27 julio 2013

Día Internacional del perro callejero


Hoy se celebra el día del perro callejero. La celebración no tiene como objetivo una protesta, sino que los que así lo deseen salgan este día a alimentar a aquellos canes que se encuentran vagando en las aceras de la ciudad.
La historia de esta efeméride comenzó en Chile, propuesta por Ignacio Gac, un joven periodista alumno de la Universidad de Santiago que en el 2009 propuso el 27 de julio como el Día internacional del perro callejero, con el propósito de fomentar la adopción y que al menos este día, las personas que así lo deseen salgan a las calles a alimentar a los canes que se encuentran abandonados o que nacieron en las aceras.
El fundador tuvo como propósito elegir el mes de julio, ya que durante esta época del año arrecian las lluvias que afectan más a estos animales, pues se exponen a enfermedades y mayor sufrimiento.
Gac propagó dicha iniciativa por América Latina a través de las redes sociales con la enmienda de que no se realizara pero no a manera de protesta: “La idea es conmemorarlo, pero no con una marcha social ni estando detrás de un líder, sino saliendo a las calles de manera anónima con comida, abrigo y agua para crear conciencia”, dijo el joven periodista.

Fuente: Milenio

Reencuentro

Este video ha tenido casi 3 millones de vistas en Youtube. Un soldado de EE.UU.  llega a casa luego de 6 meses de ausencia y es recibido por su perro Bugaboo, que llora y aúlla increíblemente...

22 julio 2013

Leptospirosis




¿Qué es la leptospirosis canina?
La leptospirosis es una enfermedad infectocontagiosa producida por un microorganismo del género Leptospira, que afecta al hombre, animales domésticos (perros, gatos, bovinos, caballos, cerdos, etc) roedores y animales silvestres (mamíferos, aves, peces y reptiles).
La leptospirosis es una de las zoonosis de mayor difusión en el mundo.

En el caso del perro y gato, desde el punto de vista etiológico, las leptospiras pertenecen a la especie L.Interrogansy los serovares más frecuentemente aislados son:
– Perros: Canícola, Icterohaemorrhagiae, Grippothyphosa, Pomona y Bratislava
– Gatos: Bataviae, Canícola, Gryppotyphosa, Pomona

Los gatos parecen menos susceptibles a la leptospirosis que los perros.


 


¿Cómo se contagia el perro?
Se pueden contagiar por contacto con otros animales infectados a través de su orina, generalmente cuando existen abrasiones o soluciones de continuidad en la piel. Asimismo, puede haber una transferencia venérea y placentaria, así como a través de heridas por mordedura o ingestión de tejidos infectados.
 

También se puede contagiar de forma indirecta por diferentes vías como roer objetos contaminados con orina o tierra que tienen leptospiras. También por beber agua o orina contaminadas, lamer órganos genitales de perros afectados, alimentos o ropa contaminada.
La transmisión indirecta de leptospirosis puede aumentar cuando los factores ambientales que favorecen la supervivencia de Leptospira son óptimos.
En consecuencia los brotes de enfermedad aumentan en periodos de fuertes lluvias, en zonas bajas e inundables donde el agua queda estancada. En áreas áridas o durante las sequías son más comunes las infecciones de animales ya que se congregan alrededor de las fuentes de agua. Un pH neutro o ligeramente alcalino, así como temperaturas ambientales entre 0º C y 25º C favorece la supervivencia de este microorganismo en el suelo. Las necesidades de temperatura y pH para su supervivencia parece explicar una mayor incidencia de leptospirosis a finales de verano y principios de otoño y en zonas como el sur de Estados Unidos y regiones con clima similar en el mundo.
 

Los roedores son los principales difusores de esta enfermedad. Se sospecha que entre el 20 al 60% de los roedores están infectados de leptospira.
Los perros que se recuperan excretan microorganismos por la orina de forma intermitente durante meses después de la infección, hasta incluso 700 días.

 
¿Cómo se manifiesta la leptospirosis en los perros?
En la leptospirosis canina los signos clínicos dependen de la edad e inmunidad del huésped, los factores ambientales y la virulencia de los serovares infectantes. Se afectan con mayor gravedad animales jóvenes que adultos y más comúnmente perros de caza grande (> 15 kg) y adultos que viven en el exterior.
 

El curso de la enfermedad puede ser desde sobreagudo, con una evolución de 2-4 días y muerte del 60% de los enfermos, hasta agudo, subagudo y crónico. Los animales con infección crónica suelen ser portadores asintomáticos que eliminan leptospiras por vía urinaria. Tras un periodo de incubación de 5 a 20 días hay unos síntomas generales como: fiebre, apatía, anorexia, vómitos, deshidratación, temblores musculares.
 

