09 febrero 2020

Estreñimiento en perros

Algunos casos de estreñimiento pueden solucionarse con una dieta blanda, que también sea rica en fibra. Analizamos las principales causas del estreñimiento y los beneficios de los alimentos blandos y ricos en fibra. El estreñimiento es el quinto problema digestivo más común en los perros. Cuando se trata de un episodio ocasional, no es motivo de preocupación, pero en algunos casos puede esconder un problema más serio, por lo que es necesario determinar su causa.


Las principales causas del estreñimiento en perros

Los perros suelen defecar una o dos veces al día, según su raza, alimentación y hábitos de vida. Cuando no pueden defecar por varios días y las heces son duras y secas, acompañadas de tenesmo y disquecia, sufren estreñimiento. En condiciones normales, la materia fecal debe viajar a través del tracto digestivo gracias a los movimientos peristálticos y llegar hasta el colon, el cual absorbe el agua y los electrolitos. Cuando esos movimientos peristálticos se ralentizan, la masa fecal se detiene durante demasiado tiempo en el colon y pierde humedad, adquiriendo una consistencia más seca y dura, lo cual provoca las dificultades para evacuar. El estreñimiento puede estar causado por diferentes problemas a lo largo del tracto digestivo, los cuales se catalogan según su ubicación en: intraluminal (bloqueos dentro del colon), extraluminal (obstrucciones originadas fuera del colon) o causas intrínsecas como enfermedades y lesiones nerviosas.

Las causas más comunes del estreñimiento en perros son:

Edad y género. 
Los perros de edad avanzada son más propensos a padecer estreñimiento, así como las hembras, según reveló un estudio desarrollado por Gamal M. H. Rakha y su equipo.

Dieta. 
La ingesta de objetos extraños que causan un bloqueo del tránsito fecal es la causa más común del estreñimiento en perros, aunque también puede deberse a la ausencia de fibra en la dieta y el consumo excesivo de alimentos ricos en calcio, como los huesos.

Nivel de actividad. 
Los perros más sedentarios son más propensos a padecer estreñimiento.

Tumores. 
Los tumores del tracto digestivo y aquellos que estrechan la región pélvica pueden cursar con estreñimiento.

Trastornos del sistema nervioso central y lesiones en la columna que afectan el tono del esfínter anal.

Deshidratación y/o desequilibrios electrolíticos que afectan la consistencia de las heces.

Hernias, agrandamiento de la próstata en los machos y problemas de las glándulas anales.

Enfermedades metabólicas y endocrinas, como el hipotiroidismo y la diabetes.

Medicamentos. 
Algunos fármacos, como los diuréticos, antihistamínicos, suplementos de hierro, antiácidos, opiáceos y anticancerígenos, pueden provocar estreñimiento, ya que disminuyen la motilidad intestinal.

Problemas psicológicos. 
El estrés, los cambios ambientales, una hospitalización o pasar muchas horas en casa pueden provocar una retención voluntaria de las heces que termine causando estreñimiento.

Problemas óseos. 
Los problemas en las caderas, como la artrosis y la displasia, que provocan dolor al defecar, pueden conducir al estreñimiento.

Cirugía. 
Los procedimientos médicos y los fármacos suministrados durante la cirugía pueden causar estreñimiento al ralentizar los movimientos peristálticos.

Beneficios de una dieta blanda en perros para tratar el estreñimiento

El tratamiento del estreñimiento canino dependerá de su causa, pero como regla general se recomienda seguir una dieta blanda y rica en fibra. La dieta blanda es más fácil de digerir, contribuye a limpiar el sistema gastrointestinal, reduce las probabilidades de sufrir irritación estomacal y suaviza la consistencia de las heces debido a que contienen un porcentaje más elevado de agua. Por otra parte, una dieta rica en fibra estimulará la motilidad intestinal, favoreciendo el tránsito de la materia fecal. La fibra soluble es fermentable, mientras que la fibra insoluble contribuye a aumentar el bolo fecal. Y ambas deben formar parte de una dieta saludable. La fibra provoca un aumento del volumen de las heces por dos mecanismos: favorece la retención de agua y la proliferación bacteriana, debido a su efecto prebiótico, ya que se convierte en el alimento de las bacterias beneficiosas del colon. Como resultado, este tipo de dieta aumenta la frecuencia de defecación.

