17 abril 2019

Un estudio revela que los hombres con barba portan más gérmenes en el vello facial que los perros en su pelaje


Se encontró que cada barba muestreada tenía bacterias y la mitad tenía insectos que eran peligrosos para la salud humana. Por el contrario, varios de los perros analizados demostraron tener niveles más bajos de microbios. Los científicos dicen que es una mala noticia para los hipsters, pero los hombres con barbas albergan más gérmenes que los perros en su pelaje. 



En el estudio, los científicos querían descubrir si existía el riesgo de que los humanos pudieran contraer una enfermedad transmitida por un perro con un escáner de IRM que también se usaba para los exámenes de los veterinarios. Los investigadores tomaron muestras de las barbas de 18 hombres y el cuello de 30 perros, de variedad de razas, y compararon los resultados. 


El profesor Andreas Gutzeit, de la Clínica Hirslanden de Suiza, dijo: "Los investigadores encontraron una carga bacteriana significativamente mayor en los especímenes tomados de las barbas de los hombres en comparación con la piel de los perros. El estudio encontró que todos los hombres barbudos, de edades entre 18 y 76 años, mostraron altos conteos microbianos, pero solo 23 de los 30 perros tenían conteos altos. El resto tenía niveles moderados. Incluso se descubrió que siete de esos hombres albergan microbios que representan una amenaza para la salud humana". 

Después de los exámenes de IRM (resonancia magnética por imágenes) de los perros, los escáneres se desinfectaron y mostraron un recuento de bacterias "significativamente" más bajo en comparación con los niveles observados cuando los humanos los utilizaron. "Sobre la base de estos hallazgos, los perros pueden considerarse limpios en comparación con los hombres barbudos", dijo el Dr. Gutzeit. 

Pero Keith Flett, fundador del Beard Liberation Front (Frente de Liberación de Barba), que se opone a la discriminación contra los hirsutos, arroja dudas sobre el informe. "Creo que es posible encontrar todo tipo de cosas desagradables si tomas muestras del cabello y las manos de la gente y luego las pruebas", dijo. 'No creo que las barbas en sí mismas sean antihigiénicas. "Parece haber un flujo constante de historias negativas sobre barbas que sugieren que se trata más de pogonofobia que de cualquier otra cosa".

Fuente: dailymail.co.uk / Padriac Flanagan

16 abril 2019

Un perro apareció nadando a 217 kilómetros de la costa de Tailandia


Trabajadores de una plataforma petrolera a 217 kilómetros de la costa de Tailandia encontraron un nuevo inesperado amigo nadando en las cercanías: un perro.



Fue encontrado cerca de la plataforma, frío y temblando, sin ninguna indicación de cómo llegó hasta allí. Vitisak Payalaw, quien trabaja en la plataforma como planificador de Chevron, le dijo a CNN que sus compañeros del personal vieron al perro nadando hacia la plataforma en la tarde del 12 de abril, y le tendieron una pértiga. Pero, golpeado por las olas, no pudo subir, su intentos de agarrarse fracasaron en repetidas ocasiones.“Pensé que si no nos movíamos rápido, no podría ayudarlo”, dijo Payalaw. 



Payalaw describió cómo el perro se mantuvo en silencio, mirando a los trabajadores.“Sus ojos estaban tan tristes. Simplemente siguió mirando hacia arriba, como queriendo decir: ‘Por favor, ayúdenme'”, dijo. Entonces los trabajadores decidieron lanzar una cuerda alrededor del perro y levantarlo. 



Una vez a bordo, lo bañaron, le dieron agua fresca y una bebida con electrolitos. Lo llamaron Boonrod, que significa “sobreviviente”. Boonrod, de una raza originaria de Filipinas conocida como Aspin, fue devuelto al continente, donde fue recibido por la organización benéfica Watchdog Thailand. 



El perro fue trasladado a una clínica de animales en la provincia de Songkla. Payalaw dijo en su página de Facebook que Boonrod recibiría refugio temporal en una casa de perros hasta que pueda recuperarse. Si nadie viene a reclamarlo, Payalaw dijo que lo adoptará.

Fuente: CNN / Kocha Olarn, Joshua Berlinger

15 abril 2019

Cactus, el perro maratonista en el desierto del Sahara

El perro, de nombre ‘Cactus’ terminó la prueba entre los 50 primeros y recibió su medalla por participar en el maratón.

El Maratón de Sables o Maratón de las Arenas que finalizó este 12 de abril en el desierto del Sahara en Marruecos, es una de las pruebas más difíciles para los atletas, quienes deben de cruzar el desierto durante siete días. Comprende siete etapas con un día de descanso y deben de recorrer 250 kilómetros entre arena y piedras con distancias que van de 21 a 76 kilómetros por día.