Se pueden describir distintos cuadros clínicos o síndromes predominantes en función del serovar que esté infectando:
· C. Urémico
· C. Grastrointestinal
· C. Hemorrágico o agudo
· C. Ictérico
· C. Infertilidad o abortos
C. urémico. Está ocasionado por el serovar L. Canícola y generalmente afecta a adultos. En este cuadro se observa:
– Poliuria, oliguria, anuria
– Polidipsia
– Dolor en región lumbar. Marcha rígida
– Vómitos incoercibles y diarreas
– Mucosas congestivas ó parduscas
Úlceras en cavidad bucal, lengua y amígdalas
C. gastrointestinal. Está ocasionado por el serovar L. Canícola y generalmente afecta a jóvenes. En este cuadro se observa:
– Similar al anterior con vómitos y diarreas incontroladas
C. hemorrágico o agudo: Está ocasionado por el serovar L. Icterohaemorrhagiae. En este cuadro se observa:
- Mucosas hiperémicas.
- Petéquias en mucosas.
- Equimosis y epistaxis
C. infertilidad y abortos. Ocasionado por L. Bratislava y produce problemas de infertilidad y abortos.
C. ictérico: Está ocasionado por el serovar L. Icterohaemorrhagiae y se observa:
– Vómitos y diarreas
– Ictericia
– Orina castaña o verdosa
- Ascitis, dolor en área hepática

 
¿Cómo se diagnostica las leptospirosis?
Para diagnosticar este proceso el veterinario se basa en una buena anamnesis junto con una exploración del animal, observando todos los signos clínicos y los resultados obtenidos del análisis de sangre, orina y las pruebas serológicas.
Generalmente en los análisis de sangre nos podemos encontrar: Anemia, trombocitopenia, leucosis con neutrofilia. Aumento de creatinina, nureico, bilirrubina, fosfatasa alcalina, ALT, AST.
En los análisis de orina, se suele observar: hematuria, proteinuria, bilirrubinuria, hemoglobinuria, urobilinogeno y urobilina, cuerpos cetónicos, pigmentos biliares, cilindros hialinos, cristales de colesterina, leucocituria.
Como pruebas serológicas las más utilizadas son la aglutinación microscópica y la técnica ELISA. También se puede proceder al aislamiento de la leptospira a partir de sangre o más tarde la orina en medios especiales.

 
¿Cómo es el tratamiento frente a este proceso?
La leptospirosis se trata con antibióticos y debe hacerse un tratamiento sintomático o de sostén a base de hidratación endovenosa, corrección de la acidosis, tratar la anemia, dar protectores hepáticos, antieméticos, vitaminas, etc.

 
¿Cómo se previene esta enfermedad?
Lo primero es aislar al animal enfermo para evitar contagios, teniendo especial cuidado con la orina donde se van a eliminar las leptospiras y puede infectar a otros perros e incluso al hombre. Se recomienda el uso de guantes de látex y desinfección. Además se deben controlar la presencia de roedores en los colectivos caninos y conservar las condiciones ambientales que no favorezcan la supervivencia de este microorganismo.
 

La mejor forma de prevenir este proceso es mediante la vacunación.
Generalmente se suelen utilizar vacunas muertas que incluyen los serovares L. Canícola y L. Icterohaemorrhagia, con lo que las vacunas actuales no protegen de forma cruzada contra otros serovares importantes que causan infección, como grippotyphosa, pomona, hardjo y Bratislava.
Hay distintos programas de vacunación frente a este proceso. Se puede vacunar con vacuna exclusiva frente a leptospira, aunque muchas veces se vacuna con una vacuna combinada frente a otros procesos como hepatitis y moquillo (vacuna triple), y en ocasiones con parvovirosis. La protección que se alcanza tras la inmunización suele ser durante 6 a 8 meses por lo que se suele revacunar anualmente.
 

La vacunación es eficaz para reducir la prevalencia y gravedad de este proceso, pero no impide el estado de portador, que se acompaña de posible riesgo zoonótico. Por lo tanto, debe ser el veterinario quien nos aconseje cómo, cuándo debemos vacunar a nuestro amigo. 


Fuente: zoopasion.com

20 julio 2013

Glándulas anales (o perianales)

Qué son los sacos anales en los perros y su inflamación o infección

Las glándulas anales (o perianales) - Bolsas anales.


Los sacos anales son dos bolsitas que se encuentran a cada lado del anillo anal (ano) de los perros. (Considerando un reloj, con el centro en el ano, están ubicadas a las 04:00 y 08:00 hs.)

Cada uno se conecta con el exterior por medio de un conducto que tiene su abertura cercana al borde piloso que rodea al ano. Estos sacos producen un líquido parduzco que se elimina al exterior cuando el perro defeca.

Este líquido tiene un olor sumamente desagradable para los humanos, pero podría ser de importancia para el reconocimiento social entre los caninos.

