgitada. (Regurgitar es vomitar sin previo aviso, "vómitos" se asocia con náuseas.)
  • Pérdida de apetito o la negativa a comer.
  • Pérdida repentina de peso.
  • Dificultad para tragar, exagerados y/o frecuentes intentos de tragar.
  • Tratar de aclarar la garganta frecuentemente con un sonido "entrecortado".
  • Aliento de olor fétido.
  • Muchos perros pueden ser mal diagnosticados con un problema gastrointestinal.
  • Neumonía por aspiración es una complicación frecuente.
      

Tratamiento


  • El perro tiene que ser colocado en una posición de alimentación vertical inmediatamente para evitar el hambre y/o neumonía por aspiración. (Nota: No quiere decir poner su "comedero en alto." Elevar el recipiente no coloca el esófago en la orientación correcta para que la gravedad vaya a funcionar.)
  • El perro debe permanecer en la silla por 20-30 minutos después de la alimentación para que la gravedad pueda hacer su trabajo.
  • Un alimento bajo en residuos o bajo en grasa, batido o en "albóndigas" funciona mejor. (Si se utiliza el método de albóndigas, éstas deben tragarse enteras.) Cada perro es diferente y se debe experimentar con la consistencia de los alimentos para ver qué le funciona mejor.
  • Se recomiendan múltiples tomas, 3-4 comidas al día.
  • Los líquidos se deben consumir en posición vertical.
  • Los medicamentos pueden incluir un reductor de ácido 1 o 2 veces por día. Medicamentos que aumentan la motilidad para ayudar a vaciar el estómago y así reducir al mínimo el reflujo del estómago al esófago. Y/o una "venda" esofágica para la esofagitis. También puede ser necesario el uso de antibióticos para la neumonía por aspiración.  
  • La alimentación vertical se puede lograr con una Silla Bailey.

 

Razas con mayor incidencia


Como ocurre con muchos defectos, el megaesófago también es un defecto genético en muchas razas. Esto quiere decir que en las razas afectados el problema se puede heredar de padres a hijos.


Shar Pei
Bulldog Francés
Dogo Alemán (Gran Danés)
Greyhound
Setter Irlandés
Fox Terrier de pelo duro
Golden Retriever
Labrador Retriever
 

A continuación vemos el video de un perro que nació con megaesófago congénito. Cuando el esófago está agrandado y no tiene ninguna movilidad muscular impide tragar alimentos cuando el perro está en posición horizontal.
Sin ayuda, la comida queda atrapada en la garganta. Pero gracias a una silla especial, el perro queda en posición vertical y la fuerza de gravedad ayuda al alimento a bajar hasta el estómago. Obviamente, ser dueño de un perro en esas condiciones no es una tarea sencilla, porque se necesita mucha paciencia, pero eso no es imposible para quien realmente ama a los animales.

El hombre del video, entrenó a su perro a sentarse en una silla especial (modelo conocido como "Silla Bailey").





Cómo fabricar una Silla Bailey

http://www.escuelacaninamaya.com/downloads/Silla-Bailey.pdf
Click en el link para ver instrucciones



Nota: Este artículo está hecho con un objetivo meramente informativo. En caso de dudas debe consultar siempre con su veterinario ya que es el profesional indicado para esto y cada caso es particular.

Fuente:  Escuela Canina Maya

Vacunación



El cachorro está protegido por los anticuerpos contenidos en el calostro de la madre. Por lo general, la primera vacuna es contra la parvovirosis, que puede administrarse a partir de la sexta semana.

Si se trata de razas como Rottweiler, Husky, Dobermann o Golden Retriever, es posible colocar la primera dosis antes de los 45 días, debido a que estas razas son muy susceptibles a esta enfermedad.



Las demás vacunas se efectúan sobre los dos meses y medio, para evitar la enfermedad de Carré (también llamada moquillo), la hepatitis, la parvovirosis y la leptospirosis, además de la llamada tos de las perreras, un síndrome respiratorio infeccioso y contagioso.

A los tres meses y medio de edad, se dará la segunda vacuna que protegerá al perro contra el moquillo, el adenovirus tipo 2, la hepatitis infecciosa C y la leptospirosis. También se le administrará al mismo tiempo una segunda dosis para el parvovirus y opcionalmente, para el coronavirus.

A las 12 semanas, se repite una dosis de la vacuna anterior y la tercera dosis del parvovirus.
Por último, la vacuna contra la rabia se coloca a partir de los cuatro meses de edad.



VACUNA
Efectos secundarios
Parvovirus, coronavirus, moquillo.
Ocasionalmente fiebre
Parvovirus, coronavirus, moquillo, leptospirosis, hepatitis, tos de las perreras.
Fiebre
Parvovirus, coronavirus, moquillo, leptospirosis, hepatitis, tos de las perreras. CHIP
Fiebre
Rabia (obligatoria)
No

 

Un seguimiento para toda la vida

Anualmente, habrá que repetir la vacuna séxtuple y la de la  rabia.
También debemos tener en cuenta la vacuna contra la leishmaniasis.

