20 julio 2013

Glándulas anales (o perianales)

Qué son los sacos anales en los perros y su inflamación o infección

Las glándulas anales (o perianales) - Bolsas anales.


Los sacos anales son dos bolsitas que se encuentran a cada lado del anillo anal (ano) de los perros. (Considerando un reloj, con el centro en el ano, están ubicadas a las 04:00 y 08:00 hs.)

Cada uno se conecta con el exterior por medio de un conducto que tiene su abertura cercana al borde piloso que rodea al ano. Estos sacos producen un líquido parduzco que se elimina al exterior cuando el perro defeca.

Este líquido tiene un olor sumamente desagradable para los humanos, pero podría ser de importancia para el reconocimiento social entre los caninos.

Los dos problemas más frecuentes asociados con los sacos anales son su repleción por mal vaciado y la infección.
 




Causas de la inflamación/absceso de los sacos anales:
 
La falta de un vaciado normal puede producirse por un cambio en las características del líquido, que hacen dificultosa su expresión natural, o por incremento en su producción. Un cambio en la consistencia natural de las heces, como, por ejemplo, durante las diarreas o la constipación, puede afectar la normal evacuación de los sacos anales.



Síntomas de inflamación de los sacos anales:


  • Lamido de la región perineal.
  • Malestar e inquietud general, no se puede relajar, no puede dormir.
  • Puede "arrastrar" o rascarse la cola en el suelo.
  • Los sacos anales distendidos pueden estar hinchados.
  • Si hay infección, los sacos pueden abscedarse y fistulizarse, eliminando al exterior sangre, pus y un líquido de olor nauseabundo.
  • Gravedad: La falta de evacuación y repleción de los sacos/glandulas anales produce, obviamente, malestar. La infección subsecuente suele ser aún más dolorosa, se produce un absceso en los sacos que se llenan de pus y hasta pueden 'reventar'.
  • ¿Qué hacer? Si su perro presenta alguno o varios de los síntomas mencionados anteriormente, visite urgente al veterinario. Éste revisará a su perro para ver si los sacos están llenos o no, y si hay infección. De acuerdo a lo que observe, decidirá el tratamiento más adecuado.
     

Tratamiento de la inflamación de los sacos anales: 

El veterinario (incluso el peluquero, si es que a su perro Ud. le hace cortar el pelo), vaciará los sacos anales de su perro. Si éstos se encuentran infectados, pueden ser necesarios antiinflamatorios y antibióticos. Algunos perros sufren de este problema en forma recurrente, en esos casos puede ser necesaria la cirugía para extraerlos. 


Cuidado de las glándulas o sacos anales en los perros: 

En su casa, Ud. deberá administrar los medicamentos recetados por el veterinario. También deberá controlar la dieta del animal, en caso de que la causa sea una alteración en la composición y consistencia de las heces. Algunos dueños aprenden a evacuar manualmente los sacos anales de su perro, de manera que - " Si Ud. es muy valiente y carece del sentido del olfato" - puede pedirle a su veterinario que le enseñe cómo hacerlo.

Video:
Fuente: Foyel.com