Los dos problemas más frecuentes asociados con los sacos anales son su repleción por mal vaciado y la infección.
 




Causas de la inflamación/absceso de los sacos anales:
 
La falta de un vaciado normal puede producirse por un cambio en las características del líquido, que hacen dificultosa su expresión natural, o por incremento en su producción. Un cambio en la consistencia natural de las heces, como, por ejemplo, durante las diarreas o la constipación, puede afectar la normal evacuación de los sacos anales.



Síntomas de inflamación de los sacos anales:


  • Lamido de la región perineal.
  • Malestar e inquietud general, no se puede relajar, no puede dormir.
  • Puede "arrastrar" o rascarse la cola en el suelo.
  • Los sacos anales distendidos pueden estar hinchados.
  • Si hay infección, los sacos pueden abscedarse y fistulizarse, eliminando al exterior sangre, pus y un líquido de olor nauseabundo.
  • Gravedad: La falta de evacuación y repleción de los sacos/glandulas anales produce, obviamente, malestar. La infección subsecuente suele ser aún más dolorosa, se produce un absceso en los sacos que se llenan de pus y hasta pueden 'reventar'.
  • ¿Qué hacer? Si su perro presenta alguno o varios de los síntomas mencionados anteriormente, visite urgente al veterinario. Éste revisará a su perro para ver si los sacos están llenos o no, y si hay infección. De acuerdo a lo que observe, decidirá el tratamiento más adecuado.
     

Tratamiento de la inflamación de los sacos anales: 

El veterinario (incluso el peluquero, si es que a su perro Ud. le hace cortar el pelo), vaciará los sacos anales de su perro. Si éstos se encuentran infectados, pueden ser necesarios antiinflamatorios y antibióticos. Algunos perros sufren de este problema en forma recurrente, en esos casos puede ser necesaria la cirugía para extraerlos. 


Cuidado de las glándulas o sacos anales en los perros: 

En su casa, Ud. deberá administrar los medicamentos recetados por el veterinario. También deberá controlar la dieta del animal, en caso de que la causa sea una alteración en la composición y consistencia de las heces. Algunos dueños aprenden a evacuar manualmente los sacos anales de su perro, de manera que - " Si Ud. es muy valiente y carece del sentido del olfato" - puede pedirle a su veterinario que le enseñe cómo hacerlo.

Video:
Fuente: Foyel.com

Schoep

Murió Schoep, el perro enfermo que conmovió en Facebook y Youtube. La imagen se Schoep llevado en brazos en un lago de Winsconsin para calmar su artritis, se hizo conocida en agosto del año pasado.


A casi un año de que la foto de Schoep emocionara a millones, John Unger informó en su página oficial de Facebook que el animal falleció.
En un post acompañado de una emotiva imagen con su huella, John señaló: “Respiro pero no puedo recuperar mi aliento. Schoep murió ayer. Más información en los próximos días”.
Rápidamente, los cibernautas hicieron eco de la lamentable noticia y manifestaron su apoyo a Unger en la red social con más de 58 mil comentarios, compartiendo además la imagen casi 21 mil veces.

El 15 de junio pasado, Schoep cumplió 20 años, fecha que también marcó casi dos décadas de amistad con su dueño John, quien lo adoptó cuando tenía apenas 8 meses de edad.
Desde que se dio a conocer la primera imagen, Schoep y Unger acumularon más de 135.000 seguidores en su página de fans en Facebook y sus seguidores donaron miles de dólares para financiar la costosa enfermedad del perro, quien gracias a esta ayuda pudo ser sometido a tratamientos con láser semanales para calmar su dolor, indicó CBS Minnesota.
Con esta imagen Unger se despidió de su amigo
En su cumpleaños N° 20, el 15 de Junio pasado
Además,  recibió más de 1.000 cartas y decenas de regalos por su cumpleaños. Unger agradecido publicó un sentido mensaje en Facebook, donde se comprometía a revisar todas las misivas y comentarios que recibió.

 




 Fuente: Terra

13 julio 2013

El ronroneo de los gatos

Existe registro de la relación entre gatos y personas desde la antigua civilización egipcia, donde ya se sabía sobre los efectos terapéuticos del ronroneo, pero... ¿Sabe usted qué es? ¿por qué se produce? y ¿qué quiere transmitir un gato cuando ronronea? He aquí parte de las respuestas.