Fuente: affinity-petcare | vets&clinics

07 febrero 2020

El megaesófago en el perro


Un problema difícil de detectar
Es un problema menos conocido y tampoco muy frecuente. Pero no por eso menos molesto. Es conveniente saber detectarlo al comienzo, no cuando ya está muy avanzado. 

Si nota que su perro mientras come o justo después de comer, de repente regurgita comida junto con una espuma blanca, puede ser que tenga o esté desarrollando el problema conocido como MegaesófagoLo primero que hay que hacer es acudir al veterinario para que haga un examen y así poder saber si el perro tiene o no este problema.

A continuación ofrecemos algunos datos orientativos que pueden ayudar a entender mejor de qué se trata y lo que puede hacer para intentar ayudar a su perro. 


¿Qué es el megaesófago canino?

Simplificando mucho el tema se puede decir que un esófago sano es un conducto recto que va desde la boca hacia el estómago. El megaesófago es un conducto cuyo pared ha cedido hacia afuera, formando una bolsa de menor o mayor tamaño dentro de la cual se queda la comida y el líquido ingerido. Por eso, cuando el perro come, los alimentos no llegan hasta el estómago y pasado un tiempo de haber permanecido en esa "bolsa" son expulsados (regurgitados).


  • Un megaesófago es difícil de detectar y diagnosticar y las opciones médicas son pocas. Sin embargo, muchos de los perros afectados pueden llevar una vida relativamente normal.
  • Los músculos del esófago no funcionan y no pueden mover los alimentos o el agua hacia el estómago. (Es como un globo que se infla varias veces y luego se cuelga inerte).
  • El resultado es que los alimentos ingeridos permanecen dentro del esófago en la cavidad torácica y nunca llegan al estómago.
  • La complicación más grave es que el líquido digestivo/alimentos llenan el esófago causando que éste desborde, lo cual por lo general da lugar a la aspiración del líquido digestivo/alimentos, lo que lleva a una neumonía (neumonía por aspiración).
  • Megaesófago puede ocurrir a cualquier edad, tanto en un cachorro como en un perro más viejo. Si afecta a un cachorro la causa suele ser genética. Si no es secundario a otra enfermedad en los animales adultos, se llama "idiopática" (causa desconocida).
  • Megaesófago puede ser secundario a otras enfermedades como la miastenia gravis, la enfermedad de Addison y otros trastornos neurológicos.          


Los síntomas


  • La regurgitación de agua, mucosas o los alimentos. Es muy típico ver una gran cantidad de líquido con mucha espuma blanca regurgitada. (Regurgitar es vomitar sin previo aviso, "vómitos" se asocia con náuseas.)
  • Pérdida de apetito o la negativa a comer.
  • Pérdida repentina de peso.
  • Dificultad para tragar, exagerados y/o frecuentes intentos de tragar.
  • Tratar de aclarar la garganta frecuentemente con un sonido "entrecortado".
  • Aliento de olor fétido.
  • Muchos perros pueden ser mal diagnosticados con un problema gastrointestinal.
  • Neumonía por aspiración es una complicación frecuente.      


Tratamiento


  • El perro tiene que ser colocado en una posición de alimentación vertical inmediatamente para evitar el hambre y/o neumonía por aspiración. (Nota: No quiere decir poner su "comedero en alto." Elevar el recipiente no coloca el esófago en la orientación correcta para que la gravedad vaya a funcionar.)
  • El perro debe permanecer en la silla por 20-30 minutos después de la alimentación para que la gravedad pueda hacer su trabajo.
  • Un alimento bajo en residuos o bajo en grasa, batido o en "albóndigas" funciona mejor. (Si se utiliza el método de albóndigas, éstas deben tragarse enteras.) Cada perro es diferente y se debe experimentar con la consistencia de los alimentos para ver qué le funciona mejor.
  • Se recomiendan múltiples tomas, 3-4 comidas al día.
  • Los líquidos se deben consumir en posición vertical.
  • Los medicamentos pueden incluir un reductor de ácido 1 o 2 veces por día. Medicamentos que aumentan la motilidad para ayudar a vaciar el estómago y así reducir al mínimo el reflujo del estómago al esófago. Y/o una "venda" esofágica para la esofagitis. También puede ser necesario el uso de antibióticos para la neumonía por aspiración.  
  • La alimentación vertical se puede lograr con una Silla Bailey.


