16 septiembre 2018

Ansiedad por separación


Normalmente entre las 6 a 8 semanas de edad el cachorro comienza a ser rechazado por su madre fundamentalmente cuando intenta seguir mamando. 


Causas:
Esta situación, llamada desapego primario, tiene la finalidad de debilitar el vínculo materno-filial para que el cachorro se independice y ocupe el lugar que le corresponde dentro de la estructura jerárquica del grupo. Los lazos sociales que reemplazan al materno-filial, se terminan de establecer y reforzar durante la pubertad en los machos y el segundo celo en las hembras (desapego secundario).
De esta forma el individuo pasa a ocupar el lugar que le corresponde dentro de la estructura jerárquica del grupo. Cuando los propietarios adoptan al cachorro pasan a ocupar el lugar de la madre natural y si

15 septiembre 2018

La cola del perro


Los perros distinguen entre el agite de la cola a la derecha o a la izquierda 

Los perros reconocen, y responden de manera distinta, cuando otros perros agitan la cola a la derecha o a la izquierda, según un artículo que publica este jueves la revista Current Biology.
El estudio muestra que los perros, al igual que los humanos, tienen un cerebro organizado de manera asimétrica en el cual la mitad derecha y la mitad izquierda cumplen funciones diferentes.

Según el artículo, este descubrimiento expande la labor anterior de un equipo de investigadores italianos que encontró que los perros agitan la cola a la derecha cuando tienen emociones positivas, por ejemplo cuando ven a su dueño, y a la izquierda cuando tienen emociones negativas, como la presencia de un perro hostil.
El nuevo estudio encontró que esa distinción en el movimiento de la cola también tiene un significado para los otros perros.

Los investigadores mostraron a los perros videos de otros canes que movían la cola de manera asimétrica, a la derecha o a la izquierda, y observaron las reacciones.
Cuando los perros veían a otro can moviendo la cola a la izquierda su ritmo cardíaco aumentaba y parecían ansiosos. Cuando el movimiento de la cola era a la derecha, los perros observados permanecían relajados.


"La dirección de movimiento de la cola realmente importa y de una manera que corresponde a la activación hemisférica en el cerebro", señaló Giorgio Vallortigara, del Centro de Ciencias de la Mente y el Cerebro en la Universidad de Trento.
"En otras palabras, cuando un perro mira a otro que agita la cola mayormente a la derecha -lo cual indica activación del hemisferio izquierdo del cerebro como si hubiera una experiencia positiva-, su respuesta es relajada", añadió.

"Por el contrario, un perro que ve a otro que agita la cola a la izquierda, y esto señala activación en el hemisferio derecho del cerebro como en una experiencia negativa, tiene una respuesta ansiosa y un incremento de la frecuencia cardiaca", explicó el científico.




Fuente: El Universo
Artículo original en:  Revista Current Biology

10 septiembre 2018

¿Qué sienten los perros en sus últimos minutos?

Un veterinario "con el corazón roto" ha revelado cómo las mascotas asustadas buscan a sus dueños que han decidido abandonar la habitación cuando son "puestos a dormir"
En una  publicación viral de redes sociales, el veterinario anónimo escribió que los animales "no entienden por qué los dejaste" en sus momentos de agonía.

"Les ruego que NO LOS DEJEN", decía el mensaje compartido por Hillcrest Veterinary Clinic en Sudáfrica.

"No los hagas pasar de la vida a la muerte en una habitación llena de extraños en un lugar que no les gusta.

"¡Lo que la gente necesita saber que la mayoría  es que ellos los buscan a ustedes en sus últimos momentos!".

"Buscan en cada rostro a la persona amada. No entienden por qué los dejaste cuando están enfermos, asustados, viejos o muriendo de cáncer y te necesitan".



El veterinario agregó que los propietarios no deberían ser "cobardes" y hacer lo correcto al consolar a sus mascotas.
La publicación finalizó con "De un veterano cansado y quebrantado" y se ha compartido más de 87,000 veces.

Una usuaria, llamado Jenna Jackson, felicitó a la clínica veterinaria por compartir el mensaje.
"Me alegra que hayan publicado esto. Escuché a personas decir "fue muy difícil para mí quedarme". ¿Realmente?, ¿Demasiado "difícil" para ti? Ese tiempo no es sobre TI. Se trata de sus últimos minutos en esta tierra". "No me importa cuánto te duele. Haz lo correcto por ellos. Todo lo que te dieron fue amor incondicional", agregó.