El ronroneo es un elemento de comunicación y forma de expresión felina que, si bien no significa en todas las ocasiones un signo de satisfacción, puede presentarse en gatos cuando se relajan al ser acariciados,cuando comen e incluso cuando una madre llama a sus cachorros. Sin embargo se conocen casos de gatos domésticos que ronronean cuando están heridos, enfermos, adoloridos o muriendo; de hecho, Paul Leyhausen, reconocido etólogo alemán, lo interpreta como una señal donde el felino comunica “que no es una amenaza”.
A pesar de ser un fenómeno universalmente conocido, el mecanismo a través del cual los gatos ronronean es impreciso; hasta ahora la hipótesis de mayor aceptación tiene que ver con su origen hemodinámico que es responsable de producir vibraciones a la altura del diafragma que son transmitidas por los bronquios; lo que sí está documentado es el hecho de que esta vibración aumenta el volumen de aire respirado y de la sangre bombeada desde el corazón, mejorando la circulación del animal, y generando además una sensación de confort en el mismo, dado que también libera endorfinas de placer en el encéfalo (sistema nervioso central). Esta teoría cobra sentido si tomamos en cuenta el hecho del ronroneo en gatos muy lastimados o al borde de la muerte.
Ronroneo único y expresivo                                                                   
Cada gato tiene una forma peculiar de ronronear y varía ampliamente de uno a otro espécimen tanto en la intensidad como en la situación que lo induce. Algunos gatos son ronroneadores habituales; otros sólo susurran quietos o “para sí”, sintiendo más que escuchando las vibraciones emitidas.
Muchas veces los ronroneos nos parecen iguales, pero existen diferencias en los  Hertz de cada uno, que los transforman en un verdadero lenguaje que comunica a su entorno un estado de necesidad. Por esto muchos gatos ronronean frente al susto o dolor; en los adultos, puede ser usado como una señal de sumisión frente a otro dominante para reducir la posibilidad de un ataque distrayendo al agresor, e incluso algunas hembras pueden ronronear antes y durante del apareamiento; en el alumbramiento y para llamar a sus crías.



Vibraciones antiestrés
Jean-Yves Gauchet, veterinario francés, reivindica la utilidad del “ronroneo terapéutico”, pues asegura que el sonido felino “apacigua” y actúa como un medicamento sin efectos secundarios.
“Cuando el organismo lucha contra situaciones difíciles, como el estrés, el ronroneo del gato, que emite vibraciones sonoras, tranquilizan, un poco como sucede con la música”, explica Gauchet. “Es el primer signo que la madre envía a los cachorros, una llamada al reconocimiento y a la calma que también funciona con el hombre”, generando incluso pensamientos positivos y de bienestar.


Fuente: AVD/ Mariale Suárez

Dipositivo para comunicación con perros

A medida que Google Glass gana impulso, empresas e investigadores informan cuál será el próximo gran avance en tecnología portátil.

 
Un grupo de investigación del Georcia Tech ( Instituto de Tecnología de Georgia), está trabajando en un sistema llamado FIDO, (siglas de 'facilitating interactions for dogs with occupations', o 'facilitar la interacción de los perros con ocupaciones') y está explorando maneras de crear dispositivos portátiles para perros. Sky, en la foto, pone a prueba un sensor de mordedura. Este sistema  sería de gran utilidad en perros en labores de rescate o de asistencia. En esta idea están involucrados la profesora Melody Jackson, el profesor y líder técnico de Google Glass, Thad Starner y el investigador científico Clint Zeagler.



FIDO tiene la intención de hacer más sencilla la tarea de comunicación entre perros y sus dueños, bien sea una persona con discapacidad o un cuerpo de rescate.

¿Cómo se logra ésto? Se activa un sensor en un arnés o collar en el perro que transmite una orden verbal que se puede escuchar a través de un auricular o ver en una pantalla de Google Glass.
En experimentos pasados realizados por el grupo de Jackson, quien ha entrenado perros de asistencia durante 18 años, se les dispuso a los perros un chaleco con un microprocesador que tenía cuatro tipos de sensores que los perros podían activar bien sea mordiéndolos, tirando de ellos o colocando la boca encima.

Estos perros entrenados lograron aprender rápidamente a activar los sensores que hacían sonar una alarma.

Además de ayudar a personas ciegas o con algún tipo de discapacidad a desplazarse con mayor eficacia, FIDO podría permitir a los perros detectores de bombas a comunicar a los manejadores de forma remota el tipo específico de bomba que han encontrado, y los perros de rescate podrían alertar remotamente que han encontrado una persona herida. Una subvención de Google permitirá a los investigadores estudiar algunas de estas aplicaciones. En última instancia, Jackson tiene en mente incluso un dispositivo que permitiese a un perro avisar si tiene hambre o necesita salir.


Fuentes: Technology review y ABC.es

Nota del E: 
Aunque personalmente estoy en contra de la utilización de perros en la localización de bombas, es lo que la noticia informa.

