18 enero 2013

Un perro acompaña a su amo...en el cementerio.

Cómo encontró Capitán la tumba donde yace su amo es un misterio.


La fidelidad de Capitán parece no tener fronteras, ni siquiera la muerte ha impedido que este perro se separe de su amo, ya que desde hace seis años duerme sobre la tumba de su dueño en un cementerio de la localidad argentina de Villa Carlos Paz, en la provincia de Córdoba.

"El perro apareció un día en el cementerio, sin que nadie lo trajera, y empezó a dar vueltas por todos lados hasta que encontró solo la tumba de su amo", explicó el director del cementerio.

Capitán, fue el regalo sorpresa que Miguel Guzmán le hizo a su hijo Damián en 2005. En marzo de 2006, Miguel falleció y Capitán desapareció de la casa familiar, aunque regresó al poco tiempo y se quedó en la calle durante algunos días, cerca de la vivienda.
Después, desapareció definitivamente y los Guzmán pensaron que había muerto o había sido adoptado por otra familia. Hasta que un día, cuando fueron de visita al cementerio, lo encontraron sobre la tumba de Miguel.

"El domingo siguiente volvimos a visitar la tumba y el perro estaba ahí. Esa vez nos siguió, en el regreso. Se quedó un rato con nosotros en casa pero después volvió al cementerio", relató Verónica, la viuda de Miguel.

Capitán  deambula por el cementerio y a veces regresa a casa de su dueño durante unas horas, pero al atardecer busca la tumba de su amo para dormir.
La verdad de cómo encontró Capitán, no solo el cementerio, sino además la tumba exacta donde yace su amo, sigue siendo un misterio, ya que el perro no acompañó a los familiares durante las exequias.

La historia de este abnegado can recuerda a la de Hachiko el Akita Inu que permaneció durante nueve años en una estación de tren en una localidad japonesa esperando el regreso de su dueño que había muerto.

Fuente: RT.com