Razas con mayor incidencia

Como ocurre con muchos defectos, el megaesófago también es un defecto genético en muchas razas. Esto quiere decir que en las razas afectados el problema se puede heredar de padres a hijos.


Shar Pei
Bulldog Francés
Dogo Alemán (Gran Danés)
Greyhound
Setter Irlandés
Fox Terrier de pelo duro
Golden Retriever
Labrador Retriever
 

A continuación vemos el video de un perro que nació con megaesófago congénito. Cuando el esófago está agrandado y no tiene ninguna movilidad muscular impide tragar alimentos cuando el perro está en posición horizontal. Sin ayuda, la comida queda atrapada en la garganta. Pero gracias a una silla especial, el perro queda en posición vertical y la fuerza de gravedad ayuda al alimento a bajar hasta el estómago. Obviamente, ser dueño de un perro en esas condiciones no es una tarea sencilla, porque se necesita mucha paciencia, pero eso no es imposible para quien realmente ama a los animales.






Silla Bailey






Nota: Este artículo está hecho con un objetivo meramente informativo. En caso de dudas debe consultar siempre con su veterinario ya que es el profesional indicado para esto y cada caso es particular.

Fuente:  Escuela Canina Maya

06 febrero 2020

El Cementerio de los Perros (París)

Un lugar de descanso eterno. 




Le Cimetière des Chiens  (El Cementerio de los Perros) es el cementerio más antiguo del mundo  dedicado exclusivamente para animales. 

Se encuentra en la arbolada isla de Ravageurs, en d'Asnières-sur-Seine, al norte de París y según la leyenda antiguamente la isla fue refugio de piratas (actualmente no es una isla). Fue fundado en 1899 por la actriz y periodista Marguerite Durand, Alejandro Dumas, Georges Harmois y otros amantes de los animales. En esa época, una reciente ley del ayuntamiento prohibía a los dueños de perros que morían, dejar los cadáveres en la calle. Muchos parisinos tenían perros, algunos los enterraban en su jardín, pero la mayoría dejaba los cuerpos en la basura y los traperos los tiraban al río Sena. Así surgió la necesidad de contar con un espacio dedicado a ese fin.

  • El terreno de una hectárea, originalmente estaba dividido en cuatro bloques: el de perros, el de gatos, el de pájaros y el de otros animales, pero actualmente estas separaciones no se han mantenido. La entrada con su arco estilo art nouveau  fue obra del arquitecto parisino Eugène Petit.



Dentro del cementerio hay enterrados más de 40.000 animales, y no son todos perros, también hay gatos, conejos, monos, aves, un ciervo, caballos, un oso y hasta un león llamado Tiger, que era de Marguerite Durand, la fundadora, quien solía caminar con él por las calles de París.


Durante muchos años fue el lugar elegido por las personas adineradas de Francia y otros países de Europa, para el descanso eterno de sus mascotas. Desde 1987 está declarado monumento histórico.


Aquí descansan animales famosos y algunos auténticos héroes como Barry, un perro de los monjes del Hospicio de San Bernardo en los Alpes suizos, que salvó a 41 personas hasta su muerte en 1814 a los 7 años. Esculpido en su tumba, Barry aparece llevando a una niña sobre su lomo, de la misma forma que cuando salvó a la criatura de perecer en una montaña. Una inscripción relata su historia…“Salvó la vida de cuarenta personas. Fue muerto por la número cuarenta y uno“.
Cuando encontraba en los Alpes a viajeros heridos o extraviados, les daba calor con su cuerpo, y si estaban demasiado débiles para poder andar, los arrastraba fuera de la nieve. Después bajaba de la montaña ladrando en busca de ayuda. Una tarde Barry descubrió un excursionista perdido; el hombre aturdido por el hambre y el frío, al ver un gran perro cubierto de nieve que le ladraba, se asustó y lo golpeó en la cabeza con una barra de hierro. Mortalmente herido, el perro se arrastró hasta el monasterio para avisar a los monjes. Estos siguieron el rastro de sangre de Barry, llegaron hasta donde estaba el hombre, quien al recuperarse se dio cuenta que había matado a quien le acababa de salvar la vida.(*)

Barry
(*) Se dice también que esta historia no es real, que Barry murió plácidamente y de viejo. El relato se hizo para darle mayor difusión a los rescates de los perros de San Bernardo en los Alpes.

