07 enero 2013

Golpe de calor

El golpe de calor en los perros: prevención y cuidados (*)

 


El calor afecta a los perros con mucha más rapidez que a los humanos. Su mecanismo para enfrentar  los cambios bruscos de temperatura es diferente al nuestro y no es tan eficaz.
Es muy importante ser consciente de ello, lo que a nosotros nos parece 'un momentito' puede ser fatal para un can: cuando hace calor, dejar a un perro en un coche con las ventanas cerradas puede causarle la muerte en poco más de 10 minutos. 

Los perros eliminan el calor de varias formas: jadeando (a través de la respiración), sudando (a diferencia de los humanos, que sudamos por todo el cuerpo, ellos sólo lo hacen a través de las almohadillas de las patas) y a través de zonas de poco pelo como el vientre (cuando se tumban en superficies frescas es precisamente para liberar calor por conducción)

Los golpes de calor -hipertermia- afectan más a los perros más mayores, a los más jóvenes y a los que ya de por sí tienen más problemas de respiración, que son los de hocico chato (braquicéfalos): Bulldog inglés, Bulldog Francés, Carlino, Boxer, Pequinés, etc.
Los perros de pelo oscuro tienen más riesgo de sufrir hipertermia que los de pelo claro, el negro absorbe más el calor.
Si, además, vuestro perro tiene alguna cardiopatía es primordial cuidarlo y evitar riesgos porque el resultado será aún más grave o fatal.


¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor?
Los primeros síntomas no graves son mareo, mucho jadeo, debilidad y apatía. A partir de ahí, los síntomas graves son shock y desmayo.

Consejos básicos para evitar la hipertermia
Nunca deje a su perro solo dentro de un coche o de cualquier espacio reducido, ni con las ventanas abiertas. El estrés que le puede producir el estar solo es un factor de riesgo añadido.
Asegúrese de que siempre disponga de agua fresca y limpia, que pueda estar en la sombra y que tenga algún sitio fresco en el que echarse.
No lo saque a la calle y desde luego no lo haga correr o hacer ejercicio durante las horas de más calor. Además, andar por el asfalto cuando está muy caliente le puede causar quemaduras en las almohadillas.
Dele de comer cuando hayan pasado las horas de más calor.
Si es de pelo claro, tenga en cuenta que su trufa y ciertas zonas de su cuerpo (orejas, donde no tenga pelo, etc.) se pueden quemar con el sol igual que nos pasa a nosotros.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?
Si no puede ir a urgencias de inmediato, estos consejos pueden ser muy útiles en un primer momento. Pero, sin duda, si cree que su perro ha tenido un golpe de calor debe acudir al veterinario cuanto antes.

- Lo más importante es enfriar al perro para que su temperatura baje hasta 39ºC
- Si estaba en un coche o en algún lugar cerrado donde la temperatura es elevada, trasládelo en brazos lo antes posible a una zona donde haga menos calor, a la sombra.
- Mójele con agua fresca, nunca con agua helada. Puede refrescarlo pasando toallas húmedas por los pies, por el cuerpo, por el cuello, en torno a la cabeza, pero no lo cubra por completo con ellas.
- Abaníquelo.
- Humedézcale la boca pero no lo fuerce a beber.
- Frote alcohol o pase un cubito de hielo por sus axilas, ingles y nuca.
- Masajee la parte inferior de las extremidades para favorecer la circulación.
Si ya respira bien, se recupera y parece estar mejor no lo dude: al veterinario.

Fuente. srperro.com


(*) Nota anterior sobre el mismo tema:  29/11/2011