La emocional publicación del veterinario fue motivada por un tweet de Jessi Dietrich, de Knoxville, Tennessee.

Ella le preguntó a su veterinario cuál era la parte más difícil de su trabajo. "Dijo que cuando tenía que sacrificar un animal, el 90% de los propietarios no querían estar en la habitación cuando los inyectaba, y en sus últimos momentos el animal suele frenéticamente buscar a sus dueños. Eso me partió el alma".

Fuente: evening standard (UK)

08 septiembre 2018

Lenguaje corporal en perros

Es importante comprender lo que los perros nos dicen con sus cuerpos, no sólo para entender a nuestro propio perro, sino también para predecir lo que están haciendo otros perros.
Hace falta experiencia para comprender realmente el lenguaje corporal de los perros. Observa a tu propio perro y a los de otras personas. Mira a los perros interactuando entre sí. Presta atención a las distintas partes del cuerpo por separado: orejas, colas, ojos, labios, pelos, la postura general. ¿Puedes determinar algunos comportamientos según ciertas actitudes corporales?

Seguro de sí
Signos: postura erecta (erguida), cola hacia arriba, cola que se mueve en forma lenta, orejas hacia arriba o relajadas, mirada directa, relajado, pupilas contraídas.

Miedo o preocupación
Signos: Postura más baja, cola hacia abajo, o "entre las patas", cola que se mueve en una forma rápida y frenética, girar la cabeza hacia otro lado o mirar hacia el otro lado dejando verse lo blanco del ojo ("ojo de ballena"), pupilas dilatadas. A menudo los perros ladran por miedo, como una forma de mantener distancia entre sí mismos y aquello que los asusta, especialmente si están encerrados o amarrados.
Los perros que están asustados a menudo muestran parados los pelos del lomo (pelos de punta), normalmente entre los hombros y hasta la cola. Esto no necesariamente indica agresión, sino que el perro se encuentra en alto sentido de alerta. A algunos perros se les ponen los pelos de punta más fácilmente que a otros.



Dominancia
Posturas de dominancia: colocarse sobre otro perro, mostrarse más alto, colocar el mentón o una pata sobre los hombros de otro perro, aceptar en forma calmada que otro perro lama sus labios, mirar fijamente. Algunos perros dominantes y seguros de sí, pueden girar sobre sus espaldas mostrando sus panzas, como una forma de tranquilizar a un perro más tímido o sumiso, o como invitación a jugar. Se mostrarán relajados al hacer esto, y normalmente mirarán al otro perro a los ojos.
A veces, montar a otro perro es un signo de dominancia, pero no siempre. Este comportamiento muchas veces mal entendido puede ser usado por un perro de más bajo rango para demostrar que es "amigo" de un animal de más alto rango.


Sumisión
Posturas de sumisión: incluyen cabeza y cuerpos hacia abajo, permitir que otros perros se muestren más grandes que ellos o que les pongan sus cabezas sobre los hombros, lamer los labios y las esquinas de la boca de otro perro, alejar la vista de otro perro, girar sobre sus espaldas y alejar la cabeza y la mirada del otro perro, con la cola entre las patas.
Entre perros, las jerarquías se mantienen y se demuestran de forma muy casual, y casi siempre son los miembros sumisos quienes lo hacen. Los miembros con rango más alto raramente muestran su autoridad, a menos que no estén seguros de si mismos. La mayoría de las demostraciones, y casi todas las peleas que se deben al rango, las protagonizan los miembros de rango medio o inseguros de sí mismos.


Juego e invitación al juego
El juego entre perros es muy similar a cosas serias tales como pelear, cazar, o reproducirse, por lo que los perros tienen formas ritualísticas muy desarrolladas para demostrar que sus intenciones son pacíficas y para divertirse. El juego entre perros a menudo se inicia por una invitación a jugar, tal como una "reverencia" o levantar la patita (especialmente entre cachorros), y es una manera que parece decir "si te muerdo, te monto, o te persigo, no va en serio, es sólo para divertirnos, ¿sí?"
A pesar que los perros juegan en forma bastante brusca, en general están bastante relajados, sus labios cubren sus dientes. Los perros a menudo ladran como parte del juego, normalmente en un tono más agudo que el ladrido del mismo perro debido a miedo o como advertencia.
A veces los perros se montan jugando. A menudo están excitados, pero no en una forma sexual, y parece ser una forma de vincularse. Ocasionalmente es para mostrar dominancia, pero no siempre. Algunos perros montan perros de más alto rango como forma de encontrar su lugar en un grupo que es mucho más complicado que una jerarquía lineal.