Al final del sendero principal, hay un pequeño panteón que guarda los restos de dos héroes caninos, Papillon y Turc, que durante años sirvieron en la Liga de Seguridad Pública. En una caja de cristal incrustada en la piedra están las medallas que recibieron por rescatar personas de incendios y a niños de morir ahogados en el río. En una ocasión matuvieron a raya a unos ladrones hasta que la policía llegó, pero lamentablemente Papillon recibió un disparo y murió. En su epitafio dice: “Muerto en acto de servicio, 1910”

Papillon y Turc


La tumba 32435 es la de Rin Tin Tin, famoso perro artista de cine. Este pastor alemán fue rescatado siendo un cachorro, de una perrera bombardeada en Lorraine, Francia, por un soldado norteamericano llamado Duncan en 1918, poco antes de que acabara la Primera Guerra Mundial. Duncan lo llevó a los EEUU donde sería el protagonista de más de 20 películas. Rin Tin Tin murió en 1932.


Rin Tin Tin 

05 febrero 2020

Los perros pueden detectar el cáncer de próstata

Los perros pueden detectar a través de la orina y con un 93% de eficacia, la presencia de tumores en la próstata de los hombres, según la investigación llevada a cabo por la organización británica Medical Detection Dogs, recogida por la Real Sociedad Canina de España (RSCE) con motivo del Día Internacional contra el Cáncer.


Gracias a la detección precoz, se podrían reducir las muertes causadas por esta enfermedad, que ascienden a cerca de 9 millones al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y en ese aspecto los perros cobran gran protagonismo porque su olfato ha demostrado ser prácticamente infalible. 

Según Medical Detection Dogs, su nariz es el mejor sensor biológico que tenemos, con 300 millones de receptores olfativos en el hocico. Una investigación de 2014 indicó que estos animales son capaces de detectar pequeñas huellas del olor creado por diferentes enfermedades, entre ellas el cáncer. Una enfermedad que ya es una de las mayores enemigas de la salud mundial ya que solo en 2020, el número de nuevos casos de cáncer diagnosticados en España alcanzará los 277.394, cifra muy similar a la de 2019, siendo los de pulmón, colon y estómago los que más muertes provocan, al igual que sucede con el de mama en el caso de las mujeres. Así, la organización británica entrena a los perros durante seis meses de lunes a viernes para que puedan ayudar en las labores de detección, sobre todo para acabar con los falsos positivos. Cuando los canes identifican el olor asociado al cáncer en muestras de cantidades de 0,5 milímetros, lo indican sentándose o parándose. De este modo, el sistema británico de salud pública ya ha incorporado estas pruebas con perros ante su gran fiabilidad.

Su olfato, también contra el cáncer de mama

Pero no solo se limitan al cáncer de próstata; también ayudan a detectar el de mama, que es la segunda causa mundial de muerte entre las mujeres. A esa determinación llegó Isabelle Fromatin, del Instituto Marie Curie, investigadora asociada a la Cátedra de Ciencias de la Enfermería de la Universidad de París 13, la cual comenzó en 2009 una tesis sobre heridas y lesiones causadas por el cáncer de mama. Su investigación determinó que, cuando una persona padece esta enfermedad, su cuerpo produce sustancias químicas orgánicas llamadas compuestos orgánicos volátiles (COV), las cuales los perros pueden detectar a través de su olfato, de modo que se podría detectar la enfermedad de forma temprana. Así surgió el proyecto KDOG en el año 2011, por el que se constituyó un equipo multidisciplinar en el Instituto Marie Curie formado por especialistas del propio centro (patólogos, enfermeras y cirujanos oncológicos), investigadores científicos en biología y química de la escuela de ingeniería ESPCI París y expertos en perros (veterinarios, etólogos y cuidadores) para dar forma a este proyecto y entrenar a los canes para esta importante labor. 

De este modo, los perros, además de ayudar en labores de terapia para la recuperación de enfermos en hospitales, también pueden contribuir a la investigación, lo que da un salto cualitativo a la lucha contra esta mortífera enfermedad que sigue siendo la gran preocupación del ámbito médico.

Fuente: DV  -  Diario Veterinario

02 febrero 2020

La enfermedad de Aujeszky en el perro


Definición

La enfermedad de Aujeszky también se conoce como pseudo-erupción, picazón, rabia o parálisis bulbar infecciosa. El inglés se llama "pseudorabies" o "mad itch". La enfermedad animal notificada internacionalmente es siempre fatal para el perro.

