25 mayo 2019

Filme de Tarantino gana el premio al mejor perro en Cannes

"Once Upon a Time... in Hollywood" está compitiendo por la Palma de Oro, pero ya es una cinta ganadora a los ojos del festival. 


Quentin Tarantino se encuentra concursando por la altamente codiciada Palma de Oro en el Festival de cine de Cannes, pero la cinta ya tiene al menos un trofeo asegurado en la contienda.
El director de "Once Upon a Time... in Hollywood" y la Pitbull Brandy fueron reconocidos esta semana con el máximo premio en los Palm Dog Awards.

Los premios se entregan anualmente a las estrellas caninas (y directores humanos) de las películas del festival más centradas en los perros.


El viernes, Tarantino sorprendió a los miembros de la audiencia cuando se presentó para recibir el trofeo, un collar rojo de perro. Aplaudió a la Pitbull Brandy, que es propiedad del personaje de Brad Pitt en la película. 

 Fuente: tonica.la | Doris Salazar

22 mayo 2019

Kabar, el perro de Rudolph Valentino


Rudolph Valentino, la superestrella del cine mudo, murió en la ciudad de Nueva York el 23 de agosto de 1926, a los 31 años. Cada 23 de agosto, desde 1927, se ha celebrado un servicio en su memoria en el Hollywood Forever Cemetery (anteriormente Hollywood Memorial Park Cemetery) en el Mausoleo de la Catedral, donde se encuentra enterrado.

Cientos de libros se han escrito sobre la vida y la carrera de Rudolph Valentino, por lo que no es necesario que me extienda sobre ellos. Sin embargo, para recordar a Valentino, me gustaría contar la historia de su fiel amigo y compañero: su Doberman llamado Kabar.

Rudolph Valentino amaba a los animales, pero amaba especialmente a los caballos y los perros. Era un excelente jinete e hizo muchas de sus propias acrobacias relacionadas con los caballos en sus películas, para alarma de los estudios, que estaban preocupados de que algo le sucediera a su estrella. Pero tanto como Valentino amaba a sus caballos, amaba a sus perros aún más. Algunos de los perros de Valentino fueron mantenidos en perreras en su propiedad, pero a ciertos perros "especiales" los dejó habitar dentro de la casa. Uno de estos perros fue Kabar.



Kabar nació el 20 de junio de 1922 en la región de Alsacia, Francia. Se dice que los Dobermans alsacianos se encuentran entre los mejores del mundo, y también los más inteligentes. Cuando Kabar tenía solo unos meses, le fue entregado a Valentino cuando se hospedaba en la finca francesa de la familia Hudnut, parientes de su entonces esposa Natacha Rambova. Se dijo que el donante era un diplomático belga que también era fanático de Valentino. Desde el principio, Valentino y Kabar eran inseparables, e incluso a Kabar se le permitió dormir en la habitación de Valentino dondequiera que estuviera.



A las personas muy ricas les gusta que sus animales viajen con ellos, y este fue el caso de Valentino. Sin embargo, las mascotas de los ricos no están alojadas en el compartimiento de equipaje, ni siquiera en la dirección, sino que están con sus dueños en Primera Clase. Aquí hay dos grandes fotos de Rudolph Valentino con Kabar en la cubierta del Leviatán:




Como se puede ver, Valentino llevaba a su querido amigo Kabar a donde quiera que iba. Nunca sabremos por qué no llevó a Kabar con él en su último viaje al Este en julio de 1926, pero no lo hizo. Y luego la impactante noticia del 23 de agosto de 1926 desde Nueva York.
Varias fuentes informaron sobre el aullido sobrenatural de Kabar en el momento de la muerte de Valentino a tres mil millas de distancia. Cualquiera que esté cerca de perros se da cuenta de que tienen algún tipo de percepción extra-sensorial, particularmente a nivel emocional. 