El calendario de vacunación dependerá de la localidad y entorno donde vive el animal. En un medio no infectado, se procederá con recordatorios cada año o cada dos años.



28 septiembre 2014

Lord Byron y su perro


Lord Byron (1788-1824) tenía un perro Terranova al que amaba llamado Boatswain (contramaestre), que murió de rabia y fue enterrado, con un monumento mayor que el otorgado posteriormente a su amo quien murió a los 36 años. 

La inscripción es del poema de Byron 'Epitafio para un perro'.



"Near this spot
are deposited the Remains of one
who possessed Beauty without Vanity,
Strength without Insolence,
Courage without Ferosity,
and all the Virtues of Man without his Vices.

This praise, which would be unmeaning Flattery
If inscribed over human Ashes,
Is but a just tribute to the Memory of
    B O A T S W A I N,  a  D O G
who was born at Newfoundland May 1803
and died at Newstead Nov. 18, 1808".

"When some proud Son of Man returns to Earth,
Unknown to Glory, but upheld by Birth,
The sculptor’s art exhausts the pomp of woe,
And storied urns record who rests below.
When all is done, upon the Tomb is seen,
Not what he was, but what he should have been.
But the poor Dog, in life the firmest friend,
The first to welcome, foremost to defend,
Whose honest heart is still his Master’s own,
Who labours, fights, lives, breathes for him alone,
Unhonoured falls, unnoticed all his worth,
Denied in heaven the Soul he held on earth –
While man, vain insect! hopes to be forgiven,
And claims himself a sole exclusive heaven.

Oh man! thou feeble tenant of an hour,
Debased by slavery, or corrupt by power –
Who knows thee well, must quit thee with disgust,
Degraded mass of animated dust!
Thy love is lust, thy friendship all a cheat,
Thy tongue hypocrisy, thy heart deceit!
By nature vile, ennobled but by name,
Each kindred brute might bid thee blush for shame.
Ye, who behold perchance this simple urn,
Pass on – it honours none you wish to mourn.
To mark a friend’s remains these stones arise;
I never knew but one -- and here he lies."



"Aquí reposan los restos
de una criatura
que fue bella sin vanidad
fuerte sin insolencia,
valiente sin ferocidad,
y tuvo todas las virtudes del hombre
y ninguno de sus defectos".

"Esta alabanza, que sería una adulación sin sentido
Escrita sobre cenizas humanas,
No es más que un justo homenaje a la memoria de
"B O A T S W A I N", un P E R R O
Quien nació en Terranova,
En mayo de 1803,
Y murió en la abadía de Newstead
el 18 de noviembre 1808".
[...]




Monumento a Boatswain en Newstead Abbey en Nottinghamshire, UK.

Aden y Eteo

En la ciudad costera de Newburyport (Masachussets, EE.UU.),  Aden, un niño de tres años pasea en su automóvil de juguete y quien lo lleva es su perro Eteo, un Pastor Belga Malinois.




Video

Eteo es un perro de protección personal capacitado por Protection Dogs Plus en New Hampshire.
Enseñado a atacar y defender contra los malos, también es un gran perro en familia.

Fuente: Daily Mail - UK

Corazón de niño

Queens (Nueva York, EE.UU)
Algunos adultos aún conservan su corazón de niño. Y así lo demostró el padre de Philip Michaels, quien reaccionó entre emocionado y eufórico al ver al nuevo miembro de la familia


Seis meses atrás, murió el Bichon Maltés que los acompañó durante los últimos 15 años y el jefe de familia quedó inconsolable con esa pérdida.Un día, el padre de Philip le mostró fotos de un perro que vio por la ciudad. Fue entonces que él y su madre decidieron que ya era tiempo de que la familia tuviera un nuevo miembro.
Cuando faltaban pocas semanas para la Navidad del 2012, madre e hijo fueron al establecimiento donde adquirieron a su anterior mascota y optaron por un Bichon Habanero, como el de las fotos. Philip y su madre le dijeron al padre que iban a comprar víveres, pero en verdad estaban yendo a buscar el cachorro. Luego ella le pidió que le ayudara a bajar las compras que estaban en el auto.
 

Su tierna reacción quedó registrada en un video que fue subido en YouTube el 01 de enero del 2013. Hasta la fecha, tiene más de 4.000.000 de visitas.



Fuente: Perú21

28 de Septiembre


27 septiembre 2014

Elegía en la muerte de un perro - Miguel de Unamuno (1864-1936)


Un amigo de Unamuno, el Dr. Bernardo Velarde, tenía un perro San Bernardo, Barry, que había traído de Einsenberg (Alemania), del cual Unamuno se encariñó mucho. Al enterarse de su muerte, compuso el siguiente poema y fue él quien le puso epitafio.