Causa

Seguramente la mayoría de los dueños de mascotas ya han leído que a los perros y gatos no se les debería dar cerdo crudo, porque la enfermedad de Aujeszky se desencadena  por el Suide Herpesvirus 1 (SHV-1). La enfermedad lleva el nombre del veterinario húngaro Aladár Aujeszky, quien reconoció al virus del herpes 1902 como la causa de la enfermedad. Los principales anfitriones o portadores son los cerdos, que generalmente portan este patógeno sin síntomas en sí mismo. El cerdo está latentemente infectado, es decir, porta el virus a lo largo de su vida. El SVH-1 se reactiva una y otra vez, por ejemplo, por estrés, como en el caso de transporte de animales o en mala postura. Los perros pueden infectarse comiendo carne de cerdo cruda, pero también a través del contacto con animales infectados. Incluso un mordisco a través de un cerdo puede ser peligroso para el perro. Por ejemplo, los cazadores austríacos informan la muerte de al menos diez perros de caza en el año 2010. Una transferencia de perro a perro no es posible. Para los humanos, la enfermedad de Aujeszky es en gran medida inofensiva. El período de incubación es entre dos y diez días. En el perro, la enfermedad de Aujeszky generalmente mata de uno a tres días.

Síntomas

Como el término inglés "mad itch" y la contraparte alemana "Juckpest" ya se muestran, el síntoma principal es que atormenta al animal, picazón severa, especialmente en el hocico, nariz y orejas. Los perros con un picor intenso se raspan y frotan constantemente, causando lesiones profundas en la piel. Los primeros síntomas aparecen muy rápidamente y son muy similares a los de la rabia, por lo que la enfermedad de Aujeszky a menudo se denomina pseudo-rabia. El virus es neuroinvasivo, es decir, afecta el sistema nervioso central. Los síntomas incluyen pérdida de apetito y fatiga, pero a veces excitación. Puede ser que el perro gima o ladre. A diferencia de la rabia, el perro no es realmente agresivo. También hay dificultad para respirar y para tragar, aumento de la producción de saliva y vómitos en etapas avanzadas. Más tarde hay una nubosidad de la conciencia, calambres y parálisis. En las etapas finales, después de unos dos días, los perros afectados se calman, pierden el conocimiento y mueren.

Diagnóstico 

Debido a la similitud de los síntomas con otras enfermedades del sistema nervioso central, como la rabia , el diagnóstico que pueda ser la enfermedad de Aujeszky es  confiablemente proporcionado solo por métodos de laboratorio tales como detección de antígeno de virus, reproducción de virus o detección de material genético hereditario. Dado que la enfermedad de Aujeszky es de declaración obligatoria, en el caso de pruebas de diagnóstico, debe hacerse la presentación de la enfermedad de Aujeszky a las oficinas veterinarias. 

La enfermedad de Aujeszky en perros no es curable, debe acudirse a los primeros síntomas a un veterinario para excluir otras enfermedades posiblemente curables con síntomas similares. Si se demuestra que es la enfermedad de Aujeszky, se debe pensar en formas de facilitar el sufrimiento del perro.

Pronóstico

El pronóstico es muy malo, porque el La enfermedad de Aujeszky en perros siempre funciona mortalmente. Aún no hay una opción de tratamiento o vacuna.

Prevención

La única protección efectiva contra el la enfermedad de Aujeszky en perros es no dar al animal carne de cerdo cruda y tampoco despojos o carne de origen desconocido para comer. El contacto especialmente con cerdos o jabalíes generalmente se debe evitar en la medida de lo posible. 

Fuente. Vistano Veterinary


01 febrero 2020

México y sus perros


En el siglo 16, los españoles se sorprendían de que los pobladores pagaran más por un perro que por una vaca. Suprimir la dimensión simbólica que tenían estos animales en la época prehispánica costó décadas de represión. "Se perdió su valor religioso y quedó un vacío que hasta la fecha no ha sido cubierto", lamenta Raúl Valadez, quien ha dedicado 25 años al estudio de la especie.

Difícilmente existe en Mesoamérica un sitio arqueológico donde no se hayan encontrado huesos de cánidos asociados a un entierro, un basurero doméstico, sepultados al pie de un altar o convertidos en herramientas. Al inicio de la Colonia, existían por lo menos cinco razas en el país: el perro común o itzcuintli, el más abundante; el tlalchichi o perro de patas cortas; el malix o perro maya; el perro pelón o xoloitzcuintle, y los loberros, híbridos de lobo y perro.