Señales de estrés
Los perros pueden estresarse en situaciones de frustración o miedo (incluso durante una clase o aprendiendo algo nuevo). Busca signos típicos de estres: sacudirse, gemir, orinarse, orejas hacia atrás, pupilas dilatadas, respiración rápida con la esquina de la boca retraída, cola hacia abajo, cuerpo más bajo, transpiración a través de los cojinetes de sus patas, rascarse, un repentino interés en olfatear, bostezar, parpadear, lamerse los labios o la nariz o estirar la lengua hacia adelante, desviar la mirada, o girar la cabeza hacia el otro lado, sacudir el cuerpo.
Los perros frustrados a menudo ladran (vemos esto muy frecuentemente en "peleas a través del cerco", cuando dos perros en lados opuestos de una cerca se ladran mutuamente; otro ejemplo común son los perros en un refugio que ven a otros perros pasar por delante; los perros con correas que deben pasearse a menudo ladran por la frustración).

Señales de calma
Turid Rugaas, un especialista noruego en comportamiento canino, señala que los perros, como animales de jauría, tienen formas altamente desarrolladas para evitar y resolver conflicto y agresión. Los perros, por lo tanto, utilizan señales de calma para reducir el estrés en ellos mismos y en otros con quienes interactúan, incluyendo seres humanos. Las señales de calma incluyen bostezar, desviar la mirada, lamerse los labios, moverse lentamente, moverse en círculos, olfatear el piso, hacerse los "distraídos", sentarse o echarse.  Nota que la mayoría de éstos son el lenguaje opuesto que la atención que se encontraría en una interacción agresiva.

Agresión
Las señales de agresión incluyen: cuerpo y piernas rígidas, gruñidos, cabeza hacia abajo, orejas pegadas hacia atrás cerca de la cabeza, ojos entrecerrados y sin pestañar, a veces veremos los labios levantados mostrando los dientes, pelos de punta (a lo largo del lomo, especialmente sobre los hombros y la grupa), la cola completamente estirada, y mirada fija e intensa (las pupilas pueden estar completamente dilatadas o completamente contraídas!)



Cómo reaccionar
Cuando observes a tu perro interactuar con otros, la regla general es que dejes que los perros decidan qué es apropiado y qué no lo es. Olfatearse la cola, jugar rudo, ladrarse al oído, montarse, y otras cosas que los perros hacen serían inaceptable en la compañía de humanos, pero es comportamiento canino perfectamente normal.

Pero, si ves que lo que tu perro hace molesta, asusta, o enoja a otro perro, es tu responsabilidad   hacer algo al respecto. A menudo, distraer a tu perro llamándolo o salpicándolo con algo de agua es suficiente (esto último es una llamada de atención, no un castigo). Si tu perro está demasiado excitado, llévalo a unos metros de la acción para que se calme un poco. Nuevamente, esto no es un castigo, es un "tiempo fuera" para calmarse.

Si ves que tu perro se la pasa encontrándose con "perros agresivos" que lo quieren morder, deténte a considerar las acciones de tu perro. ¿Tu perro está molestando a otros? ¿Está ignorando las señales de calma, o las indicaciones que el otro perro no tiene interés en interactuar?
Si concluyes que tu perro te está "protegiendo", piensa que tu perro te considera como un recurso valioso al que debe proteger, como un gran hueso. En su mente, tú le perteneces.


Bibliografía: Stacy Braslau. www.wagntrain.com
Fuente:Fernando Borcel- Proyecto Mascota

07 septiembre 2018

Cuando el lobo se convierte en perro en el sur de España


Durante décadas, el lobo ha sido atacado por ganaderos y cazadores en toda España, lo que llevó a la especie a estar a punto de desaparecer. Aunque ahora la situación es mucho más positiva, los errores del pasado siguen teniendo efectos hoy. La persecución del lobo en Extremadura y Andalucía redujo tanto la población que durante años se ha visto obligado a recurrir a la reproducción endogámica y hasta con perros salvajes. 