La quietud sujetó con recia mano
al pobre perro inquieto,
y para siempre
fiel se acostó en su madre
piadosa tierra.
Sus ojos mansos
no clavará en los míos
con la tristeza de faltarle el habla;
no lamerá mi mano
ni en mi regazo su cabeza fina
reposará.
Y ahora, ¿en qué sueñas?
¿dónde se fue tu espíritu sumiso?
¿no hay otro mundo
en que revivas tú, mi pobre bestia,
y encima de los cielos
te pasees brincando al lado mío?
¡El otro mundo!
¡Otro... otro y no éste!
Un mundo sin el perro,
sin las montañas blandas,
sin los serenos ríos
a que flanquean los serenos árboles,
sin pájaros ni flores,
sin perros, sin caballos,
sin bueyes que aran...
¡el otro mundo!
¡Mundo de los espíritus!
Pero allí ¿no tendremos
en torno de nuestra alma
las almas de las cosas de que vive,
el alma de los campos,
las almas de las rocas,
las almas de los árboles y ríos,
las de las bestias?
Allá, en el otro mundo,
tu alma, pobre perro,
¿no habrá de recostar en mi regazo
espiritual su espiritual cabeza?
La lengua de tu alma, pobre amigo,
¿no lamerá la mano de mi alma?
¡El otro mundo!
¡Otro... otro y no éste!
¡Oh, ya no volverás, mi pobre perro,
a sumergir los ojos
en los ojos que fueron tu mandato;
ve, la tierra te arranca
de quien fue tu ideal, tu dios, tu gloria!
Pero él, tu triste amo,
¿te tendrá en la otra vida?
¡El otro mundo!...
¡El otro mundo es el del puro espíritu!
¡Del espíritu puro!
¡Oh, terrible pureza,
inanidad, vacío!
¿No volveré a encontrarte, manso amigo?
¿Serás allí un recuerdo,
recuerdo puro?
Y este recuerdo
¿no correrá a mis ojos?
¿No saltará, blandiendo en alegría
enhiesto el rabo?
¿No lamerá la mano de mi espíritu?
¿No mirará a mis ojos?
Ese recuerdo,
¿no serás tú, tú mismo,
dueño de ti, viviendo vida eterna?
Tus sueños, ¿qué se hicieron?
¿Qué la piedad con que leal seguiste
de mi voz el mandato?
Yo fui tu religión, yo fui tu gloria;
a Dios en mí soñaste;
mis ojos fueron para ti ventana
del otro mundo.
¿Si supieras, mi perro,
qué triste está tu dios, porque te has muerto?
¡También tu dios se morirá algún día!
Moriste con tus ojos
en mis ojos clavados, 
tal vez buscando en éstos el misterio
que te envolvía.
Y tus pupilas tristes
a espiar avezadas mis deseos,
preguntar parecían:
¿Adónde vamos, mi amo?
¿Adónde vamos?
El vivir con el hombre, pobre bestia,
te ha dado acaso un anhelar oscuro
que el lobo no conoce;
¡tal vez cuando acostabas la cabeza
en mi regazo
vagamente soñabas en ser hombre
después de muerto!
¡Ser hombre, pobre bestia!
Mira, mi pobre amigo,
mi fiel creyente;
al ver morir tus ojos que me miran,
al ver cristalizarse tu mirada,
antes fluida,
yo también te pregunto: ¿adónde vamos?
¡Ser hombre, pobre perro!
Mira, tu hermano, 
ese otro pobre perro,
junto a la tumba de su dios, tendido,
aullando a los cielos,
¡llama a la muerte!
Tú has muerto en mansedumbre,
tú con dulzura, 
entregándote a mí en la suprema
sumisión de la vida;
pero él, el que gime
junto a la tumba de su dios, de su amo,
ni morir sabe.

Tú al morir presentías vagamente
vivir en mi memoria,
no morirte del todo,
pero tu pobre hermano
se ve ya muerto en vida,
se ve perdido
y aúlla al cielo suplicando muerte.

Descansa en paz, mi pobre compañero,
descansa en paz; más triste
la suerte de tu dios que no la tuya.
Los dioses lloran,
los dioses lloran cuando muere el perro
que les lamió las manos,
que les miró a los ojos,
y al mirarles así les preguntaba:
¿adónde vamos?

Miguel de Unamuno junto a Barry

Origen del perro


El perro desciende de un lobo antiguo extinto y su origen no está relacionado con la agricultura

Perro de Greene County III, Illinois, datado en 8,5 ka. (Del Baston, Center for American Archaeology)

Se ha especulado que la domesticación de los perros se produjo hace 15 ka en el este de Asia. Pero los restos más antiguos conocidos de animales como perros provienen de Europa y Siberia y se remontan unos 30 ka.