Tlalchichi

La sobrepoblación de perros no existía, aclara Valadez, porque eran destinados a una diversidad de funciones: guardianes de casas y campos de cultivo, animales de carga, como compañía o para ser sacrificados en ceremonias, pues confiaban en que sirvieran de guía a los muertos. Un gran número era también consumido en fiestas rituales, aunque otras tradiciones aconsejaban su supervivencia, como la creencia otomí de que no se debía sacrificar al perro de un difunto, sino darle bien de comer, porque ese alimento lo recibía el muerto.

"Un códice náhuatl describe el alimento de los reyes mexicas: pescado blanco, guajolotes, venados... no perros. Esto significa que no era una comida de todos los días, el consumo tenía un sentido religioso", sostiene Valadez, fundador del Laboratorio de Paleozoología del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM.


Una vez perdida su carga simbólica, los viejos valores no fueron sustituidos por otros nuevos. "Los mexicanos somos unos absolutos ignorantes de lo que implica tener un perro desde un punto de vista práctico", afirma. "No tenemos una cultura zootécnica".


La mayoría de la gente, dice, nunca se pregunta para qué quiere un perro. "La concepción actual es que no son indispensables para la vida, se ven como desechables, pero desde que aparece el primer indicio de civilización, el hombre ya tenía un perro al lado".


Estudios de biología molecular han permitido determinar que el lobo gris es el ancestro directo del perro, la especie más cercana es el Canis lupus chanco, procedente del norte de China. Hace 100 mil años, cuando el Homo sapiens aparece en África, los primeros lobos comienzan a interactuar en el noreste de Asia con el Homo erectus. Pero los registros más antiguos de perros datan de hace 15 mil años.


"Hablamos de un periodo de 85 mil años en los que se da una interacción entre humanos y lobos, un esquema de mutua tolerancia favorecido por las épocas glaciares, que enclaustró a las poblaciones en pequeñas regiones", explica.


Se cree que los perros llegaron a México hace 8 mil años, pero si se considera que ya acompañaban a los grupos de cazadores recolectores que poblaron el continente, su presencia podría remontarse a tiempo atrás. Unas figurillas zoomorfas halladas en Tlapacoya, Estado de México, de hace más de 7 mil años, son el testimonio más antiguo de su presencia.


Existen más de 300 razas de perros, pero sólo tres se caracterizan por la ausencia de pelo: el xoloitzcuintle, el perro pelón peruano y el crestado chino, aunque comparten un mismo origen. Las investigaciones han permitido demostrar -señala Valadez- que los perros pelones son resultado de una mutación genética originada hace 2 mil años en el Occidente de México.


Xoloitzcuntle

El xoloitzcuintle es el único perro nativo de México, junto con el chihuahueño, agrega, aunque de este último se carece de registros arqueológicos y los pocos datos que existen lo ubican en el siglo 19. "Ahora estamos empezando a disponer de algunos esqueletos para conocer su naturaleza, pero tenemos un rezago de 20 años de estudio con respecto a los perros pelones".
                                                                   
Valadez considera importante no olvidar que el perro es producto de la interacción con el hombre, y dice mucho de una sociedad. "En la actualidad son animales que la mayoría de la gente desconoce, porque no los entiende, y si perdemos parte de ese conocimiento, también lo perdemos de nosotros, porque formamos una dualidad".

Mazorcas y carne

Una de las pocas fuentes que hacen referencia a la alimentación de los perros prehispánicos es el Códice Florentino de Fray Bernardino de Sahagún, donde escribe que comían pan y mazorcas de maíz, carne cruda y cocida, y también cuerpos muertos. Es por eso que Raúl Valadez ha convertido este tema en materia de investigación.




"Nos interesa entender si la alimentación de los perros de Teotihuacán y Tenochtitlan era diferente a la que tenían los del campo, si era similar o distinta a la de los pobladores".

El Laboratorio de Paleozoología cuenta con cerca de 130 restos de cánidos para ser estudiados, el más antiguo de hace 2.500 años, una hembra de un año de edad rescatada en Iztapalapa y asociada a un entierro.