Video:

Estas condiciones de la competencia no fueron impedimento para ‘Cactus’, un perro que se unió a los corredores en la segunda etapa y logró completar la prueba. Su nombre fue el más coreado entre los asistentes. Cactus acompañó a 800 atletas durante casi 200 kilómetros. El público y los competidores admiraron la fuerza y resistencia del perro; sin embargo, durante la tercera etapa, el animal vomitó y tuvo que recostarse. ‘Cactus’ terminó la prueba entre los 50 primeros y recibió su medalla por participar en el maratón.



Fuente: adn40.mx

14 abril 2019

Reconstruyen la cabeza de un perro de hace 4.500 años


Fue a partir de los restos encontrados en una tumba neolítica en Escocia

La artista forense Amy Thornton utilizó impresiones 3D de una tomografía computerizada del cráneo de un perro encontrado en una tumba del neolítico, en las islas Orcadas al norte de Escocia, para crear una reconstrucción de su cabeza con músculos, piel y cabellos. La datación por radiocarbono de los huesos del perro hallados en la localidad de Cuween muestran que el cánido fue colocado en la cámara funeraria unos 500 años después de que se construyera la tumba, lo que sugiere que su enterramiento formaba parte de un ritual.



Según Steve Farrar, gerente de Historic Environment Scotland, que encargó el proyecto, al igual que hoy en día los perros eran mascotas muy apreciadas, y ya en el neolítico eran mantenidos y entrenados como guardianes o por los granjeros para ayudar o cuidar a las ovejas. Pero los restos encontrados en la colina de Cuween sugieren que los perros tenían un significado especial para aquellos que vivían entorno y utilizaban la tumba hace unos 4.500 años. Farrar especula si tal vez los perros eran su símbolo totem o se consideraban a sí mismos como la gente de los perros. En cualquier caso se trata del primer intento de reconstrucción de un can de esa época.

El perro de Cuween era del tamaño de un collie grande, y tenía rasgos similares a los de un lobo gris europeo. Los investigadores creen que puede revelar información sobre las prácticas ceremoniales y el significado simbólico de los canes en las islas Orcadas en el Neolítico Tardío, así como sobre la aparición de los perros domésticos en el III milenio a.C. 


La tumba de Cuween Hill, datada entre 3000 y 2400 a.C. es un claro ejemplo de enterramiento de cámara neolítico. Posee cuatro celdas que se abren desde una cámara central a la que se accede por un pasadizo. En ella se encontraron 24 huesos de cráneos de perros cuando se excavó el yacimiento en 1901, así como restos pertenecientes a ocho seres humanos.

Fuente: labrujulaverde

12 abril 2019

Toxoplasmosis en perros


¿Qué es la toxoplasmosis?
La toxoplasmosis es una enfermedad de naturaleza infecciosa causada por un parásito protozoario llamado Toxoplasma Gondii.
No se trata de una enfermedad exclusiva de los canes, ya que afecta a gran diversidad de animales de sangre caliente, y también a los seres humanos.
Cuando se padece un contagio mediante el ciclo extraintestinal (que es el que afecta a todos los animales), el toxoplasma pasa del tracto intestinal al torrente sanguíneo, desde donde alcanza órganos y tejidos a los que afecta y que en consecuencia sufren una reacción inflamatoria e inmunológica.

Contagio de la toxoplasmosis en perros
La toxoplasmosis en perros es una enfermedad que nuestro can adquiere a través del ciclo extraintestinal y para comprender este mecanismo de acción debemos diferenciar los dos ciclos de reproducción de este parásito:

Ciclo intestinal: Se produce únicamente en los gatos. El parásito se reproduce en el tracto intestinal del gato, eliminando los huevos inmaduros a través de las heces, estos huevos maduran en el medio ambiente cuando han pasado entre 1 y 5 días.

Ciclo extraintestinal: El contagio a través de este ciclo se produce por la ingestión de los huevos maduros, que pasan del intestino a la sangre y son capaces de infectar órganos y tejidos.

Un perro se puede contagiar de toxoplasmosis a través del contacto con una superficie infectada, a través de la ingestión de las heces del gato o bien por la ingestión de carne cruda contaminada con los huevos del parásito.
Los perros jóvenes o inmunodeprimidos son un grupo de riesgo en el contagio de la toxoplasmosis.