Se informó que una vez que Kabar comenzó a llorar con tristeza, los otros perros de Valentino alojados en Falcon Lair se unieron al coro. Las cosas parecían haber mejorado un poco cuando llegó Alberto, el hermano de Valentino, pero Kabar estaba casi constantemente enfermo después de la muerte de su amado maestro. No hay cura para un corazón roto, y Kabar finalmente murió de dolor el 17 de enero de 1929.




Fuente: Under Every Stone | Jim Craig

21 mayo 2019

El galgo, un tipo genial

Los galgos han acompañado a faraones, reyes y conquistadores. Son uno de los animales más rápidos del mundo, pero su deporte favorito es estar tumbados. Ahora, los científicos estudian su perfecto cuerpo aerodinámico… y su curiosa personalidad. 



El mejor amigo del faraón Tutankamón era un galgo y, cuando murió, fue embalsamado para que pudiera acompañarle en la otra vida. No es extraño: el galgo es una de las razas caninas más antiguas y asombrosas, con una personalidad fascinante. Un compendio de contradicciones. Es el perro más rápido del mundo y ocupa el puesto 18 entre los mamíferos más veloces. Pero su estado favorito es la inmovilidad. Le encanta estar tumbado. Puede dormitar 18 horas al día. Su pereza no es un capricho; necesita ahorrar fuerzas porque, cuando se lanza a correr, el derroche energético es tan explosivo que no tiene parangón en el reino animal.

Fue una de las primeras razas domesticadas, aunque siempre ha mantenido cierta distancia con el hombre, más que nada por su timidez. Y también por miedo y desconfianza (y no le faltan razones). Pero sobre todo porque al galgo le gusta que respeten su espacio, así es el galgo. No es de los que se desviven por acatar las órdenes de sus dueños. Obedece cuando le place. Es inteligente, pero no es fácil de adiestrar. No es el más apropiado para el pastoreo ni para la guardia. Ladra lo justo. Y casi nunca muerde. Sin embargo, ha sido perro de reyes, se lo menciona en la Biblia y en el Quijote. Y en la Península Ibérica hay constancia de la admiración que causaba entre los romanos ya en el siglo II a. C.
Una admiración que comparten los científicos de hoy, que estudian las características únicas de su carrera. José R. Alonso -neurobiólogo y catedrático de la Universidad de Salamanca- ofrece algunas claves. Empezando por la aerodinámica. Esbeltos, de cabeza afilada y patas finas y largas, todo su cuerpo es un prodigio de la ingeniería. Hasta las orejas actúan como los alerones de un Fórmula 1 en un túnel de viento.

Siguiendo por el ‘motor’. «El corazón es enorme. Llega a alcanzar el 1,7 por ciento del peso corporal. En medio minuto de carrera, un galgo moviliza toda su sangre cinco veces», explica Alonso. Y si se trata de un galgo español, una de las once variedades registradas, su resistencia le permite medirse durante más de tres minutos con una liebre. La aceleración de la frecuencia cardiaca es brutal: pasa de 60 pulsaciones en reposo a unas 320. Esto lo expone a síncopes e infartos. Los galgueros suelen llevar en el botiquín pastillas de cafinitrina y parches de nitroglicerina para administrárselos en caso de crisis.

Luego está la excelencia del ‘combustible’. «Tienen una enorme cantidad de sangre -en torno al 11 por ciento del volumen corporal, más que un caballo de carreras- y una elevada cantidad de glóbulos rojos». Esto le permite oxigenar rápido las células. El galgo puede aumentar 37 veces su capacidad pulmonar durante el ejercicio. Y el ‘chasis’ también ayuda: tórax amplio y grandes pulmones.
«Los músculos implicados en el galope tienen una elevada proporción de fibras de contracción rápida, que llegan a multiplicar por 15 su potencia energética. La coordinación entre las diversas musculaturas implicadas en el galope les proporciona empuje adicional -añade Alonso-. La piel es muy fina, sin apenas grasa y sin la doble capa impermeable de pelo que suelen tener otras razas caninas. Y, además, es alto, pero pesa poco». Un galgo español ronda los 25 kilos. Esto tiene un coste. Los galgos son frioleros y se hacen heridas con facilidad. El pelo es corto y tupido, lo cual, sumado a la poca grasa de su piel, hace que sean uno de los pocos perros que no huelen a perro. En la raza española -que desciende del podenco ibicenco y el galgo árabe- apenas quedan ejemplares de pelo largo, aunque los hubo…