Los científicos 

O. Thalmann, B. Shapiro, P. Cui, V. J. Schuenemann, S. K. Sawyer, D. L. Greenfield, M. B. Germonpré, M. V. Sablin, F. López-Giráldez, X. Domingo-Roura, H. Napierala, H-P. Uerpmann, D. M. Loponte, A. A. Acosta , L. Giemsch, R. W. Schmitz, B. Worthington, J. E. Buikstra, A. Druzhkova, A. S. Graphodatsky, N.D. Ovodov, N. Wahlberg, A. H. Freedman, R. M. Schweizer, K.P. Koepfli, J. A. Leonard, M. Meyer, J. Krause, S. Pääbo, R. E. Green y R. K. Wayne 

han estudiado los datos genéticos completos del ADN-mt de 18 lobos prehistóricos y cánidos europeos y americanos y 77 perros, 49 lobos y 4 coyotes modernos, incluyendo las razas antiguas, como el Basenji, el Dingo, así como razas chinas.

Lobos y cánidos prehistóricos que formaron parte de la muestra.


Según los resultados

En los perros actuales se distinguen cuatro linajes genéticos con origen en Europa. El clado más numeroso se originó hace 18,8 ka. A este clado pertenece un ejemplar de una cueva de Suiza datado en 14,5 ka. Todos los perros actuales descienden de una hembra de hace 32,1 ka, mucho antes de la revolución agrícola.
Según los autores, estos resultados implican que los perros domésticos son la culminación de un proceso que se inició con los cazadores-recolectores europeos y los cánidos con los que interactuaban: Los perros primitivos se habrían aprovechado de los cadáveres que dejaban atrás aquellos cazadores, y pudieron prestar ayuda a los humanos en la captura de presas o en la defensa frente a grandes depredadores.
La mayoría de los perros actuales resultaron estar más estrechamente relacionados con los lobos antiguos que con los modernos. La población que dio origen a los perros modernos probablemente ya esté extinta.

Es posible la existencia de otros procesos de domesticación que no hayan dejado descendencia.

Evidencias arqueológicas

El hallazgo con datación más antigua, corresponde a la Cueva Razboinichya en los montes Altai (Siberia) donde se localizó un cráneo, una mandíbula y varios dientes en perfecto estado de conservación, datados en 33 ka.
En el yacimiento belga de Goyet durante de una excavación en el siglo XIX, aparecieron restos datados en 31,7 ka. Presenta una mayor capacidad craneal y un hocico más corto y ancho, pero sobretodo un mayor tamaño en los dientes.En el yacimiento gravetiense de Předmostí, Moravia, República Checa, se encontraron restos de primitivos perros (2011), datados en 26-24 ka. Uno de los cráneos presenta especial interés ya que fue enterrado ritualmente con un hueso de mamut entre los dientes. Los investigadores plantearon en su momento la hipótesis de que fueron empleados como animales de carga debido a su gran tamaño.
La cueva de Chauvet ha conservado las huellas de un niño acompañado por un perro. Restos de antorcha han permitido datar las pisadas mediante el análisis del C14 en más de 26 ka.
En Eliseevichi I, en la cuenca del río Dniéper, en las estepas de Ucrania, se encontraron evidencias de perros datadas entre 17-13 ka.
El perro de Mezhirich (Ucrania) está datado en 15 ka y el de Kesserloch (Suiza) en 15-12 ka.
 
Esto quiere decir que la transformación de lobo a perro ocurrió mucho antes y que el lobo fue el primer animal domesticado por el sapiens.

Evidencias genéticas

Un estudio del ADN mitocondrial de lobos y perros (C. Vilà, 1997) llegó a la conclusión de que los perros más antiguos podrían haberse originado hace 100 ka.



Enlaces:
Reseña de la Universidad de Tübingen
Comentarios de Stuart Wolpert
Comentarios de Elizabeth Pennisi
Comentarios de Carl Zimmer
Comentarios de Jonathan Amos
Comentarios de Ewen Callaway
Comentarios en Hominidés
Comentarios de Javier Salas
Comentarios de Guillermo Caso de los Cobos
Comentarios de David Sánchez

Modelo demográfico de la domesticación del perro



Adam H. Freedman, Ilan Gronau, Rena M. Schweizer, Diego Ortega-Del Vecchyo, Eunjung Han, Pedro M. Silva, Marco Galaverni, Zhenxin Fan, Peter Marx, Belen Lorente-Galdos, Holly Beale, Oscar Ramirez, Farhad Hormozdiari, Can Alkan, Carles Vilà, Kevin Squire, Eli Geffen, Josip Kusak, Adam R. Boyko, Heidi G. Parker, Clarence Lee, Vasisht Tadigotla, Adam Siepel, Carlos D. Bustamante, Timothy T. Harkins, Stanley F. Nelson, Elaine A. Ostrander, Tomas Marques-Bonet, Robert K. Wayne y John Novembre,  generaron las secuencias del genoma de alta calidad a partir de:

 —Tres lobos grises.
    Un lobo de cada una de las tres zonas propuestas como origen de la domesticación del perro.
  
 —Dos perros de linajes antiguos.
    Un perro Basenji y un perro Dingo.
    
Un chacal dorado (outgroup)

Los perros y los lobos divergieron por un proceso dinámico, con cuellos de botella de población en ambos linajes y el flujo génico post-divergencia.

En los perros, el cuello de botella implicó una reducción del tamaño de la población a la 17-49ava parte.