09 julio 2013

"Las ruinas circulares"

Las ruinas circulares
[Cuento. Texto completo.] Jorge Luis Borges
Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche, nadie vio la canoa de bambú sumiéndose en el fango sagrado, pero a los pocos días nadie ignoraba que el hombre taciturno venía del Sur y que su patria era una de las infinitas aldeas que están aguas arriba, en el flanco violento de la montaña, donde el idioma zend no está contaminado de griego y donde es infrecuente la lepra. Lo cierto es que el hombre gris besó el fango, repechó la ribera sin apartar (probablemente, sin sentir) las cortaderas que le dilaceraban las carnes y se arrastró, mareado y ensangrentado, hasta el recinto circular que corona un tigre o caballo de piedra, que tuvo alguna vez el color del fuego y ahora el de la ceniza. Ese redondel es un templo que devoraron los incendios antiguos, que la selva palúdica ha profanado y cuyo dios no recibe honor de los hombres. El forastero se tendió bajo el pedestal. Lo despertó el sol alto. Comprobó sin asombro que las heridas habían cicatrizado; cerró los ojos pálidos y durmió, no por flaqueza de la carne sino por determinación de la voluntad. Sabía que ese templo era el lugar que requería su invencible propósito; sabía que los árboles incesantes no habían logrado estrangular, río abajo, las ruinas de otro templo propicio, también de dioses incendiados y muertos; sabía que su inmediata obligación era el sueño. Hacia la medianoche lo despertó el grito inconsolable de un pájaro. Rastros de pies descalzos, unos higos y un cántaro le advirtieron que los hombres de la región habían espiado con respeto su sueño y solicitaban su amparo o temían su magia. Sintió el frío del miedo y buscó en la muralla dilapidada un nicho sepulcral y se tapó con hojas desconocidas.
 
El propósito que lo guiaba no era imposible, aunque sí sobrenatural. Quería soñar un hombre: quería soñarlo con integridad minuciosa e imponerlo a la realidad. Ese proyecto mágico había agotado el espacio entero de su alma; si alguien le hubiera preguntado su propio nombre o cualquier rasgo de su vida anterior, no habría acertado a responder. Le convenía el templo inhabitado y despedazado, porque era un mínimo de mundo visible; la cercanía de los leñadores también, porque éstos se encargaban de subvenir a sus necesidades frugales. El arroz y las frutas de su tributo eran pábulo suficiente para su cuerpo, consagrado a la única tarea de dormir y soñar.
 
Al principio, los sueños eran caóticos; poco después, fueron de naturaleza dialéctica. El forastero se soñaba en el centro de un anfiteatro circular que era de algún modo el templo incendiado: nubes de alumnos taciturnos fatigaban las gradas; las caras de los últimos pendían a muchos siglos de distancia y a una altura estelar, pero eran del todo precisas. El hombre les dictaba lecciones de anatomía, de cosmografía, de magia: los rostros escuchaban con ansiedad y procuraban responder con entendimiento, como si adivinaran la importancia de aquel examen, que redimiría a uno de ellos de su condición de vana apariencia y lo interpolaría en el mundo real. El hombre, en el sueño y en la vigilia, consideraba las respuestas de sus fantasmas, no se dejaba embaucar por los impostores, adivinaba en ciertas perplejidades una inteligencia creciente. Buscaba un alma que mereciera participar en el universo.
 
A las nueve o diez noches comprendió con alguna amargura que nada podía esperar de aquellos alumnos que aceptaban con pasividad su doctrina y sí de aquellos que arriesgaban, a veces, una contradicción razonable. Los primeros, aunque dignos de amor y de buen afecto, no podían ascender a individuos; los últimos preexistían un poco más. Una tarde (ahora también las tardes eran tributarias del sueño, ahora no velaba sino un par de horas en el amanecer) licenció para siempre el vasto colegio ilusorio y se quedó con un solo alumno. Era un muchacho taciturno, cetrino, díscolo a veces, de rasgos afilados que repetían los de su soñador. No lo desconcertó por mucho tiempo la brusca eliminación de los condiscípulos; su progreso, al cabo de unas pocas lecciones particulares, pudo maravillar al maestro. Sin embargo, la catástrofe sobrevino. El hombre, un día, emergió del sueño como de un desierto viscoso, miró la vana luz de la tarde que al pronto confundió con la aurora y comprendió que no había soñado. Toda esa noche y todo el día, la intolerable lucidez del insomnio se abatió contra él. Quiso explorar la selva, extenuarse; apenas alcanzó entre la cicuta unas rachas de sueño débil, veteadas fugazmente de visiones de tipo rudimental: inservibles. Quiso congregar el colegio y apenas hubo articulado unas breves palabras de exhortación, éste se deformó, se borró. En la casi perpetua vigilia, lágrimas de ira le quemaban los viejos ojos.
Comprendió que el empeño de modelar la materia incoherente y vertiginosa de que se componen los sueños es el más arduo que puede acometer un varón, aunque penetre todos los enigmas del orden superior y del inferior: mucho más arduo que tejer una cuerda de arena o que amonedar el viento sin cara. 

