16 noviembre 2012

Garrapatas

En primavera, con la llegada del calor aparecen las garrapatas. Para poder reproducirse, la hembra necesita sangre y el perro es uno de sus hospedadores favoritos. 
La garrapata espera a nuestro perro en zonas con vegetación, por ejemplo en hierbas altas a la orilla de los caminos, en jardines, muros, parques, o terrenos sin edificar. Así que es fácil que su perro se encuentre con garrapatas cuando sale de paseo.


Por tratarse de un ácaro hematófago debe tenerse sumo cuidado dada la potencialidad de transmitir enfermedades. El control eficiente de esta plaga se basa en el conocimiento de su biología y en el tratamiento simultáneo de mascotas y ambiente.

Estos artrópodos, pertenecientes a la clase Arachnida, no poseen el cuerpo dividido en cabeza, tórax y abdomen como los insectos. En general son parásitos externos de animales. Rhipicephalus sanguineus (garrapata marrón del perro) ataca específicamente perros domésticos, mientras que en raras ocasiones puede pasar del perro al hombre, caballos e inclusive vacas. Pertenecen a la familia Ixodidae, vulgarmente conocidas como garrapatas duras. Sus piezas bucales son los quelíceros, adaptados para punzar, y pedipalpos sensoriales. 

Machos y hembras poseen un marcado dimorfismo sexual ya que las hembras se alimentan a repleción y adoptan una forma globosa. Su ciclo de vida comprende estadios de huevo, larva (3 pares de patas), ninfa (4 pares de patas), adulto (4 pares de patas). El ciclo de vida normalmente desarrolla en 65 días, mientras que en condiciones climáticas desfavorables puede extenderse a 900 días. 
Esta es una garrapata de tres huéspedes. Esto significa que entre estadios, se desprende del huésped original, cae al suelo y posteriormente parasita un nuevo huésped (cuando se trata de mascotas el huésped suele ser siempre el mismo). 

Lo importante es saber que esta especie pasa tanto tiempo sobre el animal como en el ambiente. La hembra adulta, una vez fecundada y repleta de sangre, se deja caer al suelo y busca un sitio oscuro y seco para poner sus huevos y morir.  

Cada hembra coloca cerca de 4.000 huevos y el período de incubación suele ser de 7 días. El período de alimentación es de 3 días para las larvas, 4 días para ninfas y 6 días la hembra adulta. Por tratarse de individuos hematófagos, realizan daño directo por la picadura e indirecto por la potencial transmisión de enfermedades (virus, bacterias, protozoarios, rickettsias, etc.). 

La infestación surge del contacto entre animales sanos y parasitados, o bien, por la presencia de garrapatas en el ambiente. Dentro de los estímulos para reconocer al huésped se incluyen dióxido de carbono, olor, vibraciones, interrupción de luz, corrientes de aire, calor y humedad. Suelen estar presentes desde la primavera hasta el otoño, reduciendo su número en invierno. 


Garrapatas macho y hembra

Cuando un perro se acerca a una garrapata ésta saltará encima de nuestro amigo y caminará por su pelaje hasta llegar a su sitio favorito, que suele ser:
  • La zona de las orejas.
  • Entre los dedos.
  • Cerca de los ojos.
En estos sitios es donde su piel es más fina y con mayor irrigación  sanguínea.También se estacionan sobre la nuca y cuello, lugares inaccesibles para la boca del perro.

Si no ha tratado a su perro con un producto antiparasitario es normal encontrar garrapatas en verano. Un simple paseo es suficiente para que su perro tenga garrapatas.

El éxito evolutivo de estos arácnidos reside en pasar desapercibidos. Cuando pican al  perro, este no se entera, porque antes de introducir su boca, parecida a un estilete, la garrapata deposita una pequeña cantidad de saliva con propiedades anestésicas. Cuando pica el perro no lo siente y aunque su picadura no provoca dolor, sí produce daño. 

Efectos dañinos de las garrapatas


1. Inflamaciones locales    En los sitios de picadura se forman lesiones granulomatosas.

2. Transmisión de enfermedades 
 

a) Borreliosis (enfermedad de Lyme) “borrelia burgdorferi”

b) Babesiosis “babesia canis”- Transmisión por la saliva del Rhipicephalus sanguineus
- Parasitación eritrocitaria
- Multiplicación bipartición = destrucción eritrocito
- Síntomas (1 - 3 semanas post-transmisión)    

- Fiebre
- Apatía creciente
- Anemia
- Ictericia
- Hemorragias
- Esplenitis 
- Hemoglobinuria
- Casos agudos sin tratamiento:  muerte del animal


c) Ehrlichiosis “Ehilichia canis” (rickettasia)-Transmisión por la saliva del Rhipicephalus  sanguineus
-Invasión de monocitos en glanglios, bazo, médula ósea, hígado 

d) Parálisis por garrapatas
    Puede ser fatal pero es de rápida cura en hombres y animales. La garrapata inyecta una  neurotoxina.


e) Meningoencefalitis primavera-verano
- Flavivirus
- Transmisión por Ixodes Ricinus
- Patógeno para el hombre




Cómo quitar una garrapata:

En primer lugar, arrancar la garrapata de cuajo esta contraindicado. Lo único que hacemos es eliminar parte del cuerpo. La cabeza quedará todavía adherida al perro, pudiendo provocar infecciones.

Para quitarla se debe utilizar una pinza de puntas finas, tomar la garrapata lo más cerca poaible de la piel del perro y hacer un movimiento firme, lento y ascendente hacia adelante, a fin de desprenderla totalmente.

Enjuagar y desinfectar el sitio de las picaduras.

La garrapata recién extraída se debe colocar en un recipiente con alcohol a fin de exterminar también sus huevos. Nunca aplastarla, pues los mismos se esparcirían, repitiendo el ciclo.

Hay varios productos para eliminar y prevenir las garrapatas como pipetas y líquidos concentrados a base de Fipronil, Permetrina y otros, para aplicar sobre el perro y también para rociar o pulverizar en el ambiente.

Cabeza y boca de garrapata