En los lobos, el cuello de botella se produjo poco después de la divergencia con los perros.


No se han conseguido indicios sobre el origen geográfico de la domesticación, pero en todo caso se pone en duda una procedencia del sudeste de Asia. Esto sugiere que el perro proviene de una especie de lobo extinta.

La posible fecha de la domesticación inicial del perro, queda en el rango de 16-11 ka, anterior al surgimiento de la agricultura. Los autores analizaron los datos genéticos de otras doce razas de perro y encontraron que el Husky siberiano y el Dingo, que no están relacionados con sociedades agrícolas, no tienen genes para la amilasa, que produce la digestión del almidón. En cambio estos genes sí están presentes en lobos.



Fuentes:

Enlace a Sciencemag.org
Comentarios en Dienekes
Noticia en ABC
Reseña de Guillermo Caso de los Cobos
"La domesticación de los animales"

Juan Manuel Fernández López / paleoantropologiahoy.blogspot.com

26 septiembre 2014

Los perros en la Roma antigua



Mosaico con la leyenda CAVE CANEM (Cuidado con el perro)


En la antigua Roma eran aficionados a la caza e igual que los griegos usaban perros para que los ayudaran en esa labor. Además los usaban para el pastoreo, pero hasta el siglo I no se diferenciaban razas.  

Varron (Marcus Terentius Varro) comenta en De rerum rusticarum, que había que educar de manera distinta a los perros destinados a la caza, que a los perros que iban a ser usados como perros pastores, pues un perro educado como cazador podría herir al ganado o bien desatender sus labores para salir detrás de alguna liebre u otra presa que se cruzara.
 

A partir del siglo primero de nuestra era se puso de moda entre las clases más pudientes la tenencia de perros guardianes. Las clases más humildes, puesto que no podían permitirse adquirir estos guardianes, tenían gansos para que los alertaran de los peligros. Cuenta una leyenda que cuando los galos quisieron tomar Roma en el siglo IV a.C. los perros no alertaron a los habitantes, pero sí lo hicieron los gansos.

Los "perros de familia" tenían un antepasado común con los molosos mesopotámicos, eran robustos, grandes, con orejas cortas y erguidas, patas felinas y unos fuertes colmillos. Hay múltiples representaciones de estos perros acompañados de la frase Cave Canem (cuidado con el perro) en mosaicos . A estos perros no se los trataba precisamente bien, aunque se los cuidaba y alimentaba, pasaban su vida atados a cortas cadenas para potenciar su agresividad.



Los perros también fueron empleados con fines religiosos. Un ejemplo era en las Lupercalias (o Lupercales), su nombre deriva de lupus (lobo) e hircus (macho cabrío), los sacerdotes sacrificaban un Skylax  (cachorro de perro) y un macho cabrío. Luego tocaban en la frente con un cuchillo manchado con la sangre del sacrificio, a todos los que buscaban la purificación. Por ello llamaron a este rito Perískylacismo o purificación por medio del perro.


También eran utilizados en la guerra (Polieno los llamaba perros soldados) y en los espectáculos de gladiadores (Canis Pugnancis). En la guerra usaban a los perros para atacar, defender y además como mensajeros. Los perros de ataque iban con collares que llevaban pinchos y era el mismo que usaban en los espectáculos circenses. Quizás los descendientes más directos de estos perros son el Mastín Napolitano, el Cane Corso y los perros de presa españoles, como el Presa Canario.

Los "perros mensajeros" tenían un destino trágico ya que les hacían ingerir un tubo de cobre que en su interior escondía un mensaje, cuando el can llegaba a su destino lo destripaban para recuperar el mensaje.

En la conquista de las Galias por Julio César (siglo I a.C.), sus legiones fueron acompañadas por el que se solía emplear en los circos romanos; se trataba del moloso “Canis Pugnacis” un perro de combate dotado de una impresionante musculatura y una férrea mandíbula de acero que una vez cerrada no desprendía la presa.  Este imponente animal era también fiel compañero de los gladiadores.






Mosaico en una casa en Pompeya

Las legiones también iban acompañadas de gatos en sus largas travesías entre contienda y contienda, con la finalidad de evitar las plagas de ratas y ratones en los campamentos. Además los gatos eran símbolo de victoria.



25 septiembre 2014

La inteligencia de los perros

'La inteligencia de los perros está fuera de toda discusión'

Por Humberto Eco



Una mujer salió a buscar hongos acompañada por una amiga y la perra de su amiga. Fue picada por una avispa y cayó en un shock anafiláctico. Dejó de respirar y su amiga telefoneó pidiendo ayuda, pero esa ayuda tardaba en llegar porque estaban en un bosque tupido y era difícil determinar su localización exacta.

La perra —en lugar de permanecer allí, lamiendo la mano de la mujer agonizante, como su instinto le hubiera mandado— salió como un cohete, cruzó el bosque, encontró a los rescatistas y los guió hasta el lugar correcto. 