Síntomas de la toxoplasmosis en perros
La toxoplasmosis de carácter agudo se manifiesta mediante gran diversidad de síntomas, aunque nuestra mascota no tiene por qué padecerlos todos.
Si observamos en nuestro perro alguno de los siguientes síntomas debemos acudir de manera urgente al veterinario:

Debilidad muscular
Falta de coordinación en los movimientos
Letargo
Depresión
Convulsiones
Temblores
Parálisis completa o parcial
Problemas respiratorios
Pérdida del apetito
Pérdida de peso
Ictericia (coloración amarilla de las mucosas)
Vómitos y diarrea
Dolor abdominal
Inflamación del globo ocular

Tratamiento de la toxoplasmosis canina
En primer lugar el veterinario deberá verificar el diagnóstico de la toxoplasmosis canina, por lo que generalmente realizará una analítica sanguínea para medir distintos parámetros, como la serología y los anticuerpos, el conteo de células de defensa y algunos marcadores hepáticos.
Si el diagnóstico se confirma el tratamiento variará dependiendo de cada caso en concreto y del estado de salud de base del animal.
Se emplearán fluidos intravenosos en caso de deshidratación severa y se pueden también prescribir antibióticos destinados a controlar la infección en las áreas afectadas, el tratamiento debe también contemplar como objetivo principal restaurar el sistema inmune del perro, sobre todo cuando éste ya se encontraba debilitado antes de la infección por toxoplasma. En algunos casos graves nuestro can puede requerir de un periodo de hospitalización.

Cómo prevenir el contagio de la toxoplasmosis
Para evitar el contagio de la toxoplasmosis en perros simplemente debemos ser cuidadosos y tener en cuenta las siguientes pautas higiénicas:

Evitar que nuestro perro ingiera carne cruda así como alimentos en mal estado
Controlar todas aquellas zonas en las que nuestro perro pueda entrar en contacto con las heces de un gato
Si también hemos acogido a un gato en nuestro hogar, debemos extremar la precaución, limpiar periódicamente el arenero y evitar que nuestro perro pueda entrar en contacto con él

Respecto al contagio en humanos, debemos aclarar que no es posible el contagio de la toxoplasmosis de un perro a un humano.



El 40-60 % de los humanos ha padecido toxoplasmosis, pero si el sistema inmune funciona adecuadamente, no se llegan a manifestar los síntomas, siendo únicamente una enfermedad peligrosa durante el inicio del embarazo en aquellas mujeres que no poseen anticuerpos.
El contagio humano se produce por la ingestión de alimentos contaminados y en el caso de los niños, por el posible contacto con las heces infectadas de un gato.
Fuente: expertoanimal / Miriam Arana

Tratamiento de la toxoplasmosis canina
Si el veterinario confirma que el perro ha sido diagnosticado con toxoplasmosis canina, será necesario una terapia de fluidos para evitar la deshidratación y para administrarle los antibióticos necesarios para controlar la infección.
En la actualidad la toxoplasmosis en perros tiene cura, existe un antibiótico llamado clindamicina que es el administrado en los perros con toxoplasmosis. Otros fármacos como pirimetamina y trimetoprima / sulfadiazina son también utilizados en estos casos.

En los casos de toxoplasmosis aguda, puede que el perro necesite ser hospitalizado para recibir un tratamiento de emergencia.

11 abril 2019

Cuando el perro es la estrella de la serie

Después de 18 temporadas, varios compañeros humanos y distintas ciudades, ‘Rex’, el policía canino, regresa a la televisión



Se llama Diesel von Burgimwald, tiene dos años y es un perro. Aunque no es cualquier perro. Diesel es descendiente directo del primer pastor alemán que interpretó en los noventa a "Rex, un policía diferente" (como se llamó la serie en España), el investigador canino que convirtió un concepto aparentemente sencillo –un inspector y su mejor amigo, su perro, resuelven casos en Viena– en un programa de éxito mundial. Distribuida en casi 60 países y repuesta infinitas veces, en Italia, España y Australia, además de los de origen, Alemania y Austria, tuvieron audiencias muy rentables.

Según el productor Oliver Bachert, esa era razón suficiente para relanzar la serie, solo que situada en Canadá ("porque necesitábamos mucha naturaleza") y con un nuevo título, "Hudson & Rex". "Rex siempre atrajo a diferentes grupos demográficos que no encuentras juntos normalmente en una serie", cuenta. "Por un lado, las mujeres, más afines a las historias de crimen; por otro, los dueños de perros, que consideraban el show muy realista y veían a sus perros igual; también hay un grupo masculino; y, por último, una audiencia joven, familiar, porque aunque sean crímenes, el hecho de que el perro siempre resuelva el caso la hace mucho más accesible".

Rex, un policía diferente se estrenó en 1994. Tuvo 13 temporadas en alemán, desarrolladas en Viena, hasta que la cancelaron en 2004. Después, en 2008, la cadena italiana RAI compró los derechos para rodar un remake situado en Roma que duró cinco temporadas más. Reginald Von Ravenhorst fue el pastor alemán original, la primera estrella de la serie en la que el compañero humano pasaba a un segundo plano. Y a Reginald le siguieron otros tres perros protagonistas.