Como el guepardo

Finalmente, el estilo. Nada académico. «Los galgos corren de un modo muy particular. Se conoce como ‘galope de doble suspensión’ (no se parece al de los caballos, más bien al de los guepardos). Hay dos posiciones en las que apoya las cuatro patas en el suelo, contraída y distendida, y entre medias el salto es explosivo gracias a su potencia muscular y a la flexibilidad de su columna vertebral, que actúa como un arco»

El galgo es un atleta de élite, un esprínter nato. Puede alcanzar hasta 72 kilómetros por hora, casi duplicando la velocidad de Usain Bolt. «En una vuelta alrededor de una pista de atletismo, un galgo gana a un caballo de carreras, sobre todo por su salida explosiva; pero si la carrera es más larga, el caballo termina superando al galgo», afirma. ¿Y contra un guepardo? «El guepardo tiene una velocidad muy superior (112 kilómetros por hora), pero solo puede mantenerla unos 200 metros. El galgo va más lento, manteniendo su velocidad máxima hasta los 250 metros». Pero es capaz de mantener una velocidad de crucero muy alta durante más tiempo. Tiene, además, gran habilidad para tomar las curvas. Los poderosos músculos de las caderas les permiten equilibrar las fuerzas centrífuga y centrípeta. Y cambiar de dirección, zigzagueando. Lo que le permite imitar los quiebros de las liebres, sus frenazos y acelerones.



El galgo siempre estuvo con nosotros. Lo apreciaron visigodos y andalusíes. Y los fueros y leyes medievales penaban con la muerte su maltrato. Sufridos y silenciosos, acompañaron a los conquistadores españoles en los galeones. Cuando la embarcación tocaba tierra, los soltaban para abastecer de carne a la tripulación. Tiene un instinto depredador muy fuerte. Cuando salta una liebre, su reacción es automática… Sin embargo, suele ser amigable con perros de razas pequeñas y tampoco suele tenerles manía a los gatos, quizá porque comparte con ellos el gusto por la independencia. Se deja mimar, pero solo un ratito. Más rarezas: confía más en su vista que en su olfato. Y dispone de visión estereoscópica: capta mejor los objetos en movimiento. 

18 mayo 2019

Los paseos de Bruno, nueva serie.

“Los paseos de Bruno”, es una comedia que se centra en las andanzas de un hombre y su perro en un barrio de Brooklyn.



Desde el 17 de mayo está disponible “Los paseos de Bruno”, la nueva comedia original de Netflix, protagonizada por el multifacético Solvan “Slick” Naim. La primera temporada tendrá un total de ocho capítulos de entre 11 y 20 minutos de duración, y cuenta la historia de Malcom y su perro Bruno, un animal adorado por su dueño y las andanzas de ambos por las calles del barrio Bushwick de Brooklyn. El dueño es chapado a la antigua y busca el respeto de sus vecinos. En los paseos diarios, ambos tendrán aventuras muy dispares y conocerán a todo tipo de personajes excéntricos y peculiares. Creada, dirigida, producida y protagonizada por Solvan ‘Slick’ Naim, el galardonado escritor, director y rapero argelino-estadounidense , que a sus 22 años, se convirtió en el productor de cine más joven en registrar una película en la Oficina de Desarrollo de Cine y Televisión de Nueva York, con su primer largometraje titulado ‘Full Circle’, que escribió, codirigió, protagonizó, editó y produjo al ganar cinco premios del festival de Urbanworld incluido el concedido por el público. Además trabajó en programas de televisión como “Snowfall” de FX. 