El etólogo italiano Danilo Mainardi narró esta historia en el diario Corriere della Sera para ilustrar que "los perros no están gobernados totalmente por el instinto y exhiben también un comportamiento inteligente". La perra de esta anécdota no sólo hizo caso omiso de su instinto de permanecer con la persona lesionada, sino que también elaboró un plan complejo que involucraba a varios humanos.


Esta historia, y los comentarios de Mainardi, me traen a la mente la antigua y amplia literatura relacionada con la capacidad de los perros para razonar.

En particular, las obras de los filósofos griegos...


PLINIO
Uno de los textos que ha tenido una influencia considerable en la posteridad es la Historia natural de Plinio, que también se refiere a peces, aves y otras especies, pero se enfoca extensamente en la inteligencia canina. Plinio menciona un perro que reconoció al asesino de su amo en medio de una muchedumbre. Mordiendo y ladrando, el perro obligó al hombre a confesar su crimen. 

Cuenta Plinio el Viejo en su Historia Natural, escrita en las primeras décadas de nuestra era, que en una ocasión detuvieron a un tal Ticio Sabino. Fue juzgado y condenado a muerte, y durante todo el proceso el perro no pudo ser alejado de la cárcel en la que se encontraba su amo por más empeño que se puso. Cuando el cadáver fue arrojado en las Escaleras de las Lamentaciones, el perro no se apartó ni un solo momento de él.
 
Cuenta además Plinio cómo el perro lanzaba constantemente tristes aullidos, lo que provocó que algunos romanos se acercaran a ver qué le ocurría al animal. Uno de estos curiosos acabó por lanzarle un poco de comida y este la cogió y la llevó hasta la boca del muerto. Por último, cuando arrojaron el cadáver al Tíber, el fiel compañero se lanzó a nadar y cuando alcanzó el cuerpo de su amo intentó con todas sus fuerzas sujetarlo para que no acabara hundido.

CRISIPO
Desde un punto de vista filosófico, el debate sobre la inteligencia canina ya había estado presente desde tres siglos antes de lo narrado por Plinio, entre los estoicos, académicos y epicúreos. Dentro del ámbito del debate de los estoicos aparece un argumento atribuido al filósofo Crisipo que sería retomado y popularizado casi cinco siglos después por Sexto Empírico.

SEXTO
Sexto, filósofo e historiador griego, sostenía que los perros son capaces de razonamiento lógico, y para probarlo, escribió que un perro, habiendo llegado a una encrucijada de tres caminos, y tras detectar mediante su olfato, que la presa no había seguido dos de los tres senderos, corría de inmediato por la tercera ruta, sin detenerse siquiera a olisquearla. Supuestamente, el razonamiento del perro era: “La presa tomó esta ruta, o la segunda o la tercera; ahora bien, si no es la primera ni la segunda, entonces debe ser la tercera”.
Sexto dijo también que los perros poseían logos –o razón– porque comprendían cómo debían atender sus heridas : remover las astillas de sus patas, mantener inmóviles sus extremidades, encontrar las hierbas adecuadas para aliviar su sufrimiento. 

PLUTARCO
Plutarco, en su ensayo Sobre la inteligencia de los animales, argumentaba que si bien el razonamiento de los animales es imperfecto comparado con el razonamiento humano, los animales exhiben razonamiento en las formas en que se adaptan y actúan.  Plutarco responde a quienes piensan que es demasiado atribuirles razón los animales —seres carentes de una noción innata de la divinidad— al señalar que tampoco todos los humanos creen en un poder divino.

AELIANO 
En su obra Sobre la naturaleza de los animales, Aeliano describe a los animales enamorándose de los humanos.

PORFIRIO
En Sobre la abstinencia de la comida animal, escrita por el filósofo Porfirio, el autor sirio, un neoplatonista, argumenta que la inteligencia animal es una razón para hacerse vegetariano.
 
Todos estos son temas que han prevalecido hasta nuestros días. Incluso si no hay una definición universalmente aceptada de la inteligencia canina, deberíamos ser más sensibles acerca de este misterio.  Y si es demasiado pedir que todos adopten el vegetarianismo, quizá aquellos dueños de perros que son menos inteligentes que sus mascotas podrían dejar de abandonarlos al lado del camino. 




Copyright Umberto Eco / L’Espresso, 2011

¿Quién rescató a quién?


Un video cuenta la historia de una familia que realizó un acto de bondad por un perro y recibió el favor multiplicado por mil

Los perros han demostrado ser uno de los mejores compañeros para los niños y adultos. Estas adorables criaturas ofrecen amor incondicional a sus propietarios y a cualquiera que esté dispuesto a ofrecerles afecto. Sin embargo, no se dice lo mismo acerca de los Pit Bull. Esta raza es a menudo temida y odiada por su supuesta naturaleza agresiva.