Fuente: elgolfo.info

31 enero 2020

¿Las excepciones que prueban la regla? Comportamiento espontáneo de ayuda hacia los humanos en algunos perros domésticos



Los perros domésticos (Canis familiaris) son hábiles para leer y responder correctamente a los gestos comunicativos humanos para localizar comida oculta. No se sabe si ellos, como los chimpancés, comprenderán las solicitudes de ayuda para recuperar un objeto caído. 

El objetivo de este estudio fue examinar si los perros muestran un comportamiento de ayuda espontáneo hacia un experimentador humano que intenta obtener un objeto que está fuera de su alcance. El objeto en juego, ya sea "accidentalmente", cayó al suelo o fue arrojado al suelo por un familiar (propietario) o un humano desconocido. Con el fin de obtener una mejor comprensión de las diferencias individuales entre los perros que ayudan y los que no ayudan, se observó el comportamiento de todos los perros mediante un muestreo focal continuo de animales y se calificó mediante un etograma. Los rasgos de personalidad se midieron dejando que los propietarios calificaran a sus perros en 50 adjetivos de personalidad utilizando una escala Likert de 7 puntos. 


Los resultados demuestran que seis de los 51 perros mostraron un comportamiento de ayuda y lo hicieron más en la condición accidental (experimental) que cuando el objeto fue arrojado al piso a propósito (control) (P = 0.001). Los perros en general movieron más la cola (P = 0.009) y miraron con menos frecuencia hacia el líder de la prueba (P <0.001) en la condición experimental en comparación con la condición de control, lo que sugiere que experimentaron más excitación cada vez que los humanos necesitaban ayuda. Además, el análisis de componentes principales indicó que retiene 41 adjetivos que revelaron cinco factores de personalidad, en línea con investigaciones anteriores, que representaron el 60.7% de la varianza total. Sin embargo, los seis perros excepcionales no tenían rasgos de personalidad sobresalientes y eran de diferentes razas, lo que sugiere que esto no explica las diferencias en el comportamiento de ayuda. Llegamos a la conclusión de que los perros parecen motivados y dispuestos a ayudar a los humanos, pero que la mayoría no entiende la fuente del problema o cómo ayudar. 

Discutimos este resultado a la luz de las habilidades sociales previamente reportadas de perros y primates no humanos.

1. Introducción
Poder ofrecer ayuda es fundamental para la cooperación y una habilidad social clave que los humanos muestran incluso con completos extraños. La investigación ha demostrado que los niños de hasta 18 meses de edad ayudan a experimentadores humanos desconocidos a lograr sus objetivos en varias situaciones (Warneken y Tomasello, 2006) e incluso ayudan a un agente no humano (Kenward y Gredebäck, 2013). Se descubrió que la ayuda instrumental (es decir, la tendencia a completar el objetivo de otro) es uno de los primeros comportamientos prosociales emergentes que los niños son capaces y están dispuestos a realizar. Se ha sugerido que a la edad de dos años, todas las habilidades necesarias para ayudar a otro individuo a superar los desafíos instrumentales están presentes (Dunfield y Kuhlmeier, 2013).

30 enero 2020

Demencia senil en perros


La demencia senil en perros es una patología que se encuentra con frecuencia en la clínica veterinaria. Profundizar en los hallazgos clínicos y sus manifestaciones es imprescindible para dar con un diagnóstico y tratamiento que mejore de calidad de vida de los pacientes.



Etiología y cuadro clínico

La demencia senil en perros, o síndrome de disfunción cognitiva, es una patología degenerativa caracterizada por una alteración del comportamiento del paciente en la que se dan pérdidas progresivas de distintas funciones cognitivas, tales como la memoria, la capacidad de aprendizaje o percepción y la interacción ambiental. En cuanto a la fisiopatología del sistema nervioso central, el cerebro presenta determinados cambios, tanto físicos como químicos, que conllevan una pérdida progresiva de neuronas a medida que el paciente va aumentando su edad. Algunos de los cambios morfológicos que pueden experimentar son:

-Atrofia cortical.
-Dilatación de los surcos cerebrales.
-Aumento del tamaño de los ventrículos.
-Retracción de las circunvoluciones.

Como expone el Dr. Jaume Fatjó en su webinar “¿Dementes o simplemente ancianos? Envejecimiento y disfunción cognitiva”, es importante que el profesional veterinario y los pet parents tengan presente que los signos clínicos se manifiestan a partir de pequeños signos inespecíficos, como pueden ser desorientación o mala localización de objetos, existiendo también signos más acusados como cambios en el ciclo de sueño y falta de respuesta sensorial a estímulos.