La fusión de comedia, perros y aventuras hacen del atractivo de esta propuesta donde lo más divertido pasa por esos paseos que pueden llevar a situaciones absurdas e hilarantes, donde el perro Bruno es la principal estrella, como también es la clave para que su dueño tenga una vida social. Cada capítulo es preciso y concreto, el canino es histriónico y su dueño saca lo mejor de él para cada ingeniosa historia de cada uno de los episodios y los diferentes personajes con los que se cruzan. 

La trama surgió de manera simple para Naim, cuando su mascota Bruno estaba en el estudio mientras él editaba otro proyecto, y observó que el perro comenzó a hacer muecas en la silla que estaba junto a él. Esa fue la inspiración para establecer los videos que tenía llevando a su perro a la música y que resultaron muy divertidos. A partir de allí juntó a sus amigos, vecinos y sus perros para filmar escenas con las que la mayoría de los dueños de perros pueden relacionarse, entre otras tantas situaciones. 




Naim además aporta la música original y escribe tres temas nuevos para el programa. El último álbum del rapero, titulado “Proof of Concept”, se estrenó junto con la serie. El elenco está compuesto además por Rob Morgan, Shakira Barrera, ZsaZsa Gabone, Erinn Anova, Donna Augustin, David Lee Denny Jr. y Eddie J. Hernández, entre otros. Mientras que el guion está a cargo de David Ebert y el propio Solvan Naim.
Fuente: impulsonegocios.com

16 mayo 2019

El mejor amigo para salvar al guepardo en Botsuana es el perro


Un grupo conservacionista pone en práctica el uso de canes para ahuyentar a los felinos del ganado, y evitar así que los pastores puedan matarlos. 



Que los perros persiguen a los gatos es algo bien sabido. Lo inaudito es que se hayan convertido en los mejores amigos para salvar de la extinción a los 1.700 guepardos que quedan en Botsuana (Botswana). 

El principal enemigo del guepardo en este país de África del Sur y otras naciones vecinas es el propio ser humano, que los mata para evitar que no cacen a su ganado. Por eso, el Cheetah Conservation Botswana, (CCB), un grupo conservacionista, concibió la idea de usar perros entrenados para practicar lo que mejor saben hacer: perseguir a estos felinos y espantarlos de las cabras de los pastores.
"El cachorro (canino) se cría con el ganado desde que tiene 6 o 8 semanas y crece creyendo que es una cabra y protegiendo a su familia", cuenta a Efe la coordinadora de Compromiso y Sensibilización de esta organización, Jane Horgan, en Ghanzi, un pueblo del oeste del país. El perro Tswana, de carácter vivaracho, tamaño pequeño y a menudo de color marrón, es una raza local que está adaptada a las condiciones de la sabana de esa zona.


"Los perros son capaces de detectar cuando el guepardo se acerca e interrumpen su patrón de caza al ladrar y a veces perseguir al felino. Así advierten al resto del ganado y hacen que se agrupe para que sea más seguro", prosigue Horgan. 

El guepardo es el mamífero más rápido de la Tierra, capaz de alcanzar velocidades de hasta 115 kilómetros por hora y con una capacidad de aceleración superior a la de algunos automóviles, aunque solo puede mantener ese ritmo frenético unos metros. Los guepardos, a diferencia de sus “primos”, los leones y los leopardos, cazan solo de día gracias a su vista privilegiada, su velocidad y su célebre piel moteada, que les ayuda a ocultarse en la vegetación seca. Ese hábito provoca que muchos ganaderos les echen la culpa de la muerte de sus cabras. Y acaban disparados, envenenados y atrapados, a veces, de forma cruel. "Algunas personas usan jaulas para atraparlos y luego les disparan cuando se meten en ellas. Desafortunadamente, las personas pueden ser muy creativas cuando se trata de matar carnívoros", explica esta activista.

