04 agosto 2014

Uruguay tiene su escuela de perros guía

 

Este mes empezó a funcionar la primera escuela de perros guía en Uruguay. Los cachorros deben pasar el primer año de su vida con una familia socializadora que después los devuelve a la escuela para comenzar con el entrenamiento formal.

 

  

Entró en funcionamiento la primera escuela de perros guía de Uruguay, impulsada por Fundappas (Fundación de Apoyo y Promoción del Perro de Asistencia). En junio nacieron los primeros cachorros que serán criados y adiestrados para la tarea de perro de asistencia.


La Intendencia de Montevideo les cedió un predio dentro del vivero municipal del Parque Rivera y cuentan con apoyo estatal para la construcción de la primera etapa de la escuela.
“Ya obtuvimos una camada de ocho cachorros, de un criador uruguayo que nos facilitó una de sus perras con los controles necesarios e imprescindibles para ser madre de perros guía y el reproductor que se utilizó también está cubierto con los mismos controles, o sea que es una cría con todas las garantías que, por lo menos, exige la Federación Internacional de Escuelas de Perros Guía”,  dijo Alberto Calcagno, presidente de la Fundación.
Los cachorros tienen un mes y unos días de vida y a mediados de agosto serán entregados a familias para que sean socializados durante todo un año, previo al ingreso para hacer su aprendizaje definitivo como perros guía.
Calcagno explicó que la tarea de socializar a uno de estos cachorros no es igual a la tenencia común de un perro, sobre todo porque al término de un año la familia debe desprenderse del perro que crió.
“Estamos apelando a la solidaridad de gente que esté en condiciones de socializar un cachorro, que le dé a ese cachorro durante su primer año de vida todos los conocimientos y todo el relacionamiento necesario que va a tener que utilizar luego cuando esté ejerciendo su tarea. Es una gestión maravillosa que hacen estos socializadores porque luego de estar trabajando todo ese primer año con el cachorro lo tienen que devolver a la escuela para que inicie su aprendizaje”, desarrolló Calcagno.
Entre los requisitos que hay que cumplir para ser socializador deben “gustarle los perros”, tener tiempo para dedicarle porque no pueden quedar solos más de tres horas al día y tienen que sacarlos a caminar todos los días. También les piden que los lleven en ocasiones a sus lugares de trabajo, estudio u otros espacios fuera del hogar.
“Van a tener primero que completar un formulario, los vamos a visitar y conocer el lugar donde el cachorro va a vivir. En base a toda esa información vamos a resolver la adjudicación de esos cachorros que serán seguidos por el equipo técnico de Fundappas que está preparado para eso”, manifestó el presidente de la Fundación.
No todos los perros que inician el proceso llegan a cumplir los requisitos para ser perros guía. Según Calcagno si se logra que el 50% de los animales llegue a ser perro guía será un éxito. De todas formas, aclaró que en virtud de un convenio con la Federación Autismo Uruguay los animales que queden por el camino serán perros de asistencia para familias de niños con autismo.
Aquellos que sí se conviertan en perros guía entrarán en el marco de la ley 18.875, que se reglamentó en setiembre del año pasado, e indica que los ciegos acompañados de un perro guía tienen derecho a ingresar a todos los lugares públicos de atención al público, lugares privados de acceso público y transporte público sin que esto implique un gasto adicional para la persona.

Los interesados para ser socializador pueden postularse en Fundappas a través de su página de Facebook o por mail contacto@fundappas-uruguay.org
Con base en un informe de Ricardo Leiva, de No toquen nada.
Fuente: 180.com.uy