Medición de la adhesión intertalámica

La sucesión de cambios bioquímicos y estructurales que afectan al cerebro de los perros geriátricos son indispensables para relacionar el cuadro clínico de la enfermedad. Dentro de estas alteraciones, la reducción de la materia gris y blanca, así como el deterioro de la neurogénesis, son los que más significación clínica tienen. En un estudio publicado por la revista Veterinary Radiology & Ultrasound, se quiso determinar qué alteraciones morfológicas del cerebro del perro están más relacionadas con el síndrome de disfunción cognitiva, tanto en perros juveniles como geriátricos, enfocando la investigación en la medición de la adhesión intertalámica.

La medición de la adhesión intertalámica es un parámetro que cuantifica el grado de atrofia cerebral que presentan los pacientes. En esta investigación se estudió la relación entre el espesor de la adhesión intertalámica con la longitud cerebral y el tamaño del ventrículo lateral, ya que experimentos previos habían hipotetizado sobre estas variables.

Se determinaron tres grupos de perros con y sin disfunción cognitiva, de tal manera que el primer grupo estaba conformado por animales menores de 9 años de edad, el segundo grupo estaba compuesto de animales mayores de 9 años de edad y el tercer grupo lo formaban pacientes diagnosticados de disfunción cognitiva. A través de técnicas diagnósticas como la tomografía computerizada y la resonancia magnética se pudieron tomar medidas de las diferentes variables a analizar. El grupo de animales con demencia senil obtuvo índices con resultados más bajos, mientras que en los otros grupos hubo correlación negativa asociada a la edad. Se concluye, por tanto, que la medición del espesor de la adhesión intertalámica y los ratios asociados parecen buenos marcadores para cuantificar el nivel de atrofia cerebral en perros con síndrome de disfunción cognitiva.

Conclusión

El estudio de los cambios morfológicos y bioquímicos que sufre el cerebro de un animal con síndrome de disfunción cognitiva es imprescindible para entender cómo se desarrolla el proceso degenerativo y, por consiguiente, qué pronósticos y tratamientos son los más indicados para el paciente.

Fuente: affinity-petcare/vets&clinics


Ver también en Ruka Trewa:  1) ¿Alzheimer canino?
                                                     2)  Síndrome de Disfunción Cognitiva en perros

29 enero 2020

Los perros son resistentes a las enfermedades por priones

Bilbao, España
Investigadores descubren los mecanismos de resistencia de los perros a las enfermedades por priones

Esta resistencia podría ser el resultado de una adaptación evolutiva al consumo de carroña. La investigación proporciona pistas para determinar nuevos enfoques terapéuticos para combatir las enfermedades por priones en humanos. Los investigadores de CIC bioGUNE e IRTA-CReSA han descubierto los mecanismos que pueden gobernar la resistencia a las enfermedades por priones en perros. La investigación, publicada en el FASEB Journal, una de las principales revistas biológicas del mundo, confirma el fenómeno de la resistencia a los priones en los miembros de la familia de los cánidos, que puede ser el resultado de la adaptación evolutiva al consumo de carroña. El trabajo, que ha consistido en imitar las características de la proteína canidae en ratones, puede ser clave para determinar nuevos enfoques terapéuticos para combatir las enfermedades por priones en humanos. Las enfermedades por priones son causadas por el plegamiento aberrante de la proteína priónica celular (PrPC) que la transforma en una proteína con una estructura patogénica llamada PrPSc. En los mamíferos, este plegamiento erróneo produce un grupo de enfermedades neurodegenerativas que son fatales, ya que no existe un tratamiento para ellas. 

Los priones se pueden transmitir entre diferentes especies, el ejemplo más conocido es la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), comúnmente conocida como "enfermedad de las vacas locas". El riesgo de transmisión a otras especies no debe descuidarse, especialmente en aquellas especies que están estrechamente relacionadas con los humanos. Sin embargo, hay algunas especies que, a pesar de la exposición a los priones, no parecen ser susceptibles a este tipo de enfermedad. Los mamíferos con un nivel de susceptibilidad muy bajo incluyen cerdos, conejos, caballos y perros, cuyas características se han estudiado ampliamente utilizando modelos transgénicos. Los cánidos son los únicos mamíferos que, hasta ahora, no han tenido un modelo transgénico para ayudar a explicar su resistencia inusual a las enfermedades por priones.