Los activistas a favor de los Pitbull han tratado enseñar que cualquier raza puede llegar a ser agresiva. Han estado pidiendo a gritos no estigmatizar al Pitbull. Los medios de comunicación informan constantemente sobre lesiones graves que son causadas por ejemplares de esta raza. Los defensores de los Pitbull subrayan que es el trato dado a los perros lo que los hace agresivos. Y a pesar del sufrimiento inhumano al que muchos de estos perros son sometidos, según informa The Inquisitr, algunos todavía ofrecen nada más que amor a cambio. Nada podría ser un mejor ejemplo que Xena.

Johnny, el hijo de Grant y Linda Hickey fue diagnosticado con autismo. Sin embargo, no fue un médico el que cambiaría su vida: fue una perra maltratada llamada Xena. Cuando la señora Hickey vio en la TV el reportaje sobre una cachorra maltratada, se interesó y empezó seguir el progreso de la perrita en la página de Facebook del refugio que la cuidaba. Los Hickeys tuvieron la suerte de recibir a Xena en su casa. Tan pronto como lo hicieron, se dieron cuenta de los profundos cambios en su hijo Johnny, quien ha ido mejorando continuamente.

Video



Fuentes: The Iquisitr y upsocl.com

La muerte de un perro


Fragmento del libro "Cuando el hombre encontró al perro" de Konrad Lorenz (1)
 
 

Cuando Dios creó el mundo, debió de tener motivos inescrutables para asignar al perro una vida cinco veces más corta que la de su amo. En la existencia humana se sufre ya bastante cuando se ve obligado a decir adiós a una persona amada y se da cuenta de que se aproxima el momento de la separación, puesta de manifiesto por el simple hecho de que la persona en cuestión nació una veintena de años antes que nosotros. En este punto uno se tendría que preguntar si es acertado entregar una parte del propio corazón a una criatura que caerá en la vejez y en la muerte antes de que un ser humano, nacido el mismo día, apenas si puede decirse que ha abandonado la infancia. Es una advertencia bien triste respecto a la caducidad de la ver como el perro que se ha conocido pocos años antes —que más bien parecen meses— en forma de cachorro gracioso y juguetón, comienza a mostrar los síntomas de la vejez y se sabe que al cabo de dos años, tres como máximo tendrá que morir. Confieso que ver envejecer a un perro al que quiero, siempre ha arrojado una sombra sobre mi ánimo, ha tenido una parte no despreciable en la formación de esas nubes oscuras que enmarcan la visión del futuro que todo hombre se forma.

A esto hay que añadir las duras luchas interiores que todo amo ha de superar cuando, al final, cae presa de una enfermedad senil incurable y surge el problema tristísimo de si ha de hacerle el último favor de procurarle una muerte sin dolor. Doy gracias al destino de que, por más que resulte extraño, hasta el momento me haya ahorrado esta pena. Con una sola excepción, todos mis perros han muerto a edad avanzada, de improviso y sin sufrir. Pero, por otra parte esto es algo con lo que no se puede contar; por ello no puedo reprochar a aquellas personas sensibles que no quieren saber nada de perros por el dolor que le producirá su irremisible muerte.

Pero, pensándolo bien tengo que enfadarme con ellas. En la vida humana, un destino fatal nos enseña que hay que pagar cada alegría con un tributo de dolor y el individuo que se prohíbe a si mismo las pocas alegrías lícitas y éticamente correctas de la existencia por temor a saldar la cuenta que el destino les presentará tarde o temprano, no puedo considerarlo sino un ser pobre y mezquino. Aquel que quiere ser avaro con la moneda del dolor que se retire a una buhardilla, como un viejo solterón, y se vaya secando poco a poco como estéril planta que nunca dio fruto.

Ciertamente la muerte de un perro fiel que nos ha acompañado durante quince años de nuestra vida, es origen de un gran dolor, tan grande, casi, como la pérdida de una persona amada. Pero en un punto muy importante resulta más fácil de soportar que esta: el lugar que la persona amada ha ocupado en nuestra vida permanece vacío para siempre, mientras que el del perro puede ser ocupado de nuevo. Es cierto que los perros poseen una individualidad, una personalidad en el verdadero sentido de la palabra y yo soy el último que lo negaría; pero se asemejan entre sí más que los seres humanos. La diferencia individual entre seres vivos está en exacta razón directa con el nivel de su desarrollo intelectual: dos peces de la misma especie son prácticamente idénticos entre sí en todas las manifestaciones de acción y reacción; un buen conocedor de las grajillas y los hámsters podrá descubrir entre dos ejemplares notables diferencias individuales; dos cuervos imperiales o dos gansos grises pueden tener, en ocasiones, una personalidad marcadamente distinta; esto ocurre en medida mucho mayor en el caso del perro que, como animal domesticado, muestra incluso en el comportamiento una gama extraordinariamente más amplia de variaciones individuales que los demás animales no domesticados. 


Sin embargo, por otra parte, en los estratos profundos, instintivos, de su psique, en aquellos factores que determinan la relación con el amo, los perros son muy parecidos entre sí; si a la muerte de un perro enseguida se adquiere un cachorro de la misma raza, en la mayoría de los casos se irá apoderando poco a poco en nuestro corazón y en nuestra vida, del sitio que la desaparición del viejo amigo había dejado desgraciadamente vacío.