Esta organización estima que se matan 200 guepardos cada año en este país de África austral. La población total ronde los 1.700 en Botsuana y no llega a los 7.000 en el resto del continente, donde reside esta especie.
Según un estudio de 2017 que codirigió el CCB, el número de guepardos que se matan en el sur de África supera la tasa en la que el animal puede reproducirse, lo que significa, según Horgan,"que la población está en una espiral descendente hacia la extinción". En 2014, esta organización le dio un perro a Naomi Torumba, una agricultora de la aldea de Karakubis, en el extremo oeste del país, para ayudarla a proteger sus cabras. Su rebaño ha crecido de 25 a 53 ejemplares. "Con la producción de mi pequeño ganado, pude construirle una casa a mi familia en Karakubis, vender algunas cabras para llevar electricidad a la casa y también comprar vacunas para el ganado", comenta Torumba, muy contenta y orgullosa de ese logro.

Otras organizaciones, como el Programa de Conservación de Gran Alcance para Guepardos y Perros Salvajes Africanos, aplauden esta sencilla iniciativa para cuidar a un animal tan icónico como el guepardo, amenazado de extinción. "El método es asequible para los agricultores locales y todo lo que se necesita es apoyo en el entrenamiento del perro y el bienestar animal", comenta a Efe la coordinadora en Botsuana de este programa, Kristina Kesch. "Creo que este concepto tiene un enorme potencial para extenderse por toda la región", remarcó Kesch.

Geofrey Moyo, otro ganadero, perdió unas 45 cabras debido a ataques que atribuye de guepardos en la granja de cinco hectáreas que posee cerca de Ghanzi, una zona al oeste de la reserva de Kalahari Central, uno de los principales atractivos de Botsuana para realizar safaris. A Moyo, la organización de protección de guepardos le proporcionó dos perros. "Veo menos carnívoros en la zona y no estoy perdiendo ganado por su culpa”, explica este ganadero, que dice que ahora "tolera más la fauna salvaje". 

La coexistencia entre granjeros y guepardos es clave para la supervivencia de esta especie, y el pequeño perro Tswana, a pesar de la tan famosa enemistad entre canes y gatos, está jugando un papel fundamental para ayudar y salvar al felino más veloz del mundo. Otras organizaciones, como el Programa de Conservación de Gran Alcance para Guepardos y Perros Salvajes Africanos, aplauden esta sencilla iniciativa para cuidar a un animal tan icónico como el guepardo, amenazado de extinción.

Fuente : La Vanguardia | EFE



12 mayo 2019

La quinta edición de Málaga Dog Party reunió más de 15.000 asistentes


La 'Málaga Dog Party 2019' ha reunido durante este fin de semana a más de 15.000 personas que han participado o asistido en alguna de las múltiples actividades que ha ofrecido esta celebración, consolidada por quinto año como el gran evento de mascotas referente de España. 



El programa de actividades ha concluido con un maratón popular que ha llenado el centro de Málaga de canes corriendo con sus dueños con fines solidarios. Los perros han sido, un año más, los protagonistas de las acciones que durante el fin de semana han animado las calles del centro urbano de Málaga. Así, con el patrocinio de Tiendanimal y Royal Canin y con la colaboración de Diario Sur, la Junta y el Ayuntamiento de Málaga, los asistentes han podido disfrutar de todo tipo de actividades entre las que han destacado las exhibiciones de la Escuela Canina Quercus y de Andalucía Mushing, la pasarela de adopciones, la entrega de premios 'Málaga Dog Party' al compromiso animal y la carrera popular en la que los perros han disfrutado con sus dueños practicando deporte en un entorno solidario y no competitivo. 

05 mayo 2019

Veterinaria On Demand, ¿ciencia ficción o realidad?


La puesta en marcha de servicios de consultas a distancia con foco en medicina humana pone sobre el tapete una discusión que tarde o temprano impactará en el sector veterinario. 



¿Qué opinan hoy los referentes? 

