20 octubre 2013

Rabia

La rabia cuesta más de 124.000 millones de dólares al año a los países de América Latina, África y Asia

La vacunación es el método más barato y eficaz para eliminar la enfermedad

Un estudio llevado a cabo por científicos del USDA estadounidense ha recopilado los datos más recientes en cuanto a incidencia de la rabia en América Latina, África y Asia. 
Mientras que en la primera de las tres áreas se ha progresado mucho en las últimas décadas, África y Asia concentran la mayoría de las 55.000 muertes anuales por rabia en todo el mundo.



Dos científicos del USDA/APHIS/WS National Wildlife Research Center (Fort Collins, Colorado, Estados Unidos) han publicado un estudio* en el que revisan la situación actual de la rabia en América Latina, África y Asia, estimando además el impacto económico anual que tiene la enfermedad. Son nada menos que 124.000 millones de dólares (algo más de 91.000 millones de euros) lo que la rabia supone cada año en estas tres regiones del planeta, contando el coste de su prevención y, sobre todo, de sus consecuencias.

Más grave que ese inmenso montante económico son las 55.000 muertes que sigue recogiendo la Organización Mundial de la Salud como causadas por la rabia en todo el mundo anualmente, la mayor parte de ellas concentradas en África y Asia. Según los datos recopilados por los autores, en América Latina sólo Haití y Bolivia siguen sufriendo el azote de la rabia y se ha registrado un gran progreso en su control durante las últimas décadas gracias a las campañas masivas de vacunación de perros.

En cambio, África y Asia en lugar de mejorar su situación la han visto empeorar durante los últimos años, debido a que las campañas de vacunación canina que tan efectivas se han mostrado en Norteamérica, Europa y Latinoamérica son mucho menos eficaces en los otros dos continentes. Las razones que aportan los autores para justificar ese empeoramiento africano y asiático es que existen muchas poblaciones caninas inaccesibles y además la población no tiene suficiente información. Por otra parte, los escasos servicios veterinarios tienen muy complicado hacer un seguimiento epidemiológico de la patología. Sólo en Asis unos siete millones y medio de personas reciben cada año tratamiento post exposición.

El estudio concluye que la eliminación de la rabia tendría un muy positivo impacto económico a todas luces, aparte del sanitario. Los costes de las campañas de eliminación son mucho menores en comparación con los de que la rabia se mantenga activa y sin control.


*Anderson A, Shwiff SA. The Cost of Canine Rabies on Four Continents. Transbound Emerg Dis. 2013 Sep 24. doi: 10.1111/tbed.12168

Fuente: Portal Veterinaria ARGOS/ Joaquín Ventura García