Puede ocurrir incluso que este consuelo surta un efecto tan rápido y completo que nos haga sentir un poco de vergüenza por nuestra infidelidad al amigo desaparecido. Aquí, una vez más el perro es más fiel que el hombre. Si hubiera muerto su amo, con toda seguridad que al menos durante seis meses el animal no habría encontrado un sustituto que le consolara. Tal vez estas consideraciones pueden aparecer sentimentales y ridículas a quienes no quieren reconocer obligaciones para con un animal. Por lo que a mí se refiere, estas obligaciones han determinado unas reacciones muy particulares en mi comportamiento.

Cuando un día mi viejo Bully quedó tendido, como fulminado, lamenté profundamente no tener ningún descendiente suyo que pudiera ocupar el sitio. Yo tenía entonces diecisiete años, y la muerte de Bully había sido la primera pérdida de un perro que sufría. No encuentro palabras para describir la pena que me produjo la desaparición de este perro. Había sido mi compañero inseparable y el ritmo renqueante de su trote —Bully cojeaba a causa de la ruptura mal curada de un hombro— había llegado a identificarse con el ruido de mis pasos de tal forma, que ya no oía su ruidoso trotar ni el jadeo que lo acompañaba. Cuando le perdí, no dejaba de echarle de menos. En los primeros días después de la muerte de Bully comprendí de acuerdo con qué mecanismo psicológico se pudo y se debió formar en las almas sencillas la creencia en los espíritus de los difuntos. Haber oído durante años enteros el paso del perro que me seguía pegado a los talones, había dejado en mi cerebro una impresión tan indeleble-fenómeno, éste, que la psicología llama reproducción eidética-que incluso al cabo de algunas semanas de su muerte le oía realmente, con toda claridad, trotar detrás de mí. Si me ponía escuchar intencionadamente su trato y su jadeo, éstos desaparecían al momento, pero  tan pronto como me ponía a pensar en alguna otra cosa, me parecía volver a escucharlos. Solo cuando Tito, que por entonces era una perrita joven, graciosa y atrevida, empezó a seguirme, se esfumó para siempre el espíritu de Bully, del renqueante fantasma canino.

También Tito hace mucho que murió (¡Cuánto tiempo Dios mio!!). Pero su espíritu sigue hoy mis pasos, y he sido yo quien lo ha querido así. Esta es precisamente la curiosa reacción de la que he hablado antes: cuando Tito yacía muerta a mis pies, me dí cuenta de que otro perro podía ocupar su sitio, de la misma forma que ella había ocupado el de Bully. Pero me avergoncé de mi infidelidad y entonces hice a Tito  un juramento un tanto extraño: en lo sucesivo sólo me acompañarían sus descendientes.

Por razones de orden natural, el hombre no puede ser fiel a un solo perro, pero si puede serlo a su descendencia. En la esencia misma de la naturaleza radica la razón de por qué esta fidelidad es más importante que aquella otra a un solo individuo. Cuando mi pequeña Susi, cuyos antepasados conozco hasta la octava generación (en nuestras crías se practicaba y tenía por lícita una buena dosis de endogamia), ante una visita inoportuna, a la que yo hipócritamente doy la bienvenida, no se deja engañar a mis palabras, sino que se pone a gruñir y ladrar (después llega incluso a morderlo), esta facilidad suya para adivinar mi estado de ánimo real no es tan solo un rasgo característico de Tito, que la pequeña ha heredado, sino que es la misma Tito. Cuando Susi va a cazar ratones en el hermoso prado seco, con aquellos grandes saltos en arco, típicos de numerosos animales de cazadores de estos roedores, y con su desorbitada pasión por esta actividad que distinguía a su precursora, la chow-chow Pygi, en aquel momento es la misma Pygi. Y cuando, durante el adiestramiento, pone en práctica los mismos pretextos y trucos que Stasi, once años antes, o incluso cuando, como ésta, se baña con increíble regocijo en cada charca que encuentra a su paso y luego llega a casa toda mojada y con aire de total inocencia, es la propia Stasi.

Y cuando me sigue pegada a los talones por silenciosos senderos a través de los prados, por carreteras polvorientas o por las calles de la ciudad, con todos los sentidos atentos para no perderme, ella es todos los perros que han caminado pegados a los talones de su amo, desde el día en que el primer chacal dorado comenzó a hacerlo: ¡una suma incalculable de amor y fidelidad! 







(1) Konrad Lorenz  (1903-1989), nacido en Viena, Austria. Doctor en medicina, recibido en la Universidad de Columbia en Nueva York. 
Se dedicó a la zoología y concretamente al comportamiento animal. Está considerado uno de los padres de la etología

Recibió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1973 tras describir el Imprinting, proceso fisiológico generado tras el nacimiento que garantiza el comportamiento maternal y filial entre madre y cría; estos hallazgos se integraron posteriormente en la teoría del apego humano.