No hay dudas. La telemedicina ya es una realidad en la vida de las personas. Se trata de una suerte de acuerdo tácito entre quienes no disponen de las condiciones o el tiempo necesario para esperar una consulta personal y los que pretenden una mayor cobertura territorial, con un servicio de calidad sobre temas de baja complejidad, inclusive pudiendo reducir sus costos. Nadie podrá negar, tampoco, que la raíz de esta temática existe desde el momento mismo de la aparición de la electricidad, la telefonía o la televisión. Pero hoy la situación es distinta. La tecnología permite soluciones concretas que complementen la consulta personalizada entre médicos y pacientes. Además, la protocolización de la atención a distancia asegura muchas veces respuestas concretas a partir de las cuales las recomendaciones surgen de manera natural y avaladas científicamente.

LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS 
Silvina Muñiz - Médica veterinaria. Actividad privada y presidente de la Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía (AVEACA).

Veo posible la aplicación de la telemedicina en veterinaria si se dirige a los propios pacientes, como un complemento de la consulta. Esto implica que es una continuidad de la relación veterinario – propietario – paciente, donde ya existe un vínculo y un conocimiento. Una limitante es que para llegar a un diagnóstico certero se necesita el contacto con el animal y su evaluación, y sería un grave error que los veterinarios emitieran diagnóstico por esta vía.
Las oportunidades están en poder llegar a distancia, contener a un propietario que puede estar preocupado, favoreciendo el vínculo, y anticipando problemas a veces serios que pueden pasar por alto si no llevan al perro o gato al consultorio. A su vez, el riesgo potencial más importante es el error y la mala praxis. Generar un sistema de comunicación que le haga creer a las personas que acudieron a una consulta o fomentar el contacto virtual, en la medicina favorece indefectiblemente a la pérdida del diagnóstico presencial y el desarrollo de la clínica médica. Si es bien comprendido, este avance puede generar muchos beneficios. Si no se comprende la utilidad y se desvirtúa, generará un caos. Médicos y pacientes robots. Estoy de acuerdo en su utilización como una extensión del servicio médico veterinario en el domicilio. Como una forma de mantenerse en contacto.

¿Funciona en la actualidad?

No son pocos ya los hospitales (públicos y privados) y las empresas de medicina prepaga que incluyen a la telemedicina como un servicio más entre sus prestaciones. También están disponibles Apps que ofrecen una consulta virtual -en tiempo real (sin importar ni el día, ni la hora)-, abonando con tarjeta de crédito. Si bien es cierto que la fortaleza inicialmente destacada por las empresas de medicina prepaga tenía que ver con la posibilidad de contar con una herramienta con la cual tener acceso a pacientes en lugares alejados y poblaciones vulnerables, la realidad indica que el servicio es ofrecido para que las personas puedan resolver casos tan sencillos como un dolor de cabeza. Aunque siempre destacando que se amplía la disponibilidad de profesionales de la salud a todo el territorio y que no reemplaza a los médicos, en el último tiempo se han generado herramientas que ya están al alcance de todos, gracias a la conectividad de Internet y al soporte de una computadora o un celular.


04 mayo 2019

Tu perro es capaz de oír su nombre en medio del bullicio


Según un nuevo estudio, los canes son capaces de detectar su nombre en un entorno ruidoso, con independencia de quién le esté llamando. Este descubrimiento podría ser útil para perros de asistencia o de rescate, obligados en ocasiones a trabajar en lugares con demasiado ruido. Se trata de la primera vez que se demuestra esta habilidad en los canes, lo que podría ayudar a labores de rescate en catástrofes.


Imagina que te han invitado a una fiesta en la que hay mucha gente. De repente centras tu atención en una conversación que te interesa, haciendo caso omiso al resto del ruido. Incluso es posible que en medio de todo ese ruido oigas tu nombre. En ese caso, tu interés se centrará de repente en quién y qué están diciendo de ti. A esa capacidad de focalizar nuestra atención auditiva en un estímulo particular mientras filtramos ruidos se le conoce como ‘efecto fiesta de cóctel’. Gracias a ello, podemos ‘sintonizar’ directamente con una voz en concreto y ‘desconectar’ del resto. Es lo que posibilita, por ejemplo, a un controlador aéreo discernir entre distintos estímulos, o a un camarero de un bar o un restaurante ruidoso centrar su atención en las comandas. 