Comprendió que un fracaso inicial era inevitable. Juró olvidar la enorme alucinación que lo había desviado al principio y buscó otro método de trabajo. Antes de ejercitarlo, dedicó un mes a la reposición de las fuerzas que había malgastado el delirio. Abandonó toda premeditación de soñar y casi acto continuo logró dormir un trecho razonable del día. Las raras veces que soñó durante ese período, no reparó en los sueños. Para reanudar la tarea, esperó que el disco de la luna fuera perfecto. Luego, en la tarde, se purificó en las aguas del río, adoró los dioses planetarios, pronunció las sílabas lícitas de un nombre poderoso y durmió. Casi inmediatamente, soñó con un corazón que latía.
 
Lo soñó activo, caluroso, secreto, del grandor de un puño cerrado, color granate en la penumbra de un cuerpo humano aun sin cara ni sexo; con minucioso amor lo soñó, durante catorce lúcidas noches. Cada noche, lo percibía con mayor evidencia. No lo tocaba: se limitaba a atestiguarlo, a observarlo, tal vez a corregirlo con la mirada. Lo percibía, lo vivía, desde muchas distancias y muchos ángulos. La noche catorcena rozó la arteria pulmonar con el índice y luego todo el corazón, desde afuera y adentro. El examen lo satisfizo. Deliberadamente no soñó durante una noche: luego retomó el corazón, invocó el nombre de un planeta y emprendió la visión de otro de los órganos principales. Antes de un año llegó al esqueleto, a los párpados. El pelo innumerable fue tal vez la tarea más difícil. Soñó un hombre íntegro, un mancebo, pero éste no se incorporaba ni hablaba ni podía abrir los ojos. Noche tras noche, el hombre lo soñaba dormido.
 
En las cosmogonías gnósticas, los demiurgos amasan un rojo Adán que no logra ponerse de pie; tan inhábil y rudo y elemental como ese Adán de polvo era el Adán de sueño que las noches del mago habían fabricado. Una tarde, el hombre casi destruyó toda su obra, pero se arrepintió. (Más le hubiera valido destruirla.) Agotados los votos a los númenes de la tierra y del río, se arrojó a los pies de la efigie que tal vez era un tigre y tal vez un potro, e imploró su desconocido socorro. Ese crepúsculo, soñó con la estatua. La soñó viva, trémula: no era un atroz bastardo de tigre y potro, sino a la vez esas dos criaturas vehementes y también un toro, una rosa, una tempestad. Ese múltiple dios le reveló que su nombre terrenal era Fuego, que en ese templo circular (y en otros iguales) le habían rendido sacrificios y culto y que mágicamente animaría al fantasma soñado, de suerte que todas las criaturas, excepto el Fuego mismo y el soñador, lo pensaran un hombre de carne y hueso. Le ordenó que una vez instruido en los ritos, lo enviaría al otro templo despedazado cuyas pirámides persisten aguas abajo, para que alguna voz lo glorificara en aquel edificio desierto. En el sueño del hombre que soñaba, el soñado se despertó.
 
El mago ejecutó esas órdenes. Consagró un plazo (que finalmente abarcó dos años) a descubrirle los arcanos del universo y del culto del fuego. Íntimamente, le dolía apartarse de él. Con el pretexto de la necesidad pedagógica, dilataba cada día las horas dedicadas al sueño. También rehizo el hombro derecho, acaso deficiente. A veces, lo inquietaba una impresión de que ya todo eso había acontecido... En general, sus días eran felices; al cerrar los ojos pensaba: Ahora estaré con mi hijo. O, más raramente: El hijo que he engendrado me espera y no existirá si no voy.
 
Gradualmente, lo fue acostumbrando a la realidad. Una vez le ordenó que embanderara una cumbre lejana. Al otro día, flameaba la bandera en la cumbre. Ensayó otros experimentos análogos, cada vez más audaces. Comprendió con cierta amargura que su hijo estaba listo para nacer -y tal vez impaciente. Esa noche lo besó por primera vez y lo envió al otro templo cuyos despojos blanqueaban río abajo, a muchas leguas de inextricable selva y de ciénaga. Antes (para que no supiera nunca que era un fantasma, para que se creyera un hombre como los otros) le infundió el olvido total de sus años de aprendizaje.
 