Esto ha provocado que las manadas de lobo que viven en Sierra Morena tengan un alto porcentaje de genes procedentes del perro. Esto diferencia claramente al lobo que vive al norte del río Duero, cuya genética es prácticamente pura, y al lobo del sur de España, que es una especie de 'perrolobo'.

Un estudio genético con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha mostrado que este aislamiento ha sido la principal causa de la 'mutación' del lobo al sur de España.
"Durante décadas, la población de lobos de Sierra Morena ha permanecido aislada de los del noroeste peninsular, con un tamaño de pocas familias (manadas) y mostrando una tendencia regresiva. Tanto es así, que no hay constancia de reproducción desde 2013", explica el investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana, Carles Vilà en el estudio financiado por la Fundación Barcelona Zoo y publicado en la revista Molecular Ecology.

Comparación genética
Para el estudio, los investigadores compararon los genomas de cuatro lobos ibéricos, incluyendo una muestra de uno de los últimos lobos de Sierra Morena, un ejemplar atropellado en 2003. Los resultados mostraron que el genoma del lobo de Sierra Morena tenía problemas para sobrevivir de esta población, según explica Vilà.
Por un lado, el material genético mostró una clara evidencia de endogamia. "La población era tan pequeña que sus miembros estaban muy emparentados entre sí (más que hermanos), por lo que todos los cruces dentro de la población tenían una elevada probabilidad de resultar en la expresión de enfermedades genéticas", asegura el investigador.
Vilá recuerda que en otras poblaciones de Escandinavia o Norteamérica, el apareamiento entre lobos emparentados ha llevado a un aumento de las malformaciones esqueléticas, ceguera o baja tasa reproductiva. "Sin embargo, no disponemos de información del posible impacto de la endogamia en la población de Sierra Morena", lamenta.

El cruce con perros
Por otro lado, el pequeño tamaño poblacional también ha llevado a un aumento de la probabilidad de cruzarse con perros. Varios estudios previos han mostrado que cuando el tamaño de las poblaciones de lobos es grande y estable, la probabilidad de que se crucen con perros es pequeña. "Sin embargo, en poblaciones muy pequeñas y sometidas a elevada presión cinegética, así como en el límite de la distribución, los casos de hibridación son más frecuentes", comenta Vilá.
De hecho, el genoma del lobo de Sierra Morena mostraba que, "muy probablemente", uno de sus abuelos había sido un perro. Y también mostraba evidencia de cruces anteriores con perros.
El genetista Óscar Ramírez, destacaba en una declaraciones durante la realización de este trabajo que el lobo de Sierra Morena tiene un 30% de su genoma que procede directamente del perro. Cuando esta especie se queda sin opciones de reproducción recurre al apareamiento con perros salvajes. 
"Al quedar pocos lobos en Sierra Morena, unos se cruzaron con perros y otros con los híbridos, por lo que hemos encontrado consanguineidad y mucha hibridación con perros, de forma que la genética original ha variado", explicaba el biólogo.

En su conjunto, los resultados del estudio muestran la difícil supervivencia de una población pequeña. "Tanto es así que ya no hay constancia de que se haya producido ninguna reproducción en los últimos años y, aunque quede algún individuo, parece que la población puede estar extinta desde el punto de vista funcional", advierte Vilá.
En este sentido, afirma que el caso del lobo en Sierra Morena recuerda que el hecho de que una población perdure en un tiempo no implica que sea viable a largo plazo. Así, poblaciones de lobos y de otras especies amenazadas pueden sobrevivir durante años con tamaños pequeños, pero los problemas para su supervivencia se acumulan y comprometen su supervivencia a largo plazo, según concluye el investigador.

El lobo llega a Madrid
No obstante, se tiene la esperanza de que los lobos con un genoma más puro lleguen algún día a repoblar los lugares clave de Andalucía y Extremadura. En la actualidad, el lobo ibérico ha llegado a Madrid a través de la Sierra de Guadarrama y se estima que hay dos manadas reproductoras en la sierra madrileña. La esperanza de biólogos y amantes de este animal es  que el lobo siga bajando hasta alcanzar Castilla-La Mancha, Extremadura y por último Andalucía. Esta es la única forma de salvar la pureza del lobo en el sur de España, la pronta llegada de los lobos del norte.

Fuente: ecodiario.es