Esta capacidad ha sido ampliamente estudiada en humanos desde mediados del siglo XX, pero hasta la fecha nunca había sido probada en perros. Ahora, según un nuevo experimento realizado en la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, los cánidos también son capaces de detectar si alguien les llama por su nombre en mitad de un entorno bullicioso. Además, según estas investigaciones, pueden hacerlo con independencia de quién les esté llamando, lo que descarta la posibilidad de que los cánidos respondan al lenguaje corporal, el tono de voz u otras pistas de voces con las que estén familiarizados.

Una habilidad fantástica para perros rescatadores

Según dicho estudio, publicado recientemente en la publicación especializada Animal Cognition, esta habilidad es especialmente útil para aquellas personas que trabajan con perros de asistencia, pues en situaciones urgentes, especialmente en entornos ruidosos, estos animales pueden necesitar órdenes de personal más allá de sus dueños o cuidadores. Para realizar el estudio, la científica cognitiva Amritha Mallikarjun y su equipo reclutaron a perros de varias razas, incluidas mascotas y cánidos de asistencia, de terapia o de rescate, junto con sus dueños. Cada ejemplar fue colocado junto a su dueño en una cabina de pruebas con dos altavoces, de modo que cada uno tuviera que girar la cabeza 90 grados para mirar a cada altavoz cada vez que su dueño decía su nombre. Después repitieron el proceso con la voz de una mujer desconocida, que repetía el nombre de ese perro o de otro con el mismo patrón y acentuación. Combinaron las grabaciones acompañadas de ruido de fondo, como el de una cafetería atestada, en tres niveles de volumen distintos. 

Los resultados mostraron que los perros prestaban más atención cuando se les decía su nombre, con independencia de quién lo dijera, discriminando esa información de todo el ruido ambiental que percibían, con una excepción: cuando el volumen en el que se le decía su nombre era igual o menor al del ruido ambiental. Hasta ahora, muchos entrenadores de perros pensaban que la voz del amo era lo que hacía despertar la atención de los cánidos, pero el estudio demuestra que estos animales son capaces de responder a cualquier llamada, les sea o no familiar, lo que parece indicar que nuestras peludas mascotas estén entendiéndonos mejor de lo que parece.

Fuente: https://www.nationalgeographic.com.es



30 abril 2019

Efectos de los niveles de ruido de fondo en los exámenes veterinarios


Las visitas veterinarias dan como resultado signos conductuales y fisiológicos de miedo y estrés para muchos perros de compañía.


Hay una serie de factores que probablemente contribuyen a esta respuesta, pero se sabe poco acerca de los posibles efectos del entorno acústico. El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de los niveles elevados de ruidos de fondo veterinarios comunes en las respuestas relacionadas con el miedo en perros durante un examen físico de rutina en un entorno veterinario. 

Las pruebas se realizaron en una sala de examen en una clínica veterinaria e involucraron a 33 perros de compañía. Todos los perros recibieron un examen físico estandarizado en el que a cada perro se le presentó sin ruido adicional (n = 16, control), o una pista de ruido pregrabada que incluía los sonidos de personas hablando, perros ladrando y puertas metálicas haciendo ruido (n = 17). Esta pista de ruido se reprodujo con un nivel de sonido máximo de 68.0 dB, que es comparable a los niveles previamente registrados en la configuración clínica.


Las respuestas de comportamiento de los perros (lamidas de labios, bostezos, postura reducida, evitación, vocalización, temblores) se calificaron a partir de un video por parte de un observador ciego para cada etapa del examen físico (es decir, examen de la cabeza, palpación de los ganglios linfáticos, palpación del cuerpo, evaluación de la temperatura, evaluación de la frecuencia cardíaca y evaluación de la frecuencia respiratoria). Además, la disposición para acercarse al examinador se evaluó antes y después del examen.