Su victoria y su paz quedaron empañadas de hastío. En los crepúsculos de la tarde y del alba, se prosternaba ante la figura de piedra, tal vez imaginando que su hijo irreal ejecutaba idénticos ritos, en otras ruinas circulares, aguas abajo; de noche no soñaba, o soñaba como lo hacen todos los hombres. Percibía con cierta palidez los sonidos y formas del universo: el hijo ausente se nutría de esas disminuciones de su alma. El propósito de su vida estaba colmado; el hombre persistió en una suerte de éxtasis. Al cabo de un tiempo que ciertos narradores de su historia prefieren computar en años y otros en lustros, lo despertaron dos remeros a medianoche: no pudo ver sus caras, pero le hablaron de un hombre mágico en un templo del Norte, capaz de hollar el fuego y de no quemarse. El mago recordó bruscamente las palabras del dios. Recordó que de todas las criaturas que componen el orbe, el fuego era la única que sabía que su hijo era un fantasma. Ese recuerdo, apaciguador al principio, acabó por atormentarlo. Temió que su hijo meditara en ese privilegio anormal y descubriera de algún modo su condición de mero simulacro. No ser un hombre, ser la proyección del sueño de otro hombre ¡qué humillación incomparable, qué vértigo! A todo padre le interesan los hijos que ha procreado (que ha permitido) en una mera confusión o felicidad; es natural que el mago temiera por el porvenir de aquel hijo, pensado entraña por entraña y rasgo por rasgo, en mil y una noches secretas.
 
El término de sus cavilaciones fue brusco, pero lo prometieron algunos signos. Primero (al cabo de una larga sequía) una remota nube en un cerro, liviana como un pájaro; luego, hacia el Sur, el cielo que tenía el color rosado de la encía de los leopardos; luego las humaredas que herrumbraron el metal de las noches; después la fuga pánica de las bestias. Porque se repitió lo acontecido hace muchos siglos. Las ruinas del santuario del dios del fuego fueron destruidas por el fuego. En un alba sin pájaros el mago vio cernirse contra los muros el incendio concéntrico. Por un instante, pensó refugiarse en las aguas, pero luego comprendió que la muerte venía a coronar su vejez y a absolverlo de sus trabajos. Caminó contra los jirones de fuego. Éstos no mordieron su carne, éstos lo acariciaron y lo inundaron sin calor y sin combustión. Con alivio, con humillación, con terror, comprendió que él también era una apariencia, que otro estaba soñándolo.

06 julio 2013

Declaración universal de los derechos del animal


Londres, 23 de septiembre de 1977
Adoptada por la Liga Internacional de los Derechos del Animal y las Ligas Nacionales afiliadas en la Tercera reunión sobre los derechos del animal, celebrada en Londres del 21 al 23 de septiembre de 1977. Proclamada el 15 de octubre de 1978 por la Liga Internacional, las Ligas Nacionales y las personas físicas que se asocian a ellas. Aprobada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y posteriormente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)
 
Preámbulo
 
Considerando que todo animal posee derechos,
Considerando que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímes contra la naturaleza y contra los animales,
Considerando que el reconocimiento por parte de la especie humana de los derechos a la existencia de las otras especies de animales constituye el fundamento de la coexistencia de las especies en el mundo,
Considerando que el hombre comete genocidio y existe la amenaza de que siga cometiéndolo,
Considerando que el respeto hacia los animales por el hombre está ligado al respeto de los hombres entre ellos mismos,
Considerando que la educación debe enseñar, desde la infancia, a observar, comprender, respetar y amar a los animales,
Se proclama lo siguiente:
 
Artículo 1.
Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.
Artículo 2.
a) Todo animal tiene derecho al respeto.
b) El hombre, en tanto que especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a los otros animales o de explotarlos violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.
c) Todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.
Artículo 3.
a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni actos crueles.
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.
Artículo 4.
a) Todo animal perteneciente a una especie salvaje, tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse.
b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.
Artículo 5.
a) Todo animal perteneciente a una especie que viva tradicionalmente en el entorno del hombre, tiene derecho a vivir y crecer al ritmo y en las condiciones de vida y de libertad que sean propias de su especie.
b) Toda modificación de dicho ritmo o dichas condiciones que fuera impuesta por el hombre con fines mercantiles, es contraria a dicho derecho.
Artículo 6.
a) Todo animal que el hombre ha escogido como compañero tiene derecho a que la duración de su vida sea conforme a su longevidad natural.
b) El abandono de un animal es un acto cruel y degradante.
Artículo 7.
Todo animal de trabajo tiene derecho a una limitación razonable del tiempo e intensidad del trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo.
Artículo 8.
a) La experimentación animal que implique un sufrimiento físico o psicológico es incompatible con los derechos del animal, tanto si se trata de experimentos médicos, científicos, comerciales, como toda otra forma de experimentación.
b) Las técnicas alternativas deben ser utilizadas y desarrolladas.
Artículo 9.
Cuando un animal es criado para la alimentación debe ser nutrido, instalado y transportado, así como sacrificado, sin que de ello resulte para él motivo de ansiedad o dolor.
Artículo 10.
a) Ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre.
b) Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de animales son incompatibles con la dignidad del animal.
Artículo 11.
Todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida.
Artículo 12.
a) Todo acto que implique la muerte de un gran número de animales salvajes es un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.
b) La contaminación y la destrucción del ambiente natural conducen al genocidio.
Artículo 13.
a) Un animal muerto debe ser tratado con respeto.
b) Las escenas de violencia en las cuales los animales son víctimas, deben ser prohibidas en el cine y en la televisión, salvo si ellas tienen como fin el dar muestra de los atentados contra los derechos del animal.
Artículo 14.
a) Los organismos de protección y salvaguarda de los animales deben ser representados a nivel gubernamental.
b) Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley, como lo son los derechos del hombre.