Para encontrar al nuevo Rex también llevaron a cabo un proceso de selección exhaustivo. Y de pronto apareció Diesel. No solo cumplía físicamente las condiciones, "estaba unido por sangre a Reginald": la decisión estaba clara. Sin embargo, Diesel no es el único can del set. "Es el que aparece en los créditos, pero por razones de seguros y porque hay distintos tipos de escenas, tenemos dos secundarios, como dos dobles caninos", explica Bachert.






"A veces, mientras Diesel descansa y se prepara en su camerino, que es igual al de los actores solo que con sus juguetes y comida, uno de los perros secundarios ensaya las escenas", continúa. "Además, uno de los dobles suele interpretar las escenas más agresivas y el otro, las escenas más tiernas". Entre los tres, solo tienen que cumplir una norma básica: que todos los trucos que son capaces de realizar sean realistas."En cuanto a escritura de guion y producción es una serie más laboriosa. Los guionistas primero escriben una historia, inventan un caso y después tienen que ver cómo el perro, usando sus habilidades, puede resolverlo. Unas veces, lo hace a través de su olfato; otras, gracias a su fino oído... Parece que tiene superpoderes, pero son trucos reales que un perro siempre puede hacer", dice. 

"Hudson & Rex" se estrenó hace dos semanas en la televisión canadiense y triplicaron las predicciones de audiencia. "Estamos rodando 16 episodios, divididos en dos temporadas, pero seguros de que seguiremos", avanzaba Bachert estos días en el MIPTV en Cannes, el mercado televisivo más grande del mundo, donde presentaron mundialmente el relanzamiento de la serie.


Ya sea por nostalgia, como en Italia, donde ya la van a emitir; o por considerarlo un concepto novedoso, como en EE UU, donde el Rex original no tuvo mucha repercusión y hoy, en medio de una producción de shows "tan complejos e intensos", en palabras de Bachert, "la idea de que un perro resuelva asesinatos o secuestros es fácil y accesible para muchos tipos de audiencia". "Y, además, Rex sigue siendo un personaje único".
Fuente: El País / Irene Crespo

Reginald Von Ravenhorst, (el Rex original)

10 abril 2019

Original propuesta para adoptar un perro o gato


Una campaña anima a adoptar animales (y a ahorrarse varias sesiones de láser) bautizando a nuevas mascotas con el nombre de antiguas parejas. Los tatuajes son una forma de expresar algo que nos ha marcado en nuestra vida. Un ejemplo: cuando llega el amor, es posible que, presa de “las mariposas en el estómago” decidamos pasar por un estudio de tatuajes y añadamos a nuestra piel el nombre de nuestra pareja sentimental. 

Pero, ¿qué pasa cuando esa relación llega a su fin? Muchas personas intentan cubrir el tatuaje del nombre de su expareja con un nuevo tatuaje encima y otros tratan de eliminarlo mediante varias sesiones de láser con un coste bastante elevado. Pero hay una solución mejor: si te arrepientes de ese tatuaje con el nombre de tu ex, esta curiosa campaña de adopción de mascotas tiene una muy buena solución. ¿Por qué no adoptar un animal abandonado, ponerle el nombre de tu ex y no tocar el tatuaje? 

"Ame de Novo" ("Amar de Nuevo"). 

Así se llama la iniciativa de Petz, una cadena de tiendas de animales brasileña. En colaboración con varios centros de tatuajes, prepararon una sorpresa para las personas que acudían a borrar el nombre de sus ex. Al llegar al estudio, se les ofrecía la posibilidad de adoptar un perro o un gato que, precisamente, llevaban en el collar el nombre de su antiguo amor, haciendo así que el tatuaje mantuviera un significado. A juzgar por las caras de algunos de los participantes en la iniciativa, el flechazo fue instantáneo. Hay veces que una pequeña acción como esta puede salvar muchas vidas peludas.


El amor de cualquier animal de compañía es verdadero y es para siempre. Nunca se cansará de tus abrazos ni de tus caricias y siempre estará a tu lado pase lo que pase.

Video:
Fuente: elpais.com / Unai Villa

09 abril 2019

El Cementerio de los Perros (París)

Un lugar de descanso eterno. 




Le Cimetière des Chiens  (El Cementerio de los Perros) es el cementerio más antiguo del mundo  dedicado exclusivamente para animales. 

Se encuentra en la arbolada isla de Ravageurs, en d'Asnières-sur-Seine, al norte de París y según la leyenda antiguamente la isla fue refugio de piratas (actualmente no es una isla). Fue fundado en 1899 por la actriz y periodista Marguerite Durand, Alejandro Dumas, Georges Harmois y otros amantes de los animales. En esa época, una reciente ley del ayuntamiento prohibía a los dueños de perros que morían, dejar los cadáveres en la calle. Muchos parisinos tenían perros, algunos los enterraban en su jardín, pero la mayoría dejaba los cuerpos en la basura y los traperos los tiraban al río Sena. Así surgió la necesidad de contar con un espacio dedicado a ese fin.