04 julio 2013

El abandono en España

El mundo de la cultura apoya una campaña contra el abandono de animales en verano.



España tiene el récord de animales abandonados de Europa
Cartel de la campaña  "¿Te abandonaría él por un veraneo?"



Cada 3 minutos se abandona un animal de compañía en España.  Más de 300.000 animales son abandonados anualmente en nuestro país, y en la Comunidad de Madrid superan los 10.000 al año.
Para luchar contra estas cifras y prevenir que este verano aumente de nuevo el abandono de mascotas debido a las vacaciones, la FAPAM, Federación de las Asociaciones de Protección Animal de la Comunidad de Madrid, lanza en estos días la campaña “¿Te abandonaría él por un veraneo?”

La campaña ha recibido el apoyo de numerosos personajes públicos, en especial del mundo de la cultura. Entre ellos, Cristina Narbona, Julia Otero, Rosa Montero, Blanca Suárez, José Mota, Maria León, Julia Navarro, Jorge Javier Vázquez, Juanjo Puigcorbé, Carmen Rigalt, Lluís Homar, Kira Miró, Vicente Romero, Julián Hernández, Leiva de Pereza, Rubén Pozo de Pereza, Marcos Ana, Mariam Hernández, Patricia Montero, Reincidentes, Boikot, Sidecars, Ciuco Guttiérrez, Antonio Zabálburu, Mario Valdivieso, Yesca, Jesús Olmedo, Ruth Núñez, Fernando Andina, Julián López...

Además se ha filmado un cortometraje protagonizado el perro Pancho -famosos por participar en campañas publicitarias y series televisivas- y Federico Luppi, dirigido por Miguel Romero. "Divina Justicia" es el título de esta creación que aborda el triste tema del abandono de perros y gatos en vacaciones, y en el que podemos ver al veterano Pancho, como el perro regalado por el abuelo (Luppi) a un niño y abandonado sin piedad por el padre.


 

Las protectoras desbordadas

Con la llegada de las vacaciones el número de animales abandonados crece notablemente. "Aunque durante todo el año perros y gatos son dejados, esta campaña quiere concienciar contra el abandono en la época estival, y ofrecer las múltiples opciones para que nuestras mascotas no sean dejadas en el periodo vacacional", explican desde FAPAM.

Asimismo pretenden mostrar la crueldad a la que estos perros y gatos se enfrentan ya que la mayoría de ellos mueren agonizando por atropellos, por malos tratos, muerte lenta por inanición…y además son involuntariamente causa de accidentes de tránsito.


Como explican en FAPAM, ha aumentado el número de perros y gatos de raza abandonados, así como el número de mascotas de edad media y adulta que se encuentran en situación de abandono.
"Las protectoras están desbordadas", subrayan las asociaciones de protección animal y ésta es realmente el motivo principal de esta campaña. Además recuerdan que "la capacidad de los centros de acogida supera con creces el 100%"

"La crisis ha golpeado duramente a nuestras mascotas ya que el número de perros y gatos abandonados por problemas económicos ha crecido alarmantemente. Las protectoras están en una situación límite por este número creciente de animales en nuestras calles y carreteras, mientras su financiación ha decrecido drásticamente ya que las asociaciones de protección animal son de financiación privada y el número de socios ha descendido en el último año en torno al 50%", detalla FAPAM.


Alternativas cívicas al abandono

Y recuerdan que una tenencia responsable incluye saber gestionar el periodo vacacional y no deshacerse vilmente de nuestra mascota con la llegada de las vacaciones. Más teniendo en cuenta que hay muchas opciones como "las residencias caninas, los paseadores, las casas de acogida, el dejarlo con un amigo o familiar, optar por hoteles o apartamentos que admitan mascotas "

Por último, recuerdan que "en países como Suiza, Alemania, Holanda o Suecia el abandono de animales es apenas inexistente y España tiene el vergonzoso record de Europa de número de abandonos, mientras que los animales abandonados son adoptados mayoritariamente en países como Alemania.

La campaña podrá seguirse en las redes sociales como Facebook: https://www.facebook.com/fapam.madrid


Fuente: rtve